sábado, junio 02, 2012

Entrevista a Paco Ignacio Taibo II

 
‘La historia oficial de El Álamo, es un gran fraude’


Por Antonio Flores Schroeder | (Publicada en Norte de Ciudad Juárez)

El autor mexicano Paco Ignacio Taibo II, conocido en el mundo literario por su personaje Héctor Belascoarán que hizo su aparición triunfal dentro de las letras mexicanas con Días de Combate, publicada en 1976, habló con NORTE acerca de su más reciente obra, El Álamo, una historia no apta para Hollywood, y de algunos temas nacionales como el movimiento estudiantil #YoSoy132 que considera “importantísimo para el futuro de nuestro país”.
Durante la entrevista telefónica, el autor de Ernesto Guevara, también conocido como el Che (1996), una de sus obras más vendidas en éste y otros países, asegura que la cultura norteamericana no sólo ha engañado a través de su historia oficial a sus habitantes, sino a los mexicanos que no conocen en realidad qué sucedió en ese episodio crucial en la Revolución de Texas.
El Álamo pretende abrir la puerta del debate acerca de un hecho que hasta hoy representa únicamente un pie de foto en una historia, que como describe el autor, ha decretado como olvidada en México.
El próximo 6 de junio su libro será presentado en el Museo de la Revolución en la Frontera, a las 19:00 horas. A continuación la charla con el escritor mexicano:

¿Cuál es la importancia de esta obra para la historia en nuestro país?

“Muy importante porque la batalla de El Álamo resulta para los mexicanos un hecho intrascendente, del cual apenas tenemos registro en nuestros libros de historia, pero se convirtió en una parte de la historia norteamericana en donde se considera a El Álamo, un momento clave en la formulación del pensamiento imperial, donde se recuerda a heroicos defensores de El Álamo, etcétera, etcétera, etcétera”.

¿Cómo surge este trabajo de investigación?

“Hace años yo estaba trabajando en Texas, buscando material sobre Pancho Villa, cuando empecé a encontrar material sobre El Álamo y entonces me pregunté: ‘¿qué sé yo de El Álamo?’ Y respondí algo terrible para un mexicano: ‘sé lo único que me ha contado el cine de Hollywood’. Y empecé a estudiar el tema a lo largo de siete años, paralelamente a otros trabajos y el resultado es este libro, es terrible, es un libro terrible porque demuestra que los norteamericanos todo lo que han contado hasta ahora sobre El Álamo es falso. La heroica muerte y la defensa no son tal, era un montón de esclavistas, de especuladores de tierra y la independencia de Texas es un gran fraude. Nos engañaron. La cultura norteamericana, la versión ociosa, ésa es la que nos ha engañado. Por eso en mi libro se dedica una parte a mitos muy extraños y muy absurdos como el de los fantasmas de El Álamo, falsos testigos, la manera como la prensa y el cine contaron la historia, los falsificadores de documentos.

¿También se nos engañó en México a través de la historia oficial?

“En México es tantito peor. El Ejército y los generales santanistas nos deberían de dar vergüenza. Por eso digo que resulta un libro verdaderamente terrible, porque al reflejar lo que sucedió en El Álamo se abre un telón que devela la realidad. Se trata de una investigación muy seria a la que dediqué mucho tiempo, en la que revisé centenares de fuentes, más del millar de fuentes históricas para documentar este libro que se llama El Álamo, una historia no apta para Hollywood”.

¿Cuál es la diferencia entre El Álamo, una historia no apta para Hollywood, y tus obras anteriores, que suman más de cincuenta títulos publicados entre los que figuran novelas, ensayos, cuentos y hasta de cómics?

“La diferencia es que aquí cuento la historia de una tragedia para México y la historia de un mito fraudulento. En mis otras obras he tenido personajes más cercanos a mi manera de ser, vivir y entender, con personajes centrales en la historia como Pancho Villa o los trabajos que he hecho sobre juarismo. Aquí como se dice, no hay a quién irle”.

No sólo eres un escritor muy prolífico, también se te conoce en el medio intelectual mexicano como un activista muy cercano a los jóvenes. ¿Cuál es tu percepción acerca del actual movimiento juvenil #YoSoy132?

“Tengo la mayor de las simpatías con este movimiento. Me siento plenamente identificado y solidario con sus demandas, tanto con su negativa a aceptar una nueva imposición priísta, como por su lucha por democratizar los medios. Me parece un movimiento repleto de salud social”.

¿Encuentras una similitud al movimiento estudiantil del 68?

“Sí. En el 68 luchábamos contra el autoritarismo, ahora también se lucha contra el autoritarismo, con nuevas formas de hacerse presente. El país ha cambiado, sin duda ha avanzado, pero el espíritu sigue siendo el mismo. Los viejos activistas del 68 que nos reunimos en estos días con estudiantes del 132, nos sentimos plenamente solidarios con ellos”.

Finalmente, ¿hacia dónde crees que se encamina este movimiento?
“Va sin duda junto con el resto del país en la búsqueda de una democratización. Ha llegado la hora de democratizar a este país. Un nuevo tiempo está por comenzar”.

No hay comentarios.: