lunes, diciembre 22, 2014




Estación Invierno, Día 2, 2014

Antonio Flores Schroeder

Después del aire roto de anoche, hoy al amanecer seguí el camino de luces del lecho en que soñaba y regresé por ósmosis al lugar del café de hace cuatro meses. Nada había cambiado, ni siquiera el sabor de los cigarros ni las horas del desvarío. La única diferencia es que no era domingo sino lunes y parecía que las paredes se derrumban sobre mis hombros. Tuve que levantarme cuando vi mi reflejo desbaratarse en la ceniza mientras un fantasma incendiaba nuestras voces, los murmullos, los lentes oscuros de la otra vez y las esperanzas planetarias dentro de tanta locura.

No hay comentarios.: