Barra de video

Loading...

domingo, octubre 09, 2005

Dios me ordenó escribir acerca del frío
(o Dios me ordenó convertirme en senador)

Por AFS
El frío llega a mi ciudad de un día a otro, en unas cuantas horas, como llegan las noticias sobre Bush y su revelación de que Dios le ordenó atacar Irak y perseguir a terroristas; el frío es como las sorpresas y ocurrencias del alcalde de Juárez; es una letra que camina por la página editorial de un diario inexistente, un paso al precipicio, una mujer dada por muerta en un lote baldío cualquiera. El frío es como sentarse a escribir sin saber qué se va escribir.

No hay comentarios.: