martes, noviembre 05, 2013

A-dios

Por Antonio Flores Schreoder

Desde el fondo de mi demencia disfrazada
de persona lúcida y trabajadora
de hombre-perro
de santo encriptado
de sacristán de los despilfarros
hoy
puedo decirles a todos ustedes
que ya no me encontrarán más
en las fauces de dioses hambrientos
sino en el corazón frío de un diablo
que nos piensa a cada instante

No hay comentarios.: