lunes, julio 03, 2006

¿Adiós al PRI?

Antonio Flores Schroeder
El PRI fue el gran perdedor no sólo en la elección presidencial, sino en los comicios para gobernador en Morelos, Guanajuato, Jalisco y en las votaciones para diputados y senadores. Al tricolor prácticamente sólo le faltó perder su nombre.
Hasta el lunes en la noche el ex otrora partidazo obtuvo mucho menos sufragios de lo que obtuvo en la elección presidencial del año 2000. El candidato de la Alianza por México, Roberto Madrazo Pintado, alcanzó apenas 8.3 millones de votos mientras que hace seis años Francisco Labastida Ochoa obtuvo 12.6 millones de sufragios.
La oscura manera de hacer política del tabasqueño llevó a su partido a la caída más espectacular en su historia. Los escándalos con Elba Esther y los maestros, la disputa de los últimos meses con el gobernador de Sonora, Eduardo Bours, provocaron que miles de priístas abandonaran el barco político para unirse a Calderón y Andrés Manuel López Obrador.
Ya ahogado el niño diputados federales urgieron una ‘cirugía mayor’ para refundar ese instituto político, pero el problema es que muchos de los que piden esa ‘refundación’ ahora (candidatos a diputados federales) son los mismos que le han hecho daño al Revolucionario Institucional en la última década. Que no vengan ahora con que son unas blancas palomitas y que lo que necesita el PRI es la renuncia del presidente de ese partido, Mariano Palacios Alcocer.
Los resultados del domingo nos muestran que el PRI se convirtió en la tercer fuerza política, es decir, ha venido de más a menos. Según los últimos conteos del PREP el PAN obtuvo en San Lázaro 210 curules, la coalición Por El Bien de Todos 163, mientras que el PRI, muy lejos, le alcanzó sólo para ganar 113 escaños.


¿Alianza con el PAN?
Si las cosas continúan igual, el Revolucionario Institucional podría tener una segunda oportunidad, ya que el futuro presidente de la república -seguramente Felipe Calderón- tendrá que asegurar una alianza para asegurar la gobernabilidad y aprobar las reformas estructurales que se necesitan en el país.
Va a ser muy difícil que el PRD acepte una alianza en el Congreso y Senado con el PAN, porque seguramente le va hacer la vida de cuadritos a Acción Nacional por lo menos durante los tres próximos años.
No creo que Calderón vaya a querer fracasar como Fox en su intento por sacar adelante varias reformas en el tema energético y fiscal, debido al bloqueo que le impuso el PRI, que contaba con la mayoría relativa en esta legislatura que termina el último día de agosto.
Si el Partido Revolucionario Institucional bloqueó las iniciativas de Vicente Fox con la firme idea de retomar el poder, ahora el PRI tendrá que aliarse no para retomar el poder, sino para no desaparecer y conseguir, como sólo ellos lo saben hacer, algunas oportunidades en algunos otros estados, en pocas palabras, maniobrar políticamente para no llegar a la elección intermedia del 2009 completamente deshilvanado.

No hay comentarios.: