jueves, agosto 13, 2015

Calavera, el arte del muralismo juarense


Por Antonio Flores Schroeder
El muralismo, al igual que otras expresiones artísticas, cobró más fuerza en esta ciudad después de la ‘guerra contra el narco’.

Decenas de bardas, edificios, escuelas y negocios de esta frontera fueron intervenidos por artistas urbanos, muchos de los cuales gracias a su trabajo, tuvieron la oportunidad de mostrar sus creaciones en el extranjero.



Calavera es un colectivo con mucho trabajo no sólo en esta ciudad sino fuera del país y está formado por Alejandro Cruz Chavira (Vampirate) de 24 años, Iván Meléndez Chávez (Shack) de 31 y Benito Mendoza Murillo (Deko) de 27.

El proyecto nació a finales de 2012 con la idea de crear un ‘crew’ más sólido en cuanto a la producción artística.



“Esto lo hicimos con el fin de cambiar la forma de trabajar en un muro y de cierta manera también para lograr una competencia que ha sido necesaria para acelerar el crecimiento del arte local”, manifestó Mendoza Murillo.



Dentro del colectivo, agrega ‘Deko’, siempre ha existido la chispa de hacer producciones más interesantes en formato y herramientas. Por eso no se estancan en un estilo.

Los tres integrantes del colectivo trabajaban cada uno por su lado pero siempre estaban en movimiento dentro de la ilustración digital, graffitti y en la pintura de estudio.



“El hecho de crear algo desde cero y meterlo en un contexto urbano vuelve muy interesante a un espacio. Cada lugar tiene características únicas: texturas, color y luz”, indica Deko.

Sus creaciones están literalmente en toda la ciudad: en las colonias Riberas del Bravo, Morelos, Salvárcar y en varias calles como la Jilotepec y en la zona Centro. Han intervenido algunas escuelas como el Tec de Juárez y la UACJ. También han participado en España.

La importancia del muralismo

“La etapa de violencia que atravesó la ciudad, fuera de todo lo negativo que trajo, influyó en mucha de la temática artística de la ciudad. Normalmente las ideas iban de la mano a la violencia tanto aquí como fuera de la ciudad. Esto atrajo muchas miradas hacia esta frontera e hizo crecer el movimiento” , destaca Mendoza Murillo.



Hoy, explica ‘Deko’, los gobiernos se interesaron más en lo se hace en materia cultural en esta ciudad.

“Por ejemplo lo que hacemos con proyectos en zonas de alto riesgo, zonas olvidadas, sin duda la cultura, la pintura en nuestro caso, representa una nueva opción para los habitantes de esta frontera”, observa el artista juarense.



Calavera piensa que el arte debe enseñarse y compartirse. Para ello tienen un estudio abierto para la comunidad que se pinta sola en este arte.

“Nosotros tratamos de enseñar y si alguien tiene algo que mostrarnos siempre estamos abiertos. Hay que crecer junto a la ciudad”, vierte ‘Deko’ que informa que el estudio está localizado en el cruce de 21 de marzo y Juan Escutia en la colonia Melchor Ocampo.

Para los interesados en este proyecto pueden escribir a siemprecalavera@gmail.com

jueves, agosto 06, 2015

Luna roja

Por Antonio Flores Schroeder

Hubo noches en las que el fuego me abrazaba

mientras yo enterraba recuerdos y escondía la soledad.

Después crecí cobijado por el frío de mis padres

descubrí estrellas apagadas por la rutina del sol

                                                   (astros alejados de mi demencia)

y un día dejé la casa donde vertí el humo debajo de las alfombras

para entender a la tristeza envejecida.

Primero soñé fotografías

luego desperté en un plato sin comida

cuando mi entorno se adormecía

y el presente era secuestrado por un sicario del amor.

viernes, abril 24, 2015


Receta para ser feliz


Por Antonio Flores Schroeder


Polvo de estrellas
Dos desajustados mentales
Decenas de trastes con palabras agudas
Un telescopio
El desierto como un mar
Cuatro atardeceres juarenses
Tin Tan sentado en el filo de una fuente
Una mariposa rumbo al sol
Seis alucines con maniquís
Una bolsa del Smart llena de insecticida
Un camión sin frenos de la Ruta 4
Ocho niños con hambre frente a una burrería
Y
(si es posible)
Un espejo contra el tiempo dentro de una fotografía

martes, abril 14, 2015




Tres historias de un ayer no recordado


Por Antonio Flores Schroeder


I

El sol fue a la mañana siguiente una tumba para los dos. Debieron haber pasado meses, años y hasta siglos en esa noche donde sus besos enfriaron la sábana de su amor clandestino.


II

-Ojalá esta noche tus ojos me dejen dormir -dijo ella ante el silencio que poblaba cada rincón de su recámara.
Afuera los ruidos del tren y el mundo deshaciéndose se estrellaban contra la puerta de su casa.

III

-Que el Universo haga lo que quiera, pues -dijo aquel hombre con la mirada perdida en sus recuerdos.

Otra mujer que bajaba a toda velocidad pero en otro paracaídas, sólo cerró los ojos y pensó en rezar.

viernes, abril 03, 2015


El pez Juan 

Por Antonio Flores Schroeder

Juanito tenía el don de convertirse en pez Todos los días después de llegar del trabajo y antes de fumarse el último cigarro del día se quitaba primero la corbata luego el saco la camisa el pantalón los zapatos los calcetines y el calzón para regresar a la pecera Sus compañeros en la oficina nunca creyeron su historia ni siquiera cuando una noche el gato Félix que tenía por mascota derribó la pecera y se lo comió Creyeron que había huído de la ciudad por un problema con su amante

La metamorfosis del dinosaurio 

Por Antonio Flores Schroeder

Una mañana, tras un sueño intranquilo, Gregorio Samsa se despertó y el dinosaurio todavía estaba allí.

lunes, marzo 16, 2015

De otra vida

Por Antonio Flores Schroeder

Eres un relámpago una luna de soles entre sábanas y cerros Una estrella bajo un puente entre un tiempo y otro El ir y venir de las horas sobre un río de mezcal La gran explosión de mi universo en tu arena Sombra dormida en esta cama donde convertíamos todas las puertas de la casa en ventanas
Volver a casa

Por Antonio Flores Schroeder

La ebriedad del neón el escándalo debajo de la mesa el trip de los caracoles mientras abro la puerta de un poema Las once pe-eme de la invasión extraterrestre y los marcianos bizarros en los detectores de incendios se parecen a Alfonso Zayas y Rafael Inclán El hotel arriba de la nube palabra sonrisa de otras cama otro edificio Un vagón donde trasladan mi cadáver en un atáud de madera fina Los milagros de una ciudad mis manos vueltas a nacer en la alfombra llena de semáforos autos taxis y mujeres de piernas largas en la Quinta Avenida de Nueva York

domingo, febrero 22, 2015

Entrevista con Jorge Volpi
Ayotzinapa: el sistema podrido

Por Antonio Flores Schroeder

La tragedia de Ayotzinapa fue la culminación de un proceso de degradación general que empezó con la corrupción institucionalizada en todos los niveles, acelerado por la guerra contra el narco lanzada por el expresidente Felipe Calderón, dice el escritor mexicano Jorge Volpi.

El director del Festival Internacional Cervantino asegura que el caso de los normalistas es muy complicado y paradójico.

“Si se combinan la guerra contra el narco y el descontrol producido en el sistema mexicano por la corrupción, dan como resultado estos niveles de muerte tan terribles que tenemos en el país y que ni siquiera sabemos cuántos muertos llevamos exactamente desde 2006”, añade Volpi, que presentó el pasado viernes 20 de febrero en Ciudad Juárez, su última novela “Memorial del engaño”.

El autor condecorado como Caballero de la Orden de Artes y Letras de Francia y con la Orden de Isabel la Católica de España, asegura que Ayotzinapa es el catalizador simbólico de todos estos años.



“Igualmente terrible que la muerte o desaparición de estos jóvenes, es el nivel de descrédito absoluto en el que quedó toda la clase política: el PAN por lanzar la guerra contra el narco, el PRD por postular a Abarca que en realidad era miembro de un grupo del narcotráfico, y el Gobierno federal, incapaz de enfrentar este problema”, advierte el colaborador del diario español El País.

Sobre estos partidos políticos añade que ahora vienen elecciones federales y “lo peor de todo” es que continuarán con sus espacios ganados en los últimos años, como “si Ayotzinapa no hubiera existido”.

“En México se tienen que hacer grandes trabajos para remediar nuestros problemas. La degradación que ha vivido México es tan terrible que cuesta mucho trabajo cambiar eso, es muy fácil descomponer el sistema y cuesta una enorme dificultad tan siquiera comenzar a recomponerlo”, asegura Volpi.

México, sin una sociedad fuerte

El problema que vive México, agrega, no es sólo de nosotros, sino de América Latina. La falta de una sociedad madura que pueda hacer frente a los grandes desafíos, tiene que ver mucho con la propia historia y tradición política.

“Además con nuestra desconfianza, con el autoritarismo que hemos vivido continuamente, tiene que ver también con que la transición a la democracia no terminó por resolver los problemas ancestrales que teníamos, si a todo esto sumanos la guerra contra el narco, entonces hay que alabar que en muchas partes de México haya todavía mexicanos que estén dispuestos a cambiar al país”, expresa el autor de obras como “La guerra y las palabras” (2004) y “Desafíos de la ficción” (2002).

‘Memorial del engaño’, la novela

“Memorial del engaño” es una novela que tiene como centro la crisis económica gobal que inició entre 2007 y 2008, conocida como la gran recesión y que en realidad aún no termina.

La historia es narrada por un criminal financiero, un estafador que, aprovechándose de la burbuja financiera que existió en los años noventa y principios del 2000 en Estados Unidos, se hizo muy rico. Tras comenzar un esquema financiero fraudulento, es descubierto y tiene que huir.

“Desde algún lugar del mundo que no conocemos escribe sus memorias, que es esta novela, en la que cuenta desde dentro del sistema los engaños que dieron lugar a esta crisis financiera, pero también relata todos los engaños que se llevan a cabo en su familia y los medios privados, sociales y públicos”, relata Volpi.

“Memorias del Engaño” fue publicada por Alfaguara el año pasado en México y América Latina, y este año saldrá en Brasil y algunos países europeos.

A diferencia de su penúltima novela, “La tejedora de sombras” por la que en 2012 recibió el premio Planeta Casa de América, esta obra es diferente, dice.

“La novela anterior es muy distinta y no pertenece a un ciclo de novelas que estuve realizando en los últimos 15 años, que en realidad forman una especie de tetralología que retratan distintos momentos claves del Siglo XX y XXI y que son ‘En busca de Klingsor’ (2000), ‘El Fin de la locura’ (2003), ‘No será la tierra’ (2006) y ‘Memorial del engaño’ (2014)”, enumera.

Del crack a la modernidad

Volpi forma parte de la “generación del crack”, un movimiento literario mexicano creado en 1996, mediante un manifiesto en el que declara la ruptura con el postboom latinoamericano.

Otros de los autores de este grupo son Eloy Urroz, Ignacio Padilla, Pedro Ángel Palou, Vicente Herrasti y Ricardo Chávez Castañeda.

“En ese momento nuestro manifiesto era una especie de respuesta al ambiente literario que había en ese momento, un ambiente dominado por la necesidad no sólo de ser latinoamericano, sino parecer latinoamericano ante los ojos de los extranjeros”, recuerda el novelista mexicano.

Para eso, dice Volpi, se tenía que escribir realismo mágico y el manifiesto era justamente contra esto y planteaba un regreso a las grandes novelas del boom escritas en 1960.

A casi 20 años del manifiesto del crack, observa Volpi, esto ha cambiado drásticamente gracias a otros grupos como Macondo y en general a muchos escritores que cambiaron el panorama literario nacional.

“Ahora los novelistas mexicanos y latinomericanos escriben de cualquier cosa y hay todo tipo de estéticas y, en cambio, lo que hay es una gran fecundidad y un enorme desorden natural, por lo que no resulta fácil identificar lo que sucede en las letras latinoaméricas”, explica.

Hay muchas generaciones en activo, añade, y no hay una línea general para reconocer la literatura latinoamericana.

“Esto hace que se pierda un poco la perspectiva de qué se está escribiendo o el rumbo que han tomado las letras”, indica.

Heredederos de esa época de mafias literarias, dice, son Letras Libres y Nexos.

Pese a que por un lado existe una descentralización de la literatura, por el otro todas las editoriales importantes siguen en la Ciudad de México que es un fenómeno que replica que todos los grandes grupos en español, sigan estando en Estaña.
Es cierto que ahora hay más salidas, becas nacionales y estatales que permiten que haya más actividad literaria en el país, pero es cierto que es muy complicado publicar fuera de la Ciudad de México.

Las publicaciones que logran hacerse son con tirajes muy bajos porque el nivel de lectura en México es muy bajo.

El bajo índice de lectores en México es un problema que no va a cambiar mientras no cambie la educación y la manera como se enseña la lectura en las escuelas.

En el Cervantino

Es el trabajo que siempre quise tener, desde que tuve ahí mi primer trabajo hace 25 años. Sigue siendo el más importante del continente junto con los de Montreal de verano. El nivel artístico sigue siendo muy alto en todas las disciplinas y lo que se ha añadido en estos años pues es un programa social y educativo que acompaña a la programación artística.

Si el Festival Internacional Cervantino consiguió convertirse en el más importante del continente y uno de los más sobresalientes del mundo, es porque se pudo institucionalizar y eso es lo más importante y difícil.

Este año, el Cervantino cumple 42 años, por lo que durante todo este tiempo ha prevalecido contra viento y marea sin importar si gobernaba un partido, porque en Guanajuato han llegado al poder tanto el PAN como el PRI.

“Con el apoyo de la sociedad civil y la universidad autónoma se institucionalizó y no importa quién gobierne. En México se han creado muchos festivales porque el gobernador o alcalde en turno le meten mucho dinero pero luego llegan sus sucesores y se acaban porque no hay dinero”, advierte Volpi.

Se necesita que la sociedad se apropie del festival para que pueda mantener su fuerza.

“Por un lado se necesitan recursos e imaginación para lograr una programación artística relevante para la sociedad. Lo que más importa en estos casos es una sociedad cercana a su festival con el fin de que prevalezca”, finaliza Volpi.