jueves, mayo 09, 2013


¡Atacan hoy Orozco y Villa Ciudad Juárez!

Antonio Flores Schroeder
Pascual Orozco y Francisco Villa decidieron atacar anoche Ciudad Juárez, luego de que Francisco I. Madero ordenara la marcha de sus tropas hacia el sur, indicaron fuentes del Ejército Insurgente.
Durante las últimas semanas, el llamado Centauro del Norte y Orozco, se colocaron en el extremo opuesto al jefe de la lucha armada, que en los últimos días había hecho pública su intención de llegar a “acuerdos civilizados” con el gobierno federal.
El presidente provisional lanzó ayer después de las 12:00 horas una proclama a su ejército en la que manifestó que no atacará la plaza, por temor a complicaciones internacionales con Estados Unidos.
Madero ofreció a su ejército compuesto por mil quinientos hombres, enfilar hacia la capital del país y en el trayecto sumar a cien mil hombres, para después entrar en un acto faraónico a la Ciudad de México, sin embargo, el descontento se apoderó de un sector de mandos operativos, entre los que se encontraban Orozco y Villa.
Apenas se escondió el sol, llegó un telegrama procedente de la capital del país en donde el presidente Díaz manifestó su resolución de retirarse del poder.
Pese a que todo apuntaba que el riesgo de un asalto a la frontera se desvanecía, reporteros de esta casa editorial observaron en el oeste de la ciudad, una movilización de un grupo revolucionario.
“Madero piensa que no hay necesidad de echar bala. Según él, basta con llegar a acuerdos que disque civilizados y eso no se vale porque nos van a hacer ver como cobardes ante la tropa, además, tenemos informes que ese telegrama es falso”, dijo uno de los luchadores subversivos que solicitó se reservara su identidad. 
La postura de Madero se avivó por las advertencias que lanzó el coronel Steaver, comandante de la Guarnición norteamericana de El Paso, Texas, que si una bala mexicana cruzara la frontera, “habría problemas internacionales”.
Anoche se intentó entrevistar al general secretario de Guerra y Marina, Juan Navarro, sin embargo, fue imposible contactarlo para conocer su versión acerca de los movimientos revolucionarios reportados en el oeste de la frontera.
Vecinos del barrio Bellavista que apoyan la Revolución, corrieron la voz que ya estaban preparados para el ataque que iniciaría hoy muy temprano y algunos de ellos fueron vistos realizando labores en el rancho Las Flores, donde Francisco I Madero despacha en una casa de adobe que los revolucionarios conocen como Palacio Nacional, situada en la riberas del río Bravo.
Fuentes que no pudieron confirmarse, señalan que el general Peppino (Giuseppe) Garibaldi, nacido en Australia y uno de los personajes más cercanos a Madero, mandó a observadores y espías a vigilar la ciudad desde el atardecer, particularmente en la estación del ferrocarril, donde se percibe una tensa calma.
El estratega Orozco y su brazo ejecutor Garibaldi, habrían mandado a las fuerzas de Villa a la zona oeste, en lo que se conoce en términos militares, como una pinza de contención.
“Hace rato vino al campamento de Raúl Madero, hermano de mi presidente provisional, llegó gritando a caballo que la Revolución había triunfado. Traía un telégrafo que decía que Díaz había renunciado, pero nosotros ya sabíamos que era falso, nos querían sorprender”, agregó la fuente.
El soldado describió la escena como una obra de teatro, en la que el hermano de Francisco I Madero despertó a muchos revolucionarios que dormían. Hubo algunos que inclusive se molestaron, ante lo que consideraron un disparate. Otros de ellos le gritaron que se trataba de una trampa de Díaz para dar tiempo a la llegada de más tropas federales.
Hubo varias situaciones fuera de lo normal en el Cuartel General de la Revolución. Aunque nadie quiso confirmar, resultó obvio que esa noche no se vieran como en  los últimos días, algunos de los antireeleccionistas expatriados en la casa de adobe, como don Venustiano Carranza y José Vasconcelos.

Habría una gran batalla este día

Información obtenida vía telefónica desde Ojinaga antes del cierre de edición, concuerda con la versión del integrante de las fuerzas rebeldes.
La razón por la que Navarro no atendió a este medio, habrían sido porque se encontraba diseñando un plan de ataque contra Madero.
“Acabo de ver a cientos de hombres al mando del general Luque, que es el merito general de Ojinaga, agruparse para ir rumbo a Ciudad Juárez a dar auxilio al general Navarro”, aseguró por teléfono la mujer que identificaremos como “Josefina”.
Los militares fueron observados por reporteros durante todo el día preparando la defensa de la plaza con la construcción de trincheras y colocando sacos de arena y tierra en las afueras de la población, principalmente en los sitios más estratégicos y en las azoteas de los edificios públicos.
Otras de las fuentes que fueron entrevistadas antes de que se detuviera anoche la prensa de este rotativo, aseguraron que Pascual Orozco y Francisco Villa no se encontraban en El Paso, o al menos no estuvieron en territorio norteamericano, sino en una loma del sector poniente juarense donde se planeó el ataque que tendría lugar esta mañana, aunque no se pudo confirmar.
Orozco y Villa habrían estado acompañados de 50 hombres, por lo que es posible que los ataques puedan iniciar (en caso de resultar cierta esta versión), en las riberas del Río Bravo, aunque no se descartan también los puentes internacionales, las huertas del Hipódromo y la estación de las Líneas Nacionales.
------
NOTA: Relato en forma de nota periodística, elaborado por Antonio Flores Schroeder basado en el libro Ciudad Juárez, versiones de una toma (Ichicult, 2011), del doctor José Manuel García- García.. Las frases de los supuestos entrevistados son ficticias, pero basadas en hechos reales sucedidos el 7 de mayo de 1911.

No hay comentarios.: