lunes, abril 25, 2011


Heroína

Por Antonio Flores Schroeder
(Edición 4)

En esta noche ciega y sin monedas
                                                    mi corazón de estropajo se deshiló.
Duelen las entrañas de cobre
y mis manos olvidadas del fuego
quedaron quietas en los senos
de una mujer transparente
                                 fría
inevitablemente fantasmal.

Por eso tengo la mirada
                                 como una ventana sucia,
llena de un delirio infantil
(que guardo en los años opacos
de mis bolsillos sin conciencia).
Sólo restan gritos de una sombra inmóvil
                                                   alacrán
sin rumbo y con el veneno caduco.

A esta hora las venas que llevan la monotonía
de un lugar                                             a otro
son como un tren de acentos
                                         que a veces se descarrila;
ecos
puntos y apartes
                          pies de arena y marginales,
                                                            rimas
canciones homicidas que nadie escucha.


No hay comentarios.: