Barra de video

Loading...

martes, junio 30, 2009

Los Parques

(Edición1 )
Siempre me ha gustado caminar en los parques. En ellos hay movimiento, color, historias escondidas en los árboles, pequeños lugares donde las hormigas construyen universos paralelos. Desde esos lugares suele escucharse la ciudad diferente, desafinada y en blanco y negro: las ambulancias no se ven en cámara rápida, los muertos no caminan entre nosotros, el cielo no se desmorona con el hambre de los pobres.
En los parques se puede platicar lo que no se habla en la oficina ni en la cama. Uno se refleja en los niños que juegan balompié sin cansarse, sin pensar que mañana tal vez no se tenga trabajo o que uno puede morir en cualquier esquina de la avenida Gómez Morir en medio de una balacera.
En los parques puedes encontrar de todo. Parejas haciendo el amor, perros disfrutando del atardecer, mujeres treintonas caminando en busca de un amor que nunca encontrarán.
En las bancas uno se imagina que ahí han iniciado las revoluciones más importantes, la de Francia y la de dona Vicenta, la mujer de ochenta años que cambió su vida por otra y ahora es jefa de la tiendita donde se venden todo tipo de drogas.
Uno puede leer poesías de Paz mientras otros se divierten con la revista del conejito. En esos lugares uno puede sentir que está vivo, que el tiempo no ha pasado, que las horas se han detenido.

lunes, junio 29, 2009

Estoy de vuelta

Han pasado días, semanas, meses, años, desde que escribí el último texto en este blog. Como ustedes se darán cuenta, en ese último texto escribí acerca de la militarización de la lucha antinarco del gobierno mexicano. Ahora las cosas están, como dicen, color de hormiga, particularmente en la ciudad del burrito y la violencia, mejor conocida en otros lares como Ciudad Juárez. No es que uno tenga poderes mentales para adivinar el futuro, pero se veía venir. Esta es una continuación de mi consulta con el gran médico de la web. Hay que plasmar cualquier cosa, es imposible permanecer ausente de este planeta digital llamado Cuentario, que nació en el año 2003. Pasaron ya seis veranos.
Las noches y los días transcurrieron. Uno camina por los canales de la impaciencia mientras el mundo se vuelve cada vez más ilógico. El reloj ya ha avanzado lo suficiente como para haberse olvidado de la gravedad, pero no, hemos resucitado. Salimos de la tumba.
Estoy de vuelta para contar, relatar, novelizar la realidad. Estoy aquí para mostrar algunas creaciones literarias y continuar con aquel experimento llamado Cartridge, esa historia que por capítulos se desarrollaba en un viejo edificio de Nueva York.
Hice y seguiré con modificaciones de esta historia. Ya no es en Nueva York, ahora todo sucede en viejo edificio de Juárez. Las letras se pueden modificar para buscar claridad.