Barra de video

Loading...

lunes, abril 17, 2006

Los blogs

AFS
En las últimas horas días semanas un blog de reciente creación ha venido a inquietar a muchos cibernautas. Se trata de un espacio creado en la antesala de las elecciones federales de nuestro país y en el cual se ataca a distintas personalidades políticas de la entidad. Por supuesto, por ninguna parte aparecen él o los autores.
El blog provocó ya sus primeros estragos en un medio de comunicación local, pero de esto no voy a hablar por respeto a otros periodistas que se pudieran ver afectados. Lo que sí me interesa es tratar el tema del anonimato en los blogs. No me gusta la idea de abrir un espacio para externar ideas con un seudónimo. Vamos, el hecho de tener un blog, va mucho más allá de una simple bitácora, y en el caso de periodistas o escritores, no va escribir en la red con nombres ficticios.
Hastas estos días perduran algunos blogs que fueron creados a partir del 2003. Entre ellos figuran los de Mauricio Rodríguez (www.lapaginadezerk.blogspot.com), Jorge López Landó (feroz.blogspot.com), Edgar Rincón Luna (conri2.blogspot.com), Dolores Dorantes (tablasinasidero.blogspot.com), entre otros.
La fuerza de éstos y otros blogs a nivel nacional no se puede ocultar. Algunos tienen arriba de 50 mil visitas por año y se han convertido en un influyente medio de comunicación capaz de tocar temas que los grandes medios impresos y electrónicos no pueden tocar.
En el caso de los escritores, cansados del paupérrimo mercado editorial existen casos en los que han alimentados webnovelas, como la tratadora de letras Cristina Rivera. Algunos blogs han alcanzado un ‘raiting’ superior al que tendrían en cualquier espacio cultural de un diario de circulación nacional. La fuerza es innegable.
Inclusive, según una buena fuente, son consultados por empleados del Cisen para hacer sus reportes diarios a la capital del país ¿verdad?.
El blog va más allá de la frontera. Sigamos escribiendo, pero por favor, no olvides usar tu nombre. Seudónimo no. Que no te gane el miedo ni el ‘chambismo’.

No hay comentarios.: