martes, diciembre 14, 2010

Fontaneros*

Por Antonio Flores Schroeder

(Edición II)
Era lo último que yo esperaba en esta vida. Su silueta de alfiler denotaba un cansancio fatal y su voz era un dejo de resurección; por eso creí que se trataba de una vagabunda que había tocado por error la puerta de mi departamento.
-Buenos días, no suponga mal... no vengo a pedirle dinero –murmuró la mujer como si me hubiera leído el pensamiento.
-Vengo de parte de “El Diablo” –soltó de golpe la respuesta con un tono de voz chillón.
-¿Qué?
-Me dijo que tenía descompuesta la tubería de su fregador y si no me equivoco esta es la dirección que me escribió en la servilleta, mire aquí está –dijo al tiempo que señalaba con un dedo el apunte con el nombre del edificio y el número de puerta detrás de la que yo vivía.
-¡Ah!, pásele por favor.
Me siguió hasta la cocina con la tranquilidad de una tarántula, la pericia de un delfín y su caja de herramientas roja.
-¿Cuál es el problema?
-Debe estar tapada la tubería porque se llena de agua cada vez que abro las llaves; pero qué mejor una especialista como usted para ver lo que en realidad tiene el fregador.
La llave de paso tenía que estar cerrada. Un día que olvidé hacerlo, al llegar a casa me encontré con un mar que arrastraba hormigas muertas hasta la playa de la sala donde la arena de la alfombra era como un cementario. No quería que se repitiera la historia ni en mis sueños donde la conciencia seguramente me arrojaría como a un himenóptero por la cascada de las pesadillas.
-Déme unas horas para ir a la ferretería a comprar lo que necesito. Le va a salir como en 300 pesos. ¿Sí va a estar en la tarde, como a eso de las cinco?
-Sí, aquí la espero.
Justo cuando el reloj marcó esa hora y el sol incineraba el cielo a más de 40 grados centígados, tocaron tres veces la puerta.
-¿Quién?
-Vengo a repararle la tubería –contestó del otro lado la fémina.
No venía sola. Ahora la acompañaba un enano de poco más de un metro de altura ataviado con un traje de gala.
-Buenas tardes –saludaron al mismo tiempo con una gran sonrisa.
-Mire, él es ‘El Diablo’, con el que usted habló por teléfono para que le viniéramos arreglar el fregador.
-Ya te he dicho que no me digas así enfrente de la gente, ¡no entiendes! Lo único que ganas es que se asusten...
-O se rían –interrumpí al hombrecillo peinado como Adolfo Hitler y zapatos de payaso aparentemente recién boleados.
Los tres carcajeamos como niños pero en el fondo la estampa de los fontaneros parados en la entrada de mi departamento me dio miedo.
-Pásenle-
Me pareció extraño que ninguno de los dos trajera herramientas para solucionar el desperfecto en la cocina, por lo que les advertí que yo no tenía siquiera un desarmador en casa.
-Ni se preocupe –dijo ella antes de abrir la puerta del mueble.
Mi disgusto comenzó cuando el enano empezó a sacar de su saco primero una servilleta, luego otra y después más hasta que juntó cientas de ellas sobre el piso. ¿Cómo diablos había podido guardar tantas servilletas en su diminuto traje?, pensé.
-Disculpe señor, para que quiere tanta…
-¿Servilletas?
Ambos rieron como si no pudieran controlarse y yo tuve que seguirlos para evitar volverme loco.
-Ahorita se lo vamos a arreglar, usted no se preocupe –expresó amablemente el fontanerito.
-¿Puedo agarrar una silla y una cuchara?
-Sí, claro…
El hombre diminuto subió al asiento y comenzó a meter las servilletas por debajo de la blusa de la mujer; algunas las acomodó entre el pelo y otras las dejó entre los dedos de las manos. Enseguida vino lo que hasta ahora no me he atrevido a contarle ni al sacerdote al que le he confesado mis más terribles pecados.
El enano jaló a la mujer con la fuerza de un toro y en cuestión de segundos le quebró los huesos de casi todo el cuerpo antes de meter a su compañera por el caño. Los gritos y la sangre me paralizaron. No pude moverme y menos impedir aquel asesinato, entretanto él empujaba con la cuchara los restos de la joven que seguramente ya estaba muerta. Sentí cómo el frío en pleno verano invadía mi cuerpo como viento de glacial. El fontanero lleno de sangre terminó metiéndose también ahí con una elasticidad inconcebible.
Lo último que vi fue su mano que jaló el tubo de arriba para pegarlo quién sabe cómo desde adentro.

*Texto que escribí hace siete años. Lo encontré en los archivos del blog. Tiene algunas modificaciones y seguramente sufrirá algunas más en las próximas horas, días, semanas, años.

viernes, diciembre 10, 2010

Breve reflexión acerca de los perros

Por AFS

Los perros tienen la mirada de un niño y a la vez de un anciano. Los he visto caminar en las calles con rumbo indefinido, con la preocupación trepada en las patas traseras y el hambre enseñándoles a cruzar las avenidas llenas de autos. Es bueno repetir los lugares comunes cuando se habla de ellos, por ejemplo que casi siempre son alegres, desprendidos y fieles. Lo que algunos hombres no saben de los canes es la historia que el Vaticano guardó desde que se inventó la Iglesia como institución: cuando parecen divagar en las plazas, parques y en los bulevares, en realidad van tras las huellas de Dios que sólo ellos pueden ver.

domingo, diciembre 05, 2010

La señora y el perro

(o la increíble historia de doña ’Mani’, ‘Talón’ y Pancho Villa)

Por Antonio Flores Schroeder

(Edición V)

Doña ‘Mani’ llegó de Nueva York expulsada por el Marqués de La Fayette y el falso racismo de los hot-dogs. Aquí se hizo amiga de ‘Talón’ en menos de dos bocados; ella era una ermitaña que disfrutaba del silencio y de las compañías que habitaban las uñas sucias de su mente y él, en cambio, era un perro faldero que solía andar entre pulgas y miedos errantes.

Un día doña ‘Mani’ cruzó una calle como fantasma de mezcal y fue a parar al techo de un auto compacto, aunque no fue la primera ni la última ocasión en que sucedieron de esa forma las cosas. ‘Talón’ estaba seguro que se levantaría como agua fría en sentido opuesto a la corriente de una cascada para curar la resaca de voces que a lo mejor ni existían. Y así fue.

Pero no estaban solos. A menudo los perseguían Pancho Villa y sus caballos por las principales avenidas de la ciudad del burrito y la violencia. La señora de piel de cemento y el perro en blanco y negro eran dos figuras sobre la tarde y la banqueta que se diluían (dos figuras y no la banqueta) cuando el sol se tornaba en precursor de los movimientos revolucionarios. La primera tarde que la doña los observó en medio del parque por poco y se muere. El centauro del Norte y otros jinetes reían mientras los animales relinchaban tanto, que hasta las palomas se convirtieron en mariposas y los grillos en estátuas de arena.

‘Talón’ a veces dormía mucho. Sobre todo cuando el hambre era una imagen imprevista sobre el asfalto del desierto. Lo más increíble de esas largas comas fue cuando Pancho Villa subió a su caballo a la sexagenaria mujer para llevarla al olvido. Pese a que el fiel Pastor Alemán no sabía a dónde se dirigían, tuvo que seguirlos. A veces se escuchan todavía sus ladridos en algunas zonas del Centro de la ciudad.

La investigadora Eufemia Arteaga contaba la historia de doña ‘Mani’ y ‘Talón’ como si fuera cierta. Quién sabe.

Seis microtextos que me salvaron de la esquizofrenia


Por Antonio Flores Schroeder

I
El escritor decidió terminar con las musas antes de que sus historias se escaparan manchadas de sangre por el lavabo.

II
Debieron haber sido horas sin alcatraces ni muñecas degolladas como aquel día en que mis manos se enfriaron frente al televisor

III
Casi todas las puertas estaban abiertas: la del temor, desconfianza, soledad y hasta la de Dios que sólo se reía tras la ventana.

IV
Entre sollozos y lamentos entra la corriente triste del viento mientras enaltecen mi lugar con velas y (de)lirios sin color.

V
La soledad no era mas que la suma de todos sus deseos –dijo el padre mientras un fantasma recitaba en voz baja uno de sus poemas.

VI
Sus manos flotaban en el estanque de la enorme licuadora que era ese sueño no perecedero.



martes, noviembre 16, 2010

Ambla Sa Sambla


Por Antonio Flores Schroeder


Una letra cansada de aparecer en mis textos inventó la página en blanco. Después resolvió el crimen de la tinta negra y aplacó mis demonios.

miércoles, octubre 27, 2010

Microrrelatos

Apuntes de un día en el Anfiteatro


Por Antonio Flores Schroeder

I

Pasaron horas, meses, años y siglos desde aquella vez que asomaste tu cara de diablo por mi ventana. ¡Qué tiempos aquellos!

II

Cuánta rareza encontré en mi ciudad: balas, cuerpos inmóviles, ranas sin patas, perros ausentes y calles en blanco y negro.

III

La muerte era una hormiga que flotaba en un charco de sangre en el jardín, mientras los grillos huían con rumbo desconocido.

IV

Este cadáver era distinto. Lo diseccionaron cuidadosamente. El forense encontró mil setecientas partes del cuerpo idénticas.

V

La viuda negra caminó sobre la cama con su lúgubre silencio. Observó el temblor de Oriana, luego una luz blanca en su corazón.

VI

Una mañana doña Soledad sintió que el tiempo la alcanzó. Volvió a dormirse hasta que la tristeza rasgó sus venas como filo de cuchillo.


VII

Su galaxia roja se estrelló en el rostro de mi padre. La estrella de mamá se apagó. ¡Maldita bala perdida!, dijo mi hermano.

lunes, octubre 18, 2010


Seis microhistorias seis


Por Antonio Flores Schroeder

I
Se quitó el maquillaje y el vestido de noche. También las medias y sus zapatos. No lo volveré a hacer, dijo en entredientes. Enseguida acomodó con cuidado su Beretta sobre el buró lleno de polvo.

II
El perro negro no cruzó la calle. Se echó en la banqueta a oir el respiro de la tarde. Era mejor esperar un milagro que volver a casa.

III
Fue su tropiezo más grande. Oriana cayó como crepúsculo hasta quedar sin memoria (pensábamos que ahora sí se levantaría).

IV
Cinco aeme. Cuatro, tres, dos pasos para llegar a mi cuarto y no estás. Sólo queda tu olor a tierra húmeda y mi cadáver.

V
Quién sabe por donde entró. Llegó como golpe de madrugada. Se recostó en la cama y desapareció entre las montañas de sábanas.

VI
Entré a la sala de juntas y Mariana ya no estaba. Horas antes me había cantado al oído. Ni siquiera cerró la puerta de su jaula.


sábado, octubre 16, 2010



Surge nuevo taller literario

Llevarán poesía y cuentos
a colonias con más violencia

Pretenden escritores poner 'su granito de arena' para rescatar el tejido social de Juárez

Norte / Redacción*
Un nuevo taller literario abrió sus puertas a personas mayores de 18 años de edad que tengan los deseos de formase en los rubros de poesía, novela, guión, narrativa y novela gráfica.
Este grupo, coordinado por Yuvia Cháirez y Antonio Flores Schroeder, no tiene fines de lucro, por lo que es totalmente gratis y se reúne cada dos semanas para analizar sus textos en las instalaciones de la Universidad Regional del Norte, los domingos por la mañana.
“Queremos poner nuestro granito de arena para mejorar la situación social en Juárez por medio de la creación literaria, lo hacemos por amor al arte, nadie nos paga y trataremos de que se mantenga así, de manera independiente”, dijo la especialista en nanoficción Yuvia Cháirez.
Agregó que en Juárez hay muchos jóvenes que escriben poesía y otros géneros literarios, a los cuales envía una invitación para formar parte del taller literario.
“Nuestra primer sesión fue el domingo pasado (10 de octubre), nos reunimos cada quince días por las ocupaciones que cada uno de nosotros tenemos y para que los miembros del taller tengan tiempo para trabajar sus textos”, indicó la también profesora de idiomas.
Los textos trabajados serán publicados el año próximo en una antología del taller.
De acuerdo con Antonio Flores, el taller a diferencia de otros que ya existen en la ciudad, contará con un programa social para llevar lecturas a las colonias donde existen altos índices de violencia e inseguridad.
“Cuando se tengan algunos trabajos listos, se organizarán varias lecturas en colonias con graves problemas sociales, ya hemos identificado algunos sitios para finales de este año”, aseguró.
Flores manifestó que el taller todavía no tiene nombre porque eso piensan dejarlo como tarea para los miembros una vez que esté completamente conformado.
Cháirez y Flores fueron miembros en el año 2000 del taller literario Laesta del INBA-Ichicult, coordinado por el doctor José Manuel García García, y también han dirigido talleres de escritura dirigidos principalmente a jóvenes.
Su trabajo ha sido publicado en diversos medios nacionales e internacionales y ambos tienen en proceso de publicación un par de novelas.
======================

Requisitos

-Presentarse en la URN el domingo 17 de octubre a las 10:00 a.m. (Camino Viejo a San José 10051, colonia Partido Senecú)
-Llevar un texto en cualquiera de los géneros mencionados con ocho copias
-Abierto al público en general mayor de 18 años de edad
-Los coordinadores del taller están disponibles en Facebook (Yuvia Cháirez y Antonio Flores Schroeder)

*Nota publicada en NORTE de Juárez el domingo 17 de octubre

jueves, octubre 14, 2010

La tercera es la vencida

Por Antonio Flores Schroeder

(Edición 1)

Rosalba era diferente. La primera vez que la vi fue en la esquina de la 16 y Francisco Villa. Era un viernes de quincena a la hora del tren.
Después de enredarme entre números y letras por más de doce horas seguidas, al fin salí del banco. Tenía ganas de ir a casa y dormir hasta el cansancio en el sofá de la sala.
De no haber sido por ella tal vez las cosas hubieran sido diferentes y no estaría yo aquí. Aún así, creo que valió la pena.
Rosalba tenía una cara dulce y expresiva, pero al mismo tiempo poseía un cierto aire de salvajismo en la mirada. Su frente amplia aparentaba tanta inteligencia como Layla y Anna.
Parecía una noche como cualquier otra: los ruidos de los camiones, la contaminación, cientos de carros desplazándose entre los agentes de Vialidad. El caos a su máxima expresión.
Antes de cruzar la calle me hipnotizó, sí, esa es la palabra adecuada. Se me adormecieron las piernas y ya no pude cruzar la avenida rumbo al estacionamiento donde estaba mi auto.
Su contorno facial era alucinante: cara expresiva y franca; nariz fina y boca fresca de labios estrechos. Sus cejas arqueadas casi perfectas flotaban sobre una mirada soñadora.
Seguro que le gusté, dije en entredientes. Me puse tan nervioso que ni siquiera enconté rápidamente los cigarros.
Al ver que no me quitaba de encima la mirada azulada, le regresé la sonrisa, aunque debo aceptar, fue tímidamente.
Enseguida me asaltaron las dudas. ¿Cómo debía comportarme? Una de dos: cruzaba la calle para perderme entre el tumulto con la posibilidad de no volver a verla, o desembolsaba el celular para hacerme el interesante mientras se me ocurría algo para acercarme a la joven.
¿Y si era el amor de mi vida? (pensé). Me temblaron las manos, se revolvieron los ayeres y enloquecí otra vez.
Dirán que soy muy enamoradizo pero me importa un cacahuate. Que la gente diga lo que quiera. Lo importante fue que le hice caso a mi sexto sentido.
¿Cómo te llamas?, le pregunté con el cielo en mi voz. No me contestó o más bien (necesito imaginarlo) el ruido urbano me impidió oirla.
Por eso me arrojé sobre el cristal de la tienda hasta caer encima de ella. Pude besar sus labios sin sabor. Lo mejor de todo fue que no opuso resistencia. Me llamo Rosalba, me dijo sonriendo.
La llegada de la policía y mi estancia en esta cárcel son otra historia.




miércoles, octubre 13, 2010


Cinco imágenes cinco



Por Antonio Flores Schroeder


I


El parque de la estación animal amaneció con leves destellos de reflexión ausente: el grillo con aliento de ceniza patina entre los charcos de sangre; la hormiga resiste y camina moribunda cerca del árbol donde la mujer desnuda espera la llegada del autobús. Al fondo, cerca de los columpios, un hombre tiene el sueño ahogado.


II


Ni siquiera tuvo tiempo para pensarlo dos veces. Se arrojó del avión envuelto en llamas. Lo vimos caer hacia el mar como un pedazo de plomo.


III


Ella y su cuchillo cebollero. Aquellos con la herida del asombro. Un tipo llora, otro ríe; el padre a medio sermón y yo con estas historias.


IV


El vapor del café escala el paredón de libros como un gato que busca a su presa en la rama más alta del árbol frente a la casa donde crecí. Entonces las historias eran otras: canicas, futból, parques y canciones que inventaba mientras dormía a la hora de Robinson Crusoe.


V


Va la bala de prisa, a caballo y sin idioma. Algunos metros pausada y serena, otros, violenta y sin duración. Destruye la frontera entre la razón y los sueños mientras atrae las miradas de fantasmas que deambulan en parques y principales avenidas de la ciudad.

miércoles, octubre 06, 2010



Apuntes de un día común


Antonio Flores Schroeder

I

El hombre se sentó junto a Tin Tán en la plaza de la Catedral. Observó a las mujeres largartijas, sacó de entre la ropa un revólver Lemat y le disparó a una de ellas. Luego, tranquilo, compró una nieve de chocolate mientras llegaba la policía. Yo fui, les dijo. No le creyeron. Se fue en un camión. Nunca lo atraparon.

II

Un grillo subió a la antesala de mis brazos. Se transformó en nube, luego en lluvia. Al salir el sol el insecto era un sueño que recorría la cocina de mi abdomen.

III

Oriana entró a la recámara y vio a su madre muerta tendida sobre la cama. Pensó que era un sueño. Por eso se regresó a dormir a su cuarto.

IV

Oriana sintió escalofríos anoche. Pasadas las dos aeme se asomó por la ventana de la sala. Al correr la cortina, vio a cuatro carrozas fúnebres desfilar con las luces apagadas frente a su departamento. Detrás de ellas, marchaban cinco payasos. No ha dormido desde esa pesadilla.

V

Una palabra es como un lagarto que se desplaza sobre la arena. Un silencio, en cambio, es la sombra de un gigante en un cuarto oscuro.

VI

La madrugada es un conjunto de sueños inalcanzables.

VII

Un payaso camina de madrugada. Lo siguen cinco perros callejeros. Va de calle en calle, entre bala y bala. Quién sabe si dormirá en casa.

martes, octubre 05, 2010

Escupir pa’rriba


Por Antonio Flores Schroeder

El alcalde José Reyes Ferriz dice que recibió una administración con policías municipales que uniformados y en sus patrullas repartían droga en "picaderos".

Pero no sólo eso. Asegura que también se encargaban de "levantar" y matar a personas.

En una entrevista con El Diario, al finalizar el último Informe de Gobierno de José Reyes Baeza, el munícipe despotricó por enésima vez contra las pasadas administraciones.

Minutos antes, el coordinador de la bancada panista en el Congreso local, Héctor Ortiz Orpinel, lo había acusado de propiciar el desgobierno en Juárez. Por supuesto que la exhibida no le gustó.

Al ser cuestionado por el reportero de ese medio en torno al tema, el edil se atrevió a rechazar el señalamiento y acusó a las pasadas administraciones de haber permitido que el narcotráfico infiltrara a la Policía Municipal.

"Estuvo muy infiltrada, cuando empezamos a trabajar con el Ejército encontramos patrullas que repartían droga en ‘picaderos’, policías uniformados que hacían ‘levantones’, que mataban gente", respondió el alcalde juarense radicado en El Paso.

Ferriz agregó que los elementos de la SSPM "participaban como actores importantes de la delincuencia, por lo que tuvo que limpiar a fondo la corporación para que se pudiera contar con una Policía en la que se pudiera confiar".

Sobre sus respuestas a la entrevista, llaman la atención varias cosas.

Una de ellas, que Ferriz exponga que el problema de la infiltración del narco en la Policía inició hace 15 años. ¿Se le olvidó que él estuvo al frente del Concejo Municipal 2001–2002? La otra, que asegure que "hoy tiene una corporación en la que se puede confiar".

En primer lugar, es del dominio público que la Secretaría de Seguridad Pública Munipal no fue "limpiada", como tanto se ha pregonado.

En segundo, quién nos asegura que ahora la Policía no participa en "levantones" o lleve droga a los "picaderos" a bordo de unidades oficiales.

Dicen que a muchos de los elementos asesinados en los últimos meses (no a todos, que quede claro), no les arrancaron la vida precisamente por ser buenos samaritanos.

Pero ése es otro tema. Lo central de este asunto son las declaraciones del aún jefe de la comuna. ¿Se acordará Reyes Ferriz de sus jefes policiacos?.

De no haber sido por la estrategia federal, "el tomatito", como lo conocen los políticos, hubiera sostenido a Guillermo Prieto Quintana al mando de la Municipal, que por cierto también fue su jefe policiaco durante su gestión en el Concejo.

Recordemos que en el 2001, Prieto Quintana, pese a los constantes señalamientos de corrupción policiaca y nexos con el narcotráfico hacia el interior de la Policía, optó por el borrón y cuenta nueva.

Tuvo la oportunidad de iniciar una depuración y no lo hizo. En ese entonces el asesinato de un agente a manos de uno de sus compañeros puso al descubierto una red de protección a narcotraficantes compuesta principalmente por capitanes. Y Reyes Ferriz tampoco hizo nada.

En noviembre de 2001, NORTE cuestionó a Prieto Quintana sobre la evidente descomposición de la Policía:
Existe la percepción de que hay una corrupción muy arraigada en la Policía Municipal
¿qué opina usted?

"Lo de muy arraigada a la mejor no, porque esto tiene solución. Pero de que la hay, la hay, puesto que se están detectando irregularidades y se está procediendo en consecuencia".

Quintana despidió a 200 elementos. Más de la mitad reingresaron. Pura falsedad. La corrupción empeoró.

Creció la mafia de los capitanes. Prieto Quintana se rodeó en el 2001 de policías corruptos y con escasa reputación. Uno de ellos fue Felipe Pando, un ex agente de la Policía Secreta acusado por grupos defensores de derechos humanos por utilizar la tortura como método de investigación.

Prieto fue señalado por organismos como protector del crimen organizado, pero eso no le importó a Reyes Feriz, ya que también lo nombró su jefe de policía al inicio de la presente administración.

¿Qué quiso decir Reyes Ferriz con que la infiltración empezó desde hace 15 años? Ni siquiera se dio cuenta de que lo dijo. Podía más su enojo por los señalamientos del diputado Héctor Ortiz Orpinel. Por eso, como dicen, escupió para arriba.

La herencia

José Reyes Ferriz dejará una policía incompleta y sin el equipo necesario para enfrentar a la delincuencia común. Todo fue una gran simulación.

Los reportajes especiales publicados por NORTE en marzo de este año evidenciaron lo que era un secreto a voces dentro de la Policía Municipal. "¿Por qué no despidieron a los que de verdad andaban mal, a los que participan en asaltos y en todo eso?", preguntó una de las oficiales a este medio en uno de los trabajos periodísticios.

Otro elemento recordó cómo algunos municipales, adscritos a la Policía Especial de la SSPM y que aprobaron los exámenes, fueron detenidos en diciembre de 2008 por un asalto a la sucursal de Bancomer ubicada en la avenida Tecnológico. "Muchos de los que supuestamente reprobaron las pruebas de confianza aún siguen en la corporación, no sé si porque alguien los protege o por otra razón, pero ésos que no aprobaron están en algunos puntos fijos, como en los bancos", dijo "Pablo", un oficial con más de 10 años de servicio en la Policía. Aseguró que cuando la Policía Federal inició con la aplicación de los exámenes, los mandos protegieron a algunos elementos.

"Esos exámenes, que por cierto empezaron con cuatro policías que habían sido detenidos por el Ejército, en realidad no eran confiables, porque si uno ve, algunos de los que supuestamente los pasaron fueron detenidos después en varios delitos, ésa es una de las pruebas de que estuvieron amañados", explicó el municipal entrevistado en un restaurante del centro de la ciudad.

El 14 de abril de 2008, el alcalde José Reyes Ferriz dijo que estos exámenes "eran una oportunidad que tenemos los juarenses de poder limpiar la corporación, de hacer que esta infiltración que ha contaminado a la Policía Municipal termine, y tener elementos en los que podamos confiar".

Hoy, a unas horas de que termine su gestión, sabemos que no sólo falló. Ferriz dejará las arcas vacías, con una deuda superior a los mil millones de pesos. Pero eso sí, él y sus funcionarios más allegados se van con los bolsillos llenos de dinero.

martes, julio 27, 2010

Años después

Estos sonidos de palabra
buscaron en tu lugar de sexo
horas donde la muerte
se entregaba muda
en un parque cualquiera.
Y cuánta rareza encontré:
silbidos
noche entre ropa
armario (in)móvil que dejaste
de tus medias un fantasma.

Por Antonio Flores Schroeder
(noviembre de 2004)

viernes, julio 16, 2010

“Primero escuché una explosión”


Narra reportera de NORTE lo que vivió junto a su hija al momento del ataque narcoterrorista en Juárez


Antonio Flores Schroeder

"Mi hija me dijo que había mucha gente volteando hacia la avenida 16 de Septiembre, pero no le hice mucho caso. Luego entró una señora toda nerviosa al negocio y dijo que había un policía muerto".

Esos fueron los momentos previos a la explosión que vivió una fotógrafa de NORTE que se encontraba en la zapatería Andrea, ubicada a unos cuantos metros de la 16 de Septiembre y Bolivia.

Un minuto después, un estallido sacudió el negocio y alrededor de unas treinta personas, entre clientes y empleados, se arrojaron al suelo porque pensaron que había sido en la parte superior del edificio.

"De repente sentimos como un temblor, se quebraron las ventanas, los cristales del aparador y nos fuimos pecho tierra hasta la parte trasera de la caja".

La reportera gráfica de NORTE asegura que posteriormente se escuchó otra explosión y todo fue un caos. El local se quedó sin luz en medio del polvo que entraba por los ductos del aire acondicionado.

Informó que entre los clientes había al menos ocho niños que estaban aterrorizados porque no sabían qué ocurría.

"Nos quedamos como hipnotizados", dijo la reportera, "y sólo pude ver a gente que corría despavorida entre el polvo que había en la calle".

"Se escuchaban muchos llantos afuera del local y los sonidos de los pasos de la gente que huía del sector", narró vía telefónica, tras el atentado narcoterrorista.

Luego de uno o dos minutos, de acuerdo a su versión, uno de los empleados gritó a los clientes que se fueran a la bodega porque podría haber otra explosión.

"Fuimos corriendo hasta la bodega, mi hija y yo estábamos llorando porque no sabíamos qué había ocurrido, oí a un señor que dijo que era un bombazo, a otros que había explotado la tubería del gas, eran muchas versiones, pero todos estábamos llorando, no había luz, parecía en serio como un película de terror, porque afuera se oían muchos gritos", explicó.

En medio de la incertidumbre y el miedo, comenzaron a escucharse sirenas de policías y de ambulancias. Fue hasta ese momento que una empleada abrió la puerta trasera y pudieron salir.

Afuera olía a pólvora y a escombro. Había mucho humo y polvo en el ambiente. La reportera y los demás clientes se abrieron paso entre los policías que iban llegando.

"Lo que queríamos era irnos de ahí, no nos importaron los carros ni nada, teníamos que irnos, corrí con mi hija unas dos cuadras para hablar con mi mamá que nos fueran a recoger, no puedo creer todavía lo que ocurrió", finalizó.

http://nortedigital.mx



martes, julio 13, 2010

Análisis por Antonio Flores Schroeder Las herencias de Ferriz | Columnas | nortedigital.mx

Las herencias de Ferriz

Por Antonio Flores Schroeder

El tiempo para el alcalde José Reyes Ferriz se consume poco a poco como un reloj de arena. Su falta de cumplimiento a las promesas que hizo durante su campaña que lo llevó a la presidencia municipal en el 2007, son evidentes e inocultables.

La depuración de la Policía Municipal y el proyecto del transporte semimasivo fueron dos de los engaños que más han dolido a los juarenses.

Hoy a casi tres meses de que concluya su trienio, aún flotan como castillos en el aire muchas de sus propuestas, que difícilmente podrían enumerarse en este espacio.

Sólo para refrescar un poco la memoria, habría que regresar al mes de julio de 2007, después de su triunfo ante el candidato panista, Sergio Pedro Holguín.

Dentro de mi primer año de gobierno, dijo, contemplo la construcción de un nuevo Cereso de mínima seguridad y que sea productivo y que no represente un costo su operación. También aseguró que en materia de prevención convertiría a la Policía Municipal en un ente eficiente que se encargaría de asumir "el proceso intermedio que hay entre la detención de un delincuente y su consignación a la esfera estatal".

Alucinante y desmedido en sus compromisos, Reyes Ferriz dijo que para eso se crearía una área responsable de integrar los expedientes de los arrestados para que se iniciara un proceso sólido.

Se atrevió a decir, inclusive, que pediría a la UACJ la elaboración de un programa de capacitación de alrededor de cien abogados a quienes contrataría temporalmente para arrancar el proyecto.

Luego de sentarse en la silla de la Presidencia Municipal y después del inicio de la disputa por la plaza por parte de los grupos del crimen organizado, se le revolvieron, como dicen, las ideas en la cabeza.

Anunció la depuración de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal. Se gastaron millones y millones de pesos para hacer creer a los juarenses que al final de su gobierno se contaría con una mejor policía. Y no fue cierto.

Al contrario, el gobierno de Reyes Ferriz dejará una papa caliente a la próxima administración. Faltan muchas patrullas, armamento y de los tres mil agentes que se aseguraba pertenecían a la corporación, no son ni la mitad.

Por otro lado, en cuanto al transporte, las cosas están igual o peor que cuando Ferriz tomó el poder. Sólo que ahora parece que algunos funcionarios, incluyéndose él por supuesto, se llenaron las bolsas con recursos de los contribuyentes.

El 3 de junio de 2007, un mes antes de la elección, el entonces candidato de la Alianza por Chihuahua se comprometió a que cinco de las siete líneas que requería la implementación del sistema de transporte semimasivo funcionarían de uno a tres años.

"Juárez contará con uno de los mejores servicios de transporte, para lo cual implementaremos el sistema de transporte semimasivo que ya funciona con éxito en Brasil, Colombia, Perú, León y en el Distrito Federal", indicó Ferriz. Puras mentiras.

Las siguientes administraciones estatal y municipal seguramente se sorprenderán cuando una vez en el poder se den cuenta de la magnitud de los problemas que existen en la Policía Municipal y en el fallido proyecto del transporte semimasivo.

Es totalmente repugnante e injusto para los juarenses que se les haya mentido de esa manera. Lo más grave del asunto es que ahora tres funcionarios municipales de primer nivel que de alguna manera tuvieron que ver con la compra de los 50 camiones Mercedes Benz, cuenten con un amparo bajo el brazo ante el temor de ser arrestados.

Nos referimos al tesorero municipal Alfredo Urías; el oficial mayor Jorge Ernesto García y el director de Evaluación y Planeación, Luis Manuel Aguirre quien cuenta con licencia pues contendió en la planilla de los miembros del Ayuntamiento, ganadora de las reciente elecciones.

De lo que ha salido a la luz pública hasta ahora, nos encontramos con que de la compra de los 50 camiones, con un costo de 117 millones de pesos, no se sabe en qué se utilizaron 34 millones. ¿En dónde están? ¿Qué hicieron con ellos? Nadie sabe.

Hasta hoy el Municipio mantiene escondidas las facturas del pago de las unidades y las bases de la licitación del contrato de compra, lo que evidencia, que hay "gato encerrado".

El colmo de los colmos

El afamado "año de Hidalgo" está en todo su apogeo. Ahora resulta que sin la autorización del Cabildo, el gobierno de Reyes Ferriz puso en venta cincuenta grandes terrenos localizados en distintas partes, en un intento por ingresar a las arcas más de 60 millones de pesos.

Sin embargo para poder venderlos el alcalde tiene que contar con las dos terceras partes del Cabildo, lo que obligaría a los ediles tricolores sumar dos votos de regidores panistas, lo cual se ve ampliamente difícil.

Lo que en realidad buscan los funcionarios cercanos a Reyes Ferriz es llevarse más dinero a sus bolsillos y tapar hoyos financieros, como la diferencia encontrada de 34 millones en el asunto de la compra de los 50 camiones, encontrada por la fracción blanquiazul en el Cabildo. Es un robo en despoblado. Así de sencillo.

lunes, mayo 03, 2010

El vuelo suicida

Por Antonio Flores Schroeder

El sol cae como golpe de granizo
y se diluye entre las veredeas de las hormigas,
sube por las plantas secas y escala los cerros
hasta tomar fuerza y volar con las águilas.

jueves, abril 01, 2010

La frontera de las letras

La letra es una erupción
en el volcán de la incertidumbre;
un animal tierno o violento,
destello de fuerza que tumba
peones, caballos o reyes.

Agita los mares
y trae viejos olores a madera;
mueve el timón del barco en el desierto
y despierta a Tin Tan de su gris letardo.

Va y viene por los reductos del Diablo
ensucia caminos santos y paquidermos.
Desde hace tiempo quita vidas y dona muertes,
la letra explota y luego huele
a la sangre de recuerdos de una frontera que se pierde entre balas,
y que cae al
a
b
i
s
m
o
de las pesadillas de un cholo crudo a la orilla del Bravo.


Antonio Flores Schroeder
(Es una tarde de jueves santo)

miércoles, enero 06, 2010

Apuntes de Sophia

I

El sahuaro y la arena
retienen el tiempo.
Por un instante
(todos los siglos
se estacionan en el mar de tus ojos)
el universo nace en las olas.

II

Un grano de arena
es como una estrella.
Ambos pueden ausentarse,
nunca desaparecer.
Quizá se den el lujo de morir
y convertirse en una ilusión
(vivos a la luz de los humanos)
o irse para siempre a otras dimensiones
y dejar dicho en un buzón de piedra
que el tiempo no existe,
y nosotros, los animales
-hasta cierto punto razonables-
jamás podríamos creerles.

III

La montaña sopla
un arrastre de olas,
espuma que limpia
la piel de un cuerpo arenoso,
enorme
parte de un cactus y una gaviota
o la sombra de un muerto
que planea en el cielo
de mi mente.
La conversación del messenger
(Baboriny-Ambla Sa Sambla)

El siguiente texto fue parte de un plan espía de una agencia alemana que tuvo acceso a una conversación vía Messenger entre Baboriny y Ambla Sa Sambla.
De acuerdo a varios especialistas en el tema, estos mensajes fueron grabados en septiembre de 2008, por lo que se cree que Baboriny y Ambla Sa Sambla, aún sigues vivos en alguna parte del mundo.
La conversación, en su documento original, tiene sello de originalidad y clasificación A7A8 en en nivel de importancia.
Por obvias razones no se difundirá cómo fue obtenidO este diálogo.
Sin razones aparentes, la plática está cortada de tajo:


Ambla Sa Sambla dice:
¿Estás?
Baboriny dice:
Sí, aquí estoy
Ambla Sa Sambla dice:
oye ¿ya viste a Oriana? a la que le dabas taller
Baboriny dice:¨
¿que pasÓ?
Ambla Sa Sambla dice:
anda conduciendo noticias en una cadena asiática
Baboriny dice:
No lo creo
ya tevolviste loco man
Ambla Sa Sambla dice:
no niegues que todo salió de un sueño tuyo
Baboriny dice:
¿Es una broma?
Ambla Sa Sambla dice:
y que esta conversación sólo tiene lugar en tu mente
Baboriny dice:
Ya no sigas con eso
Ambla Sa Sambla dice:
es más
Baboriny dice:
Esto es un mundo raro
Ambla Sa Sambla dice:
ve bien, el monitor de la maquina está apagado
Baboriny dice:
ja ja
Ambla Sa Sambla dice:
ya viste que sí es?
Baboriny dice:
me quieres volver loco, Ambla
Ambla Sa Sambla dice:
que sí es Baboriny, es la otra realidad
Baboriny dice:
debe de ser una broma de mal gusto
Ambla Sa Sambla dice:
es oriana la de los otros sueños
Baboriny dice:
que buena broma, necesito que me digas dónde están las armas que dejaste en Israel
Ambla Sa Sambla dice:
No las tengo yo, eso no existe…
Baboriny dice:
Las noticas están raras
Ambla Sa Sambla dice:
Se te va aparecer en el monitor y luego orita te va a decir ¿qué te pareció Baboriny?
Baboriny dice:
le doblaron la voz
Ambla Sa Sambla dice:
sí es
Baboriny dice:
no veo la conexion Ambla, ¿por qué está en Asia?
evidentemente se trata de una falsificación
Ambla Sa Sambla dice:
No, esa es tu realidad
Baboriny dice:
quieres que regrese a la colonia de los jesuitas, eso es muy peligroso
Ambla Sa Sambla dice:
es verdad, es ella
Baboriny dice:
Ve hoy las noticias
Ambla Sa Sambla dice:
Están en todas partes, el servicio secreto de Alemania nos está siguiendo
Baboriny dice:
Hay que buscar una salida al conflicto con los varones italianos
Ambla Sa Sambla dice:
¿qué?
Baboriny dice:
Mándame dinero para regresar y recoger el dinero en el Vaticano
Ambla Sa Sambla dice:
te lo dije, el tiempo se nos ha venido encima
Baboriny dice:
ja ja
Ambla Sa Sambla dice:
todo pasó en el tiempo que estuviste en coma, tres años y 14 dias
Baboriny dice:
pero en ese tiempo mi madre apuntó todo lo que pasaba en los 138 cuadernos y no encontré nada de
Ambla Sa Sambla dice:
pero no todo
Baboriny dice:
de hecho revisé cada uno de esos cuadernos y no hay nada de eso, necesito el dinero Ambla
Ambla Sa Sambla dice:
no te quisimos decir, esa señora la contratamos junto a la demas familia que hoy tienes
estás sólo, nada más tu sobreviviste a ese avionazo
Baboriny dice:
no te creo, he visto las fotos familiares de Navidad mientras yo estaba en cama y cuando era niño
y son mis familiares, son los mismos
Ambla Sa Sambla dice:
todo es creado, conseguimos personas semejantes a ti en distintas etapas era parte de la condición para que pudieras rehabilitarte digo, no siempre se tienen experiencias del tercer tipo sí, fue un ovni lo que tiró el avión, no fue casualidad que sobrevivieras, "ellos" te llevaron
Baboriny dice:
evidentemente se trata de una broma de mal gusto
Ambla Sa Sambla dice:
tus recuerdos son sembrados
Baboriny dice:
llevo despierto tres meses
Ambla Sa Sambla dice:
hoy, a dos años de aquel incidente, la agencia cree que ya estás apto para conocer la verdad
Baboriny dice:
y mi cabeza aún tiene leves recuerdos de un corazón ausente
Ambla Sa Sambla dice:
necesitan sacar de tu cerebro los recuerdos no implantados para poder entender parte del pasado
Baboriny dijo
por eso tengo las visiones por las noches

Segunda conversación interceptada vía messenger:

Ambla Sa Sambla: Las revoluciones de los corazones no perdonan pero tampoco tienen perdón.
Baboriny: ¿cómo va todo?
Ambla Sa Sambla: BIEN.
Baboriny: Está bien.
Ambla Sa Sambla: ¿ESTAS?
Baboriny: Sí.
Ambla Sa Sambla: BIEN.
Baboriny: Compró mi esposa un cibercafé en 1978.
Ambla Sa Sambla: BIEN.
Baboriny: Y piensa remodelarlo.
Ambla Sa Sambla: PINTARLO CON BOLITAS COLOR LIMON
Baboriny: O color rosa
Ambla Sa Sambla: SEGURO LAS GAVIOTAS VOLVERIAN AL LUGAR DE LAS PALOMAS.
Baboriny: ¿Y NO TIENEN UN RATON CHIQUITUIT?
Ambla Sa Sambla: LAS TARDE DE LA TARDE.
Baboriny: CHIQUITUIT.
Ambla Sa Sambla: A LO MEJOR.
Baboriny: NO. preferiría unas vacaciones en el porche, antes que CHIQUITUIT.
Ambla Sa Sambla: TODO PAGADO
Baboriny: Sí, todo pagado.
Ambla Sa Sambla: ¿CON BONOS EXTRAS?
Baboriny: De seguro un paro al corazón, pinches huelguistas
Ambla Sa Sambla: AY AY AY
Baboriny: Sí.
Ambla Sa Sambla: YA LAS VIEJITAS TOMARON JURAMENTO Y LES DIJERON PASTEL.
Baboriny: Algunas decidieron emitir el grito (independiente).
Ambla Sa Sambla: PERO LA DE LAS BOTAS BLANCAS, ESA QUE NI SE MIDIO.
Baboriny: Sí, iba con su vestidito marca kiuujh y nadie le dijo nada.
Ambla Sa Sambla: SE PASO LA TARDE DICIENDO QUE CONOCIA A MARTHA.
Baboriny: ¿La del marcapasos?
Ambla Sa Sambla: Y YO QUE DEJE REMOJANDO LA NOSTALGIA
Baboriny: El otro día se quedó en casa
Ambla Sa Sambla: Y TE HIZO PAPILLA
Baboriny: Y si me hizo papila.
Ambla Sa Sambla: DESPUES PASO A BUSCARTE.
Baboriny: Ay apenas que te iba a comentar sobre los crisantemos.

.................
A continuación y a petición de algunos lectores de este blog, se publican algunas cartas que filtraron algunas dependencias de seguridad nacional del viejo continente a un servidor, acerca de estos personajes. Son cartas físicas y no virtuales y también existen copias certificadas de su autenticidad:


Cartas de Baboriny y Ambla Sa Sambla
(Los planes de Eschborn)


Qué buenas noticias he recibido hoy, estimado Ambla Sa Sambla, aunque déjame mencionar a través de las coléricas cortinas donde oculto mi cadáver que no lograste detonar una de las bombas. Creo que Richard no te supo enseñar los mensajes ocultos del párrafo bíblico del que te hablé.
Sin embargo, gracias a la estrategia que tuviste bien en elaborar en Eschborn (antes de que los alemanes nos confundieran con terroristas de la ETA) hemos acertado el dardo en el centro del corazón del gigante que pisotea no solo el mundo de las hormigas, sino el de los osos hormigueros.
La Risa y El Punto han recibido varias invitaciones del mundo islámico, pero después de consultarlo con la Virgen María, decidieron no ser parte del vocablo de la muerte. Acuérdate, como decía la enfermera que murió en Jerusalem: "No todo es destrucción en la lucha, también debe de existir el mensaje para aquellos que crean ser dueños de la perfección en la palabra".
Hoy por la madrugada imagino que la mansión que ocupas fue albergue para la fiesta y algarabía. Lo mereces, después de todo, ingresar a un banco por los poros de la pared y preparar el ataque de Morelos no es una empresa cualquiera. El mandatario debe de sentir pasos en la azotea y en sus tiendas donde expide todo tipo de narcóticos, los enmascarados deben haber huído con rumbo desconocido -como siempre dicen-.
Pero un día tendrás que detener el jolgorio para preparar el golpe final, no sé si pienses en Chihuahua como un buen lugar para realizar el sueño, aunque ahora no deberás usar a una enferma mental y que tenga tan mala puntería con la pistola de chorro a propulsión del honorable cuerpo de bomberos
Extraño de verdad el cielo de ciudad fúrica; los atardeceres por el lago de las Américas o los amaneceres con noticias de ejecuciones. Tu más que nadie sabe que cuando llegue a la ciudad, ambos iremos con nuestras mujeres a disfrutar de las charlas de las paloma de la Iglesia que está junto al Infierno de Palabras al Norte del País, esa que te pagaba sólo 6 centavos por semana a cambio de tu arsenal, esos versos e investigaciones sobre el desierto de la esquina.
Por ahora puedo sólo felicitarte amigo y brindar por ti desde el otro lado del mundo (dicen que los poetas ya murieron).
Saludos guerreros desde la continuidad del Viejo Oeste y hasta el final contra nuestro gobernantes.

Se acerca la nueva revolución del 2010

A 23 de mayo de 2004

Baboriny
.......................
(Las cartas del reinicio de la guerra)
El ojo de la mano

Estimando Ambla, creo que la reciprocidad de la angustia es lastimera en nosotros, sobre todo, después de un año plagado de incertidumbres o sorpresas anunciadas por el gobierno, por el Rey de la Asamblea o como dices tu y reniego yo: pudiera ser que la confabulación de la policía secreta mermara nuestra comunicación. Total.
En Zimbawe la locura es serena El sacrificio de pasar horas enteras sin todos ustedes me ha hecho pensar en tantas cosas: en el vuelo de las palomas cuando vimos a García Márquez con su carrito de paletas, el maniquí de un nombre que gritabas al pasar siempre por la boutique de San Lorenzo, allá en la ciudad oscura; cuando dormiste debajo de un camión después de una sacra borrachera; los días de París junto al robot de lentes biónicos, tantas cosas como el asalto al banco de la avenida Morelia, debes recordarlo.
He pensado en volver y en quedarme y ese ha sido el dilema. Cada mañana cuando salgo a correr al techo de mi departamento, pienso en esos artistas que dicen ser de metal cuando no han fecundado mas que decenas de letras frías patrocinadas por los jefes del cielo.
Estamos acá, en este lado de Africa, fabricando un abanico de dimensiones hasta ahora desconocidas por los occidentales. En mente está evitar que las posibilidades se nublen y que la amistad entre los pueblos no esté controlada por el mundo de las hormigas, quizá tanto como la de La Risa o El Punto.
He caminado por las tinieblas y he visto la maldad en los seres del bajo mundo, los dueños de la máquina de hacer palabras, como una vez nos dijo el doctor Tzotlitl: era verdad. He visto que el poder emana de la fábrica que mandaste a construir para fabricar bombas y te podría asegurar que me han robado mucho dinero, creo que hasta estoy secuestrado.
Los elefantes que guardé desde mi partida, escaparon por un hoyo en la pared del patrio trasero. Qué tristeza esta que te cuento hermano y pensar que ambos iniciamos la guerra juntos a un lado de la fuente, esa que estaba a un lado de la iglesia.
Pronto iré en el avión a la vuelta de la esquina, creo haber encontrado el boleto de retorno. En cinco meses nos vemos las caras, compré un nuevo ojo pero a pesar de que he debatido horas, días, semanas con Parménides, no estoy seguro de instalarlo en mi mano.

Octubre 2004

Desde la ciudad perdida, Baboriny