jueves, julio 23, 2009

El séptimo día

AFS
Cada noche en el semáforo del Paseo Triunfo de la República y avenida Del Charro hay tres vendedores de flores. Metros más adelante, en la Plutarco Elías Calles, varios jóvenes suelen jugar con fuego para hacerse de unas monedas entre los guiadores.
Hay panorámicos de Telcel y anuncios celestiales; invitaciones a huir de la selva de concreto; imágenes que cruzan a través del parabrisas.
Las estaciones de radio están calladas y tu vas hacia otra batalla. Las estrellas son luces de personas que dejaste tras las horas de un miércoles sin ceniza. A veces te das cuenta que vas con un caballo y tu armadura, otras veces no. Llevas en la mano la espada y vas cortando el tallo de sueños.
En el cruce con Américas los soldados beben la gloria de otra derrota. El parque Borunda es un mar de sirenas y el paletero que no lleva monedas en sus bolsillos camina con rumbo indefinido.
De pronto te pierdes en la oscuridad del campo de batalla y luchas contra los demonios que han robado las tiendas de autoservicio de tu mente. Estás decidido a terminar con ellos.

No hay comentarios.: