Barra de video

Loading...

lunes, junio 25, 2012


Siete apuntes de un suicida a bordo de un avión


Por Antonio Flores Schroeder


I
Intenté ahorcarte con un Santo Rosario y cuánto dolor encontré: el mar pintado de rojo y esta arena manchada de penas y traiciones.

II
Llevo en mis bolsillos una bomba, un borrador de recuerdos y una soga para colgar todas tus angustias de un árbol.

III
Duelen tus rezos e incógnitas que dejaste debajo de las sábanas, tanto -quizá- que mi sentido crítico ante la vida, se está yendo al diablo.

IV
Me perdí para siempre. Ahora voy a todas partes y a ninguna. Siento (puedo jurarlo) que soy como un fantasma con una pistola en la mano.

V
Tomé del cuello a la letra desmañanada para esconderla debajo de la cama. Luego eché sobre ella cal, arena y cemento. Cada vez era más fría.

VI
Desde niño evadía pasar frente a la letra N. Me asustaban demasiado sus plurales. Era como sentarme en la orilla de este precipio.

VII
Tengo una aguja enterrada en el pecho, una balada anclada en la garganta y un sueño erótico metido entre mis ojos.

lunes, junio 11, 2012

Édgar Rincón, al fondo de verde y negro, lee un poema a bordo de una ruta.

En la ruta de la lectura*

Antonio Flores Schroeder
La publicación Hoja de Ruta de Escritores por Ciudad Juárez alcanzó en ocho meses a más de 14 mil lectores a bordo del transporte público, además de convertirse en el programa más importante de su tipo en el norte de México, de acuerdo a intelectuales reconocidos a nivel nacional e internacional.
A lo largo de este tiempo, poetas y narradores fronterizos lograron lo que parecía algo imposible: poner a leer a todos los pasajeros de una rutera.
Se trata de un cuadernillo que se distribuye quincenal y gratuitamente entre los pasajeros del transporte público y que es leído en voz alta por los autores juarenses; incluye poemas, cuentos y fragmentos de novela, tanto de escritores consagrados como Juan Rulfo y Carlos Fuentes, pasando por los locales con trayectoria, hasta aquellos textos escritos por niños y jóvenes de la localidad.
Édgar Rincón Luna, responsable de este programa de Escritores por Ciudad Juárez, habló con NORTE acerca de lo que representa Hoja de Ruta no sólo para la agrupación cultural, sino para la comunidad en general.
“Hoja de Ruta nace después del 1er Encuentro de Escritores de Ciudad Juárez, en septiembre de 2011. Programamos Yuvia Cháirez, Antonio Flores y yo, unas lecturas en el transporte público, cosa que a mí no me entusiasmaba mucho porque consideraba que algo fallaba. Cuando las llevamos a cabo con la participación de autores locales, nacionales y de España, nos dimos cuenta del error, que consistía en que el pasajero no se quedaba con el material que los escritores leían en los camiones”, dijo Rincón Luna.
Para el poeta juarense, la intención de subirse a leer a una rutera se perdía, porque el pasajero se quedaba únicamente con un vago recuerdo y por eso surgió Hoja de Ruta, que inició su publicación en una hoja de tamaño carta.
“En noviembre de 2011, Hoja de Ruta se transforma debido a que hicimos un llamado a la comunidad para publicar calaveras y fue ahí cuando iniciamos con el cuadernillo, le metimos diseño y trabajamos en la edición”, agregó.
La constancia de Rincón Luna trascendió primero en el interior del país y después en el extranjero. La labor literaria y social de Escritores por Ciudad Juárez, especialmente la que se realiza a través de Hoja de Ruta, ha sido presentada en varios encuentros de escritores del país y tratada por medios de comunicación como Proceso, Siempre!, y La Jornada, entre otros, y en el extranjero, en Estados Unidos, Inglaterra y España.

Lectores en camiones, plurales y emotivos
“Con la experiencia que hemos tenido, no sabemos si nosotros elegimos a la rutera o ellas nos eligieron a nosotros. El camión es un espacio plural, donde se ve un público que es muy difícil reunir en una mesa de lectura tradicional como en un museo o centro cultural. En el transporte público tienes amas de casa, niños, estudiantes, obreros y profesionistas, entonces por eso es muy importante para el escritor, porque está llegando a un público que es imposible de reunir en otro lugar”, manifestó el autor juarense.
De acuerdo con Rincón, Hoja de Ruta está a punto de llegar a las cinco mil publicaciones y hace un cálculo conservador acerca de los lectores a los que se han llegado en ocho meses.
“Estamos cerca de las cinco mil publicaciones, cuatro mil setecientas, para ser exactos. Si hacemos un cálculo conservador de que ese cuadernillo haya sido leído por otras dos personas, estamos hablando de que Hoja de Ruta llegó ya a los 14 mil lectores”, aseguró.
Esta cantidad se dice fácil pero se trata de un esfuerzo colectivo, encabezado por Rincón, que pudiera según algunos poetas mexicanos como Roberto Castillo, tratarse del programa más importante de fomento a la lectura que existe en el norte del país y uno de los mejores que existen en todo el país.
Para tener una noción más clara de esta cifra de lectores, casi se podría llenar el Estadio Olímpico Benito Juárez con quienes han leído Hoja de Ruta.
“No hay manera que alguien nos niegue que se ha llegado a esa cantidad, porque son los cuadernillos que se han repartido y leído en las rutas”, dijo.

Desde risas y llantos, entre los pasajeros 
Este programa de Escritores por Ciudad Juárez se convirtió desde hace tiempo en un importante espacio para la difusión de los artistas fronterizos.
“Hoja de Ruta ayuda mucho a que la obra de los escritores locales se difunda, porque la gente los está leyendo, pero aparte es un acto maravilloso y generoso de nuestra agrupación de compartir con la ciudadanía de forma gratuita lo que tenemos, que son las letras y el amor por la lectura”, expresó.
Pero el proyecto, según Rincón, va mucho más allá de una simple lectura. Se trata de crear un vínculo emotivo entre los autores fronterizos y los pasajeros, y el resultado ha sido sorprendente.
“Para nosotros es muy reconfortante ver que la gente se emociona, llora, ríe y se interesa, porque eso nos enseña que los juarenses son sensibles y eso no se ha perdido. La gente agradece y te dice ‘gracias’ por llevarle textos y hacer sus traslados en ruta menos aburridos. Es importante reconocernos como una ciudad que es sensible y que está interesada por sus escritores. No somos una ciudad de gente violenta, sino de personas que sienten y piensan”, Rincón asegura que si Juárez fuera una ciudad violenta, ni siquiera los dejarían subir a los camiones.

Experiencias
 El programa, como asegura el escritor, es a veces demasiado emotivo y deja marcados para siempre a quienes participan en las lecturas.
“Tuvimos una experiencia muy particular, que es cuando publicamos a Jaqueline Carmona, una niña de 13 años que ganó el segundo lugar en un concurso de relato en escuelas secundarias. A la siguiente vez que vi a la jovencita me dijo que su padre iba a bordo de una de esas ruteras donde se repartió y leyó en voz alta su texto. Su papá se emocionó mucho, fue una casualidad muy interesante y emotiva”.
“Otra fue cuando se repartieron los cuadernillos de Juan Rulfo, con el cuento de Oyes ladrar los perros, un texto que trata sobre un padre y su hijo que era un criminal. Al bajar de la ruta una adolescentes dijo textualmente ‘órale, que suave historia, parece de Juárez’”.
Para Édgar Rincón, lo anterior es muy relevante, porque un cuento que fue escrito hace 50 años está muy presente entre los juarenses, gracias a la situación social por la que atravieza la frontera.
“Otra experiencia muy bonita fue cuando subimos el 10 de mayo, con textos alusivos a la madre; muchos pasajeros lloraron, tal vez porque ya no contaban con su ser querido, entonces son cosas que te impulsan a seguir porque ves que está teniendo un impacto emotivo y positivo entre los pasajeros”, finalizó el autor.

¿Quiere sumarse a este proyecto?
Si usted está interesado en fomentar la lectura entre los pasajeros de las unidades del transporte público juarense, puede participar de manera activa. El espacio está abierto para todos.

Correo electrónico: conri@hotmail.com
Visite la página oficial de la agrupación: www.escritoresporjuarez.ning.com

*Reportaje publicado en el periódico NORTE de Juárez

sábado, junio 02, 2012

 Tres madrugadas (en una)
Por Antonio Flores Schroeder
I
Quiero entrevistarme con Soledad, arriconarla con mis preguntas, creer que el final no existe y ponerla al borde del precipicio. Sólo eso.
II
A veces el silencio me aterra, sobre todo cuando me envuelve y no puedo hacer otra cosa más que pensar que en realidad estoy vivo.
III
Quiero terminar con las comas, encajuelarlas, decirles sus verdades, acusarlas de miedosas y utilizar, aunque fuera una vez, un punto final.
 
 
Entrevista a Paco Ignacio Taibo II

 
‘La historia oficial de El Álamo, es un gran fraude’


Por Antonio Flores Schroeder | (Publicada en Norte de Ciudad Juárez)

El autor mexicano Paco Ignacio Taibo II, conocido en el mundo literario por su personaje Héctor Belascoarán que hizo su aparición triunfal dentro de las letras mexicanas con Días de Combate, publicada en 1976, habló con NORTE acerca de su más reciente obra, El Álamo, una historia no apta para Hollywood, y de algunos temas nacionales como el movimiento estudiantil #YoSoy132 que considera “importantísimo para el futuro de nuestro país”.
Durante la entrevista telefónica, el autor de Ernesto Guevara, también conocido como el Che (1996), una de sus obras más vendidas en éste y otros países, asegura que la cultura norteamericana no sólo ha engañado a través de su historia oficial a sus habitantes, sino a los mexicanos que no conocen en realidad qué sucedió en ese episodio crucial en la Revolución de Texas.
El Álamo pretende abrir la puerta del debate acerca de un hecho que hasta hoy representa únicamente un pie de foto en una historia, que como describe el autor, ha decretado como olvidada en México.
El próximo 6 de junio su libro será presentado en el Museo de la Revolución en la Frontera, a las 19:00 horas. A continuación la charla con el escritor mexicano:

¿Cuál es la importancia de esta obra para la historia en nuestro país?

“Muy importante porque la batalla de El Álamo resulta para los mexicanos un hecho intrascendente, del cual apenas tenemos registro en nuestros libros de historia, pero se convirtió en una parte de la historia norteamericana en donde se considera a El Álamo, un momento clave en la formulación del pensamiento imperial, donde se recuerda a heroicos defensores de El Álamo, etcétera, etcétera, etcétera”.

¿Cómo surge este trabajo de investigación?

“Hace años yo estaba trabajando en Texas, buscando material sobre Pancho Villa, cuando empecé a encontrar material sobre El Álamo y entonces me pregunté: ‘¿qué sé yo de El Álamo?’ Y respondí algo terrible para un mexicano: ‘sé lo único que me ha contado el cine de Hollywood’. Y empecé a estudiar el tema a lo largo de siete años, paralelamente a otros trabajos y el resultado es este libro, es terrible, es un libro terrible porque demuestra que los norteamericanos todo lo que han contado hasta ahora sobre El Álamo es falso. La heroica muerte y la defensa no son tal, era un montón de esclavistas, de especuladores de tierra y la independencia de Texas es un gran fraude. Nos engañaron. La cultura norteamericana, la versión ociosa, ésa es la que nos ha engañado. Por eso en mi libro se dedica una parte a mitos muy extraños y muy absurdos como el de los fantasmas de El Álamo, falsos testigos, la manera como la prensa y el cine contaron la historia, los falsificadores de documentos.

¿También se nos engañó en México a través de la historia oficial?

“En México es tantito peor. El Ejército y los generales santanistas nos deberían de dar vergüenza. Por eso digo que resulta un libro verdaderamente terrible, porque al reflejar lo que sucedió en El Álamo se abre un telón que devela la realidad. Se trata de una investigación muy seria a la que dediqué mucho tiempo, en la que revisé centenares de fuentes, más del millar de fuentes históricas para documentar este libro que se llama El Álamo, una historia no apta para Hollywood”.

¿Cuál es la diferencia entre El Álamo, una historia no apta para Hollywood, y tus obras anteriores, que suman más de cincuenta títulos publicados entre los que figuran novelas, ensayos, cuentos y hasta de cómics?

“La diferencia es que aquí cuento la historia de una tragedia para México y la historia de un mito fraudulento. En mis otras obras he tenido personajes más cercanos a mi manera de ser, vivir y entender, con personajes centrales en la historia como Pancho Villa o los trabajos que he hecho sobre juarismo. Aquí como se dice, no hay a quién irle”.

No sólo eres un escritor muy prolífico, también se te conoce en el medio intelectual mexicano como un activista muy cercano a los jóvenes. ¿Cuál es tu percepción acerca del actual movimiento juvenil #YoSoy132?

“Tengo la mayor de las simpatías con este movimiento. Me siento plenamente identificado y solidario con sus demandas, tanto con su negativa a aceptar una nueva imposición priísta, como por su lucha por democratizar los medios. Me parece un movimiento repleto de salud social”.

¿Encuentras una similitud al movimiento estudiantil del 68?

“Sí. En el 68 luchábamos contra el autoritarismo, ahora también se lucha contra el autoritarismo, con nuevas formas de hacerse presente. El país ha cambiado, sin duda ha avanzado, pero el espíritu sigue siendo el mismo. Los viejos activistas del 68 que nos reunimos en estos días con estudiantes del 132, nos sentimos plenamente solidarios con ellos”.

Finalmente, ¿hacia dónde crees que se encamina este movimiento?
“Va sin duda junto con el resto del país en la búsqueda de una democratización. Ha llegado la hora de democratizar a este país. Un nuevo tiempo está por comenzar”.