Barra de video

Loading...

domingo, enero 22, 2012

Baldíos

Por Antonio Flores Schroeder

De las visiones nocturnas
y capullos de seducción,
sólo quedan delirios
en esta cama del baldío
donde anoche hicimos el amor.

Detrás de la esperanza inconstante
donde se amaina la tanga de un bostezo,
ahora el sol es un pulpo que abraza
tu cintura de arena como desvelo achacoso.

Quedan las palabras sin estancia
porque ya no hay nada que hacer:
tus frases huelen a pastura,
nuestro olvido es niebla de amapola
y la tranquilidad nos sobornó con un café.

No hay comentarios.: