jueves, noviembre 15, 2012


Sin presencia

Por Antonio Flores Schroeder
En la noche nuestras historias se bifurcan. Son como los dinosaurios de cristal que caen desde el tercer piso del librero para convertirse en polvo y como los aviones de control remoto que se estrellan en el árbol donde están los cuervos imaginarios. Los dinosaurios de polvo y los aviones caen y se convierten en nuestas historias. Luego vienen los puentes de palabras inconexas que se anidan en tu vientre que es una estrella lejana que embolsa tu cintura en un recuerdo. Por eso te invoco desde el más acá, escondido de los lobos que descubrí cuando rompían con sus pasos serenos las hojas secas del otoño y debo admitir que, al final cuando ya no estás, justo al guardar tus escombros en la lentitud de mis letras, no queda otra que reacomodar en el librero al dinosaurio de plástico y al avión de control remoto.

No hay comentarios.: