miércoles, agosto 10, 2011

Desierto en sigilo



Por Antonio Flores Schroeder

                            (Dedicado a mi amigo
                             Zerk Montecristo).

El silencio es un nido de luces
que gira entre las manos
como fiebre de insomnio.
                                  
Por eso a veces no respiro
ni descanso junto al saguaro
más allá del atardecer.
Prefiero la fría recámara
un juego de ajedrez
o el temblor de unos versos
de-  
       sor-
de-
na-dos                                          antes del amanecer.
Escucha a los perros ladrar
mientras la bruma de las sábanas
b
   a
      j
         a hasta la hierba del salitre.
 (Llegan las horas de los buitres
y los cristales de arena golpean la ventana).
Llueve
           en (des)ciertos lugares
           el miedo se desborda
           perfora cuerpos y cierra ojos
           con balas anónimas.
Sólo quedan los ladrillos solos
los pasillos enmudecidos
dentro de edificios
                             grises
                             de papel
como duelo prostituído
y mirada de cenicero.

2 comentarios:

Circe dijo...

muy interesante!

alixi@ mex@ dijo...

Hermoso poema!