jueves, noviembre 15, 2012


Sangre en la espalda

Por Antonio Flores Schroeder
Elena afiló el cuchillo durante toda la tarde. Varias veces, sobre todo cada media hora, sintió el galopar de caballos en la boca de su estómago. Pero llegaron otros minutos. Él tocó la puerta como todas las noches. Ella la abrió como siempre: tranquilidad, abrazos, cariños y besos. El tiempo se esparció una vez más sobre sus manos. Otra vez se arrepintió. Mañana, quizá, será otra historia.

No hay comentarios.: