domingo, febrero 22, 2015

Entrevista con Jorge Volpi
Ayotzinapa: el sistema podrido

Por Antonio Flores Schroeder

La tragedia de Ayotzinapa fue la culminación de un proceso de degradación general que empezó con la corrupción institucionalizada en todos los niveles, acelerado por la guerra contra el narco lanzada por el expresidente Felipe Calderón, dice el escritor mexicano Jorge Volpi.

El director del Festival Internacional Cervantino asegura que el caso de los normalistas es muy complicado y paradójico.

“Si se combinan la guerra contra el narco y el descontrol producido en el sistema mexicano por la corrupción, dan como resultado estos niveles de muerte tan terribles que tenemos en el país y que ni siquiera sabemos cuántos muertos llevamos exactamente desde 2006”, añade Volpi, que presentó el pasado viernes 20 de febrero en Ciudad Juárez, su última novela “Memorial del engaño”.

El autor condecorado como Caballero de la Orden de Artes y Letras de Francia y con la Orden de Isabel la Católica de España, asegura que Ayotzinapa es el catalizador simbólico de todos estos años.



“Igualmente terrible que la muerte o desaparición de estos jóvenes, es el nivel de descrédito absoluto en el que quedó toda la clase política: el PAN por lanzar la guerra contra el narco, el PRD por postular a Abarca que en realidad era miembro de un grupo del narcotráfico, y el Gobierno federal, incapaz de enfrentar este problema”, advierte el colaborador del diario español El País.

Sobre estos partidos políticos añade que ahora vienen elecciones federales y “lo peor de todo” es que continuarán con sus espacios ganados en los últimos años, como “si Ayotzinapa no hubiera existido”.

“En México se tienen que hacer grandes trabajos para remediar nuestros problemas. La degradación que ha vivido México es tan terrible que cuesta mucho trabajo cambiar eso, es muy fácil descomponer el sistema y cuesta una enorme dificultad tan siquiera comenzar a recomponerlo”, asegura Volpi.

México, sin una sociedad fuerte

El problema que vive México, agrega, no es sólo de nosotros, sino de América Latina. La falta de una sociedad madura que pueda hacer frente a los grandes desafíos, tiene que ver mucho con la propia historia y tradición política.

“Además con nuestra desconfianza, con el autoritarismo que hemos vivido continuamente, tiene que ver también con que la transición a la democracia no terminó por resolver los problemas ancestrales que teníamos, si a todo esto sumanos la guerra contra el narco, entonces hay que alabar que en muchas partes de México haya todavía mexicanos que estén dispuestos a cambiar al país”, expresa el autor de obras como “La guerra y las palabras” (2004) y “Desafíos de la ficción” (2002).

‘Memorial del engaño’, la novela

“Memorial del engaño” es una novela que tiene como centro la crisis económica gobal que inició entre 2007 y 2008, conocida como la gran recesión y que en realidad aún no termina.

La historia es narrada por un criminal financiero, un estafador que, aprovechándose de la burbuja financiera que existió en los años noventa y principios del 2000 en Estados Unidos, se hizo muy rico. Tras comenzar un esquema financiero fraudulento, es descubierto y tiene que huir.

“Desde algún lugar del mundo que no conocemos escribe sus memorias, que es esta novela, en la que cuenta desde dentro del sistema los engaños que dieron lugar a esta crisis financiera, pero también relata todos los engaños que se llevan a cabo en su familia y los medios privados, sociales y públicos”, relata Volpi.

“Memorias del Engaño” fue publicada por Alfaguara el año pasado en México y América Latina, y este año saldrá en Brasil y algunos países europeos.

A diferencia de su penúltima novela, “La tejedora de sombras” por la que en 2012 recibió el premio Planeta Casa de América, esta obra es diferente, dice.

“La novela anterior es muy distinta y no pertenece a un ciclo de novelas que estuve realizando en los últimos 15 años, que en realidad forman una especie de tetralología que retratan distintos momentos claves del Siglo XX y XXI y que son ‘En busca de Klingsor’ (2000), ‘El Fin de la locura’ (2003), ‘No será la tierra’ (2006) y ‘Memorial del engaño’ (2014)”, enumera.

Del crack a la modernidad

Volpi forma parte de la “generación del crack”, un movimiento literario mexicano creado en 1996, mediante un manifiesto en el que declara la ruptura con el postboom latinoamericano.

Otros de los autores de este grupo son Eloy Urroz, Ignacio Padilla, Pedro Ángel Palou, Vicente Herrasti y Ricardo Chávez Castañeda.

“En ese momento nuestro manifiesto era una especie de respuesta al ambiente literario que había en ese momento, un ambiente dominado por la necesidad no sólo de ser latinoamericano, sino parecer latinoamericano ante los ojos de los extranjeros”, recuerda el novelista mexicano.

Para eso, dice Volpi, se tenía que escribir realismo mágico y el manifiesto era justamente contra esto y planteaba un regreso a las grandes novelas del boom escritas en 1960.

A casi 20 años del manifiesto del crack, observa Volpi, esto ha cambiado drásticamente gracias a otros grupos como Macondo y en general a muchos escritores que cambiaron el panorama literario nacional.

“Ahora los novelistas mexicanos y latinomericanos escriben de cualquier cosa y hay todo tipo de estéticas y, en cambio, lo que hay es una gran fecundidad y un enorme desorden natural, por lo que no resulta fácil identificar lo que sucede en las letras latinoaméricas”, explica.

Hay muchas generaciones en activo, añade, y no hay una línea general para reconocer la literatura latinoamericana.

“Esto hace que se pierda un poco la perspectiva de qué se está escribiendo o el rumbo que han tomado las letras”, indica.

Heredederos de esa época de mafias literarias, dice, son Letras Libres y Nexos.

Pese a que por un lado existe una descentralización de la literatura, por el otro todas las editoriales importantes siguen en la Ciudad de México que es un fenómeno que replica que todos los grandes grupos en español, sigan estando en Estaña.
Es cierto que ahora hay más salidas, becas nacionales y estatales que permiten que haya más actividad literaria en el país, pero es cierto que es muy complicado publicar fuera de la Ciudad de México.

Las publicaciones que logran hacerse son con tirajes muy bajos porque el nivel de lectura en México es muy bajo.

El bajo índice de lectores en México es un problema que no va a cambiar mientras no cambie la educación y la manera como se enseña la lectura en las escuelas.

En el Cervantino

Es el trabajo que siempre quise tener, desde que tuve ahí mi primer trabajo hace 25 años. Sigue siendo el más importante del continente junto con los de Montreal de verano. El nivel artístico sigue siendo muy alto en todas las disciplinas y lo que se ha añadido en estos años pues es un programa social y educativo que acompaña a la programación artística.

Si el Festival Internacional Cervantino consiguió convertirse en el más importante del continente y uno de los más sobresalientes del mundo, es porque se pudo institucionalizar y eso es lo más importante y difícil.

Este año, el Cervantino cumple 42 años, por lo que durante todo este tiempo ha prevalecido contra viento y marea sin importar si gobernaba un partido, porque en Guanajuato han llegado al poder tanto el PAN como el PRI.

“Con el apoyo de la sociedad civil y la universidad autónoma se institucionalizó y no importa quién gobierne. En México se han creado muchos festivales porque el gobernador o alcalde en turno le meten mucho dinero pero luego llegan sus sucesores y se acaban porque no hay dinero”, advierte Volpi.

Se necesita que la sociedad se apropie del festival para que pueda mantener su fuerza.

“Por un lado se necesitan recursos e imaginación para lograr una programación artística relevante para la sociedad. Lo que más importa en estos casos es una sociedad cercana a su festival con el fin de que prevalezca”, finaliza Volpi.

No hay comentarios.: