jueves, marzo 02, 2006

Cómo enojarse en un día cualquiera


La gente se enoja por cualquier cosa. Es facil perder el equilibrio y enojarse así porque si. Pero hay algunos que se enojan por cualquier cosa. El otro día un conocido que no tenía nada que hacer ni nada por qué enojarse vivió una de sus peores pesadillas para poder enojarse.
Y es que primero, al levantarse, pensó enojarse porque tal vez el boiler no había calentado el agua lo suficiente durante la noche y madrugada, pero no fue así. El agua estaba hirviendo.
Se vistió y fue hacia la cocina. En el camino pensó en que posiblemente no había huevos en el refrigerador y eso le iba a causar un enojo que le ocasionaría gastritis. Pero si había huevos.
¿Por qué no me puedo enojar? -se preguntó en voz baja. No vino una respuesta cuerda a su cabeza.
Con el paso de las horas el conocido ya en su oficina, encendió la computadora. Pensó en escribir tantas cosas pero mejor pensó en ponerse a leer los blogs de sus amigos, ex amigos y ex conocidos. Y así fue. Fue la única manera que tenía nuestro querido conocido para enojarse, nunca le ha gustado leer ideas distintas a las suyas, además no le gustas las bromas.

No hay comentarios.: