jueves, febrero 16, 2006

Aquí está tu mapa
la ruta de oro que solías andar tras las huellas del escuadrón, la inimaginable tormenta de lamentos que dejaste en el camino. Este mapa es casi como el escalofrío que te hacía llorar mientras caían las bombas en el centro de la ciudad, y tu, sin mediar palabra, tomabas el cristo y lo volteabas al revés.

AFS

No hay comentarios.: