viernes, julio 24, 2009

Ayer


AFS

Extraño el mensaje,
las cinco letras que
c
a
í
a
n
como cascada en el desierto de mis manos temblorosas;
la risa que hacía ecos a todas horas del día.
El sonar de los pasos en el parque de mis rincones
con luz - oscuridad- a medias tintas,
todo eso se va extrañando
con el paso de los siglos más ciertos que cualquier otro siglo.

No hay comentarios.: