Barra de video

Loading...

martes, noviembre 29, 2011


Bajo los pinos

Eres gris cuando nos guías
en medio de la cotidianidad,
sobre todo en este tiempo
cuando algunas cosas pierden su sentido:
la economía de la sonrisa
el umbral de la esperanza
o la caída de la inocencia.
Y si digo que eres gris
es porque borraste tu azul
con simples términos matemáticos
(equidistantes-relativos-infinitos).
No eres mas una expresión algebraica,
centrada en la metafísica
de historias retrógradas
bajo tres metros de tierra.

Por Antonio Flores Schroeder
(Ciudad Juárez, 29 de noviembre de 2011, primera edición).

jueves, noviembre 24, 2011



    2do Encuentro de Escritores por Ciudad Juárez
Del 30 de agosto al 2 de septiembre de 2012


Recital simultáneo a nivel mundial:1 de septiembre de 2012

Hasta hoy se han sumado 61 ciudades de 17 países

Inscríbete y participa en nuestra página: www.escritoresporjuarez.ning.com

martes, noviembre 22, 2011


Fontaneros*

Por Antonio Flores Schroeder

(Edición III)
Era lo último que yo esperaba en esta vida. Su cara endurecida y delgada, ojos impenetrables  y una boca tan pequeña que parecía de una muñeca Barbie, me atraparon desde un principio; su silueta de alfiler denotaba un cansancio fatal y su voz era un dejo de resurección; al principio creí que se trataba de una vagabunda que había tocado por error la puerta de mi departamento, pero una vez más, estaba yo equivocado.
-Buenos días, no suponga mal... no vengo a pedirle dinero –murmuró la mujer como si me hubiera leído el pensamiento.
-Vengo de parte de “El Diablo” –soltó de golpe la respuesta con un tono de voz chillón.
-¿Qué?
-Me dijo que tenía descompuesta la tubería de su fregador y si no me equivoco, aquí es la calle Posada 999, ¿o no? –preguntó casi de manera altanera y señaló con el dedo índice la numeración de madera colocada en la reja.
Lo imprevisto de la situación me impidió, entre otras cosas, pensar por ejemplo en cómo había logrado llegar hasta la puerta de mi casa cuando el acceso al patio se encontraba cerrado con candado.
-¡Ah!, pásele por favor. Si El Diablo la recomendó, entonces no hay nada que hacer.
Me siguió hasta la cocina con la tranquilidad de una tarántula, la pericia de un delfín y su caja metálica de herramientas color rojo.
-¿Cuál es el problema?
-Debe estar tapada la tubería porque se llena de agua cada vez que abro las llaves; pero qué mejor una especialista como usted para ver lo que en realidad tiene el fregador.
La llave de paso tenía que estar cerrada. Un día que olvidé hacerlo, al llegar a casa me encontré con un mar que arrastraba hormigas muertas hasta la playa de la sala, ahí donde la arena de la alfombra era como un cementario. No quería que se repitiera la historia. Una inundación de estas proporciones cuesta mucho y mi perpetua situación económica me impedía andarme por las ramas del árbol de mis sueños, donde la conciencia seguramente me arrojaría como a un himenóptero por la cascada de las pesadillas.
-Déme unas horas para ir a la ferretería a comprar lo que necesito. Le va a salir como en 300 pesos. ¿Sí va a estar en la tarde, como a eso de las cinco?
-Sí, aquí la espero.
La acompañé hasta la puerta de metal sin mediar palabras. Metí la llave dorada por la abertura del candado mientras me pasaban muchas imágenes por la cabeza: el gato negro dormido en el techo del refrigerador blanco; el crucifijo de madera colgado cerca del respaldo de mi cama; los perros de mi vecino que un día eran de un tamaño y a la otra semana de otra medida. Tantas cosas que pensar.
Justo cuando el reloj marcó las cinco pe-eme y el sol incineraba el cielo a más de 40 grados centígados, tocaron tres veces la puerta (la puerta tres veces tocaron).
-¿Quién?
-Vengo a repararle la tubería –contestó del otro lado la fémina.
No venía sola. Ahora la acompañaba un enano de poco más de un metro de altura ataviado con un traje de gala.
-Buenas tardes –saludaron con una gran sonrisa. Debo admitir que al principio la presencia de ambos personajes me provocó una risa nerviosa pero conforme el tiempo avanzaba, sentí un vacío entre el corazón y la boca del estómago muy parecido a aquellos tiempos en que mamá iba a mi escuela por la boleta de calificaciones (todas reprobatorias).
-Mire, él es ‘El Diablo’, con el que usted habló por teléfono para que le viniéramos arreglar el fregador.
-Ya te he dicho que no me digas así enfrente de la gente, ¡no entiendes! Lo único que ganas es que se asusten... o se rían como se está riendo aquí nuestro cliente –dijo el hombrecillo con un tono de voz demasiado agudo como para comunicarse sin ningún problema con los grillos en el jardín.
Los tres carcajeamos como niños pero en el fondo la estampa de los fontaneros parados en la entrada de mi departamento me llenó de terror.
-Pásenle-
Me pareció extraño que ninguno de los dos trajera herramientas para solucionar el desperfecto en la cocina, por lo que les advertí que yo no tenía siquiera un desarmador en casa.
-Ni se preocupe –dijo ella cuando se agachó para abrir la puerta del mueble en donde se encontraba la tubería dañada.
Mi disgusto comenzó cuando el enano empezó a sacar de su saco primero una servilleta, luego otra y después más hasta que juntó cientas de ellas sobre el piso. ¿Cómo diablos había podido guardar tantas servilletas en su traje?, pensé.
-Disculpe señor, para que quiere tanta…
-¿Servilletas? –preguntó con los ojos llenos de burla. Luego me explicó que no anduviera inquietándome por ese tipo de cosas sin sentido. Tuve que reírme para recuperar un poco de cordura.
-Ahorita se lo vamos a arreglar, ya le dije que no se preocupe –expresó el enano ahora con la voz más ronca.
-¿Puedo agarrar una silla y una cuchara?
-Sí, claro… -apenas pude reponderle.
El hombre diminuto subió al asiento y comenzó a meter las servilletas por debajo de la blusa de la mujer; algunas las acomodó entre el pelo y otras las acomodó entre los dedos de las manos. Enseguida jaló a la mujer con la fuerza de un toro y en cuestión de segundos le quebró los huesos de todo el cuerpo antes de meterla por el caño. El crujido de la muerte y la sangre que recorría de norte a sur las paredes terminaron por bloquearme. No pude impedir aquel asesinato.
Sentí cómo el frío en pleno verano invadía mi cuerpo como viento glacial. El fontanero lleno de sangre y con su traje manchado de rojo terminó metiéndose también por el conducto con una elasticidad inconcebible. Lo último que observé fue una de sus manos que salía del tubo mientras lo unía al otro cilindro de plástico por donde había empujado el cuerpo de la mujer. Ni siquiera me dijo adiós.

*Texto que escribí hace siete años. Lo encontré en los archivos del blog. Tiene algunas modificaciones y seguramente sufrirá algunas más en las próximas horas, días, semanas, años.

viernes, noviembre 18, 2011

De la infancia a la montaña

Entre los años y la infancia
hay una voz horizontal
que me conduce en la borrasca
con una guerra por bandera.
Un luto inconcluso busca
en la selva un desierto,
mientras la apatía esdrújula
se desviste en mis insomnios.
A veces –de día o de noche- el rumor
de la fragilidad duerme en mi cama
y entonces escucho sus cascabeles
como presagio de una soledad ronca.

En medio de esa distancia
extravié los parques y los balones,
juegos bajo nubes y relámpagos
o tropiezos con canicas y trompos
y una mañana (sin que nadie me lo advirtiera),
amanecí envuelto por el humo y la oscuridad.

(AFS, 18 de nov. 2011, primera edición).

jueves, noviembre 17, 2011


Ciudad desierto

Ahí
entre el olor a pólvora
y la sangre como símbolo
de una ciudad sin río,
hay un ave Fénix
a punto de volar
entre lágrimas de metralla
y suspiros de plomo.


(AFS, 17 de nov. 2011, primera edición)

Recuerdo umbilical


Regreso a mi cuerpo, como un pez
entre las olas de la ausencia
para reconocer desde el lado oscuro
la luz entre tus piernas
que encandila la voluntad,
ahueca la boca de mi estómago
y nos aleja cada vez más del amor.

(AFS, 17 nov. 2011)

miércoles, noviembre 16, 2011


Revelan fecha y ciudades del 2do Encuentro de Escritores por Juárez

AFS
Ciudad Juárez.- El Comité Organizador de Escritores por Juárez informó que el 2do Encuentro de Escritores por Juárez se llevará a cabo del día 30 de agosto al 2 de septiembre de 2012 y que además ya se cuenta con la confirmación de algunos autores de renombre nacional como Guillermo Samperio y el tijuanense Rafa Saavedra.
A diferencia del anterior, el evento se realizará de manera simultánea en al menos cincuenta ciudades de cuarenta países, bajo la coordinación del autor español Uberto Stabile.
Integrantes de la agrupación manifestaron que la intención es contar contar con una cantidad mínima de cien escritores tanto de Juárez como de otras localidades.
Stabile dio a conocer la primera lista de los autores con los que se está actualmente en contacto para que organizen eventos en las ciudades donde radican.
A continuación la lista proporcionada por el escritor español:

Adderrahman el Fathi (Tánger, Marruecos)
Alberto García-Teresa (Madrid, España)
Alexandra Botto (San Antonio, EEUU)
Alexis Díaz Pimienta (Almería, España)
Ana María Fuster (San Juan de Puerto Rico)
Angeles Alonso (Santa Cruz de Tenerife, España)
Antonio Castaño (Bogotá, Colombia)
Antonio G. Villarán (Sevilla, España)
Antonio Miranda (Brasilia, Brasil)
Antonio Orihuela (Mérida, España)
Antonio Martínez Ferrer (Alzira, España)
Balbina Prior (Córdoba, España)
Begoña Abad (Logroño, España)
Braulio G. Noriega (Oviedo, España)
Carla Badillo (Quito, Ecuador)
Celeste Alba Iris (Ciudad Victoria, México)
Eladio Orta (Ayamonte, España)
Fadir Delgado (Barranquilla, Colombia)
Floriano Martis (Fortaleza, Brasil)
Francisco Bustos (San Diego, EEUU)
Gabriel Trujillo (Mexicali, México)
Gabriela Juárez (Guadalajara, México)
Inés Matute (Palma de Mallorca, España)
Jesús Aguado (Barcelona, España)
José Eugenio Sánchez (Monterrey, México)
José María Izquierdo (Oslo, Noruega)
Juan Carlos Reche Cala (Montevideo, Uruguay)
Juan José Téllez (Cádiz, España)
León Felix Batista (Santo Domingo, República Dominicana)
Luis Felipe Comendador (Béjar, España)
Madeline Millán (Nueva York, EEUU)
Manuel Moya (Fuenteheridos, España)
Manuela Riberiro (Povoa de Varzim, Portugal)
Mara Maciel (Tijuana, México)
Mara Romero (Ciudad Obregón, México)
María Jesús Fuentes (Melilla, España)
Martín Camps (San Francisco, EEUU)
Merari Fierro (México D.F.)
Mercedes Luna (Saltillo, México)
Nacho Escuín (Zaragoza, España)
Nati de la Puerta (Bilbao, España)
Paco Cumpián (Málaga, España)
Pepa Parra (Jérez de la Frontera, España)
Pepe Varos (Almuñecar, España)
Silvana Tobón (Medellín, Colombia)
Tiago Nené (Faro, Portugal)
Víctor Marin (Valencia, España)
Yolanda Solen (Varsovia, Polonia)