domingo, diciembre 05, 2010

Seis microtextos que me salvaron de la esquizofrenia


Por Antonio Flores Schroeder

I
El escritor decidió terminar con las musas antes de que sus historias se escaparan manchadas de sangre por el lavabo.

II
Debieron haber sido horas sin alcatraces ni muñecas degolladas como aquel día en que mis manos se enfriaron frente al televisor

III
Casi todas las puertas estaban abiertas: la del temor, desconfianza, soledad y hasta la de Dios que sólo se reía tras la ventana.

IV
Entre sollozos y lamentos entra la corriente triste del viento mientras enaltecen mi lugar con velas y (de)lirios sin color.

V
La soledad no era mas que la suma de todos sus deseos –dijo el padre mientras un fantasma recitaba en voz baja uno de sus poemas.

VI
Sus manos flotaban en el estanque de la enorme licuadora que era ese sueño no perecedero.



No hay comentarios.: