viernes, diciembre 01, 2006

Coloquio Internacional Memoria y Futuro: Cuba y Fidel

Comandante es Revolución

Joel Mayor Lorán, Pedro de la Hoz y Orfilio Peláez

Joel@granma.cip.cu
pedro.hg@granma.cip.cu
pelaez@granma.cip.cu

Los asistentes al coloquio Memoria y futuro: Cuba y Fidel suscribieron ayer plenamente la caracterización que hizo el ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Pérez Roque de los rasgos que convierten al Comandante en Jefe en un líder invicto que irradia, con sencillez, su ejemplo en la contemporaneidad. Para el Canciller cubano, Fidel encarna la unidad de nuestro pueblo. También la ética, el desprendimiento, la coherencia, el ejemplo personal, el apego a la verdad, la sensibilidad y la modestia.
Además se refirió al deber revolucionario de aprender, el rigor personal, la concepción de que una derrota no es tal mientras no sea irreversible; la aspiración a la justicia para todos, la fuerza de las ideas, el humanismo y la ausencia de odio aun hacia enemigos y traidores.
"Fidel —expresó Pérez Roque—, que aspira a que de él solo queden las ideas, está convaleciendo, recuperándose y regresando al combate, propinará a esos enemigos asentados en el odio y la mediocridad una nueva derrota".
En otro momento de su intervención comentó que "la Revolución cubana se salvó, se ha salvado y se ha mantenido victoriosa porque supo construir y defender la unidad y solo podrá permanecer y salvarse en el futuro si conserva la unidad". Al respecto recordó cómo "otras revoluciones se perdieron precisamente porque faltó la unidad".
Al dialogar con los participantes en otra de las comisiones que sesionaron durante el evento, Ricardo Alarcón de Quesada, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, dijo: "Necesitamos que Fidel se restablezca para que siga estando donde tiene que estar y estará: al frente de cada batalla hasta la victoria siempre.
"Cuba —subrayó— cuenta con un dirigente político que trabaja mucho y muy duro, con un sentido de misión, entrega y servicio, como los grandes misioneros".
Los conceptos de libertad e igualdad, intencionalmente deformados por los poderosos en el camino de implantar un nuevo orden político internacional, a imagen y semejanza de sus deseos de dominación mundial, motivaron reflexiones de los participantes en el coloquio.

No hay comentarios.: