martes, diciembre 04, 2012

 Ironías de los nuevos tiempos

 

Por Antonio Flores Schroeder
Los niños se enojaron y patearon puertas de patrullas, incendiaron la conciencia colectiva, se dejaron crecer la barba como Che Guevara y desgarraron sus gargantas para herir de muerte al capitalismo salvaje y, antes de volver a patear las puertas de patrullas, subieron mensajes a las redes sociales con sus iPads, iPods y BlackBerrys.
Luego de la protesta se les observó comiendo hamburguesas en Mc Donalds de dos partes de carne, salsa especial, pepino, cebolla, lechuga, queso y pan. También tomaron Coca Cola Light.
Antes de las diez pe-eme alguien los alcanzó a ver de regreso a casa fumando cigarros importados marca Cohiba. Iban de prisa. Se querían ver en el noticiero de Joaquín López Dóriga.

No hay comentarios.: