martes, marzo 15, 2005

¿El desafuero en manos de quiénes?
(De los locos, obviamente)


Antonio Flores Schroeder
Desde hace muchos años el poder de los narcotraficantes ha influido en el poder político. Ahora como ayer -y siempre- están en la cúspide de los controles de la nación. Los dos partidos de derecha en México (uno de ellos dictó por más de setenta años sus ideales y el otro, apenas lleva casi cinco) se han empeñado en destituir al jefe de gobierno del Distrito Federal, el cual por cierto, está muy por arriba en las encuestas rumbo al 2006 (hasta en las de Televisa, con esto les digo todo).
Estos líderes (sonorenses los dos) uno en el Congreso de la Unión (con sus voz que imita a Salinas) y el otro acabado de imponer por el Presidente de la República, afinan los detalles para llevar a cabo el desafuero de Andrés Manuel. Ahora más que nunca el narcotráfico está interesado en las elecciones del próximo año. Al primero de ellos, en 1997, el New York Times le metió una quemadota mientras era gobernador de Sonora. Al segundo, su promio amigo Nahúm se encargó de embarrarlo de estiércol. Por eso quizá los niños se preguntan:
-¿Dante Delgado o Dante Poggio?
-¿El Señor de los Cielos o el Señor de los Anillos?
-¿Osiel Cárdenas o Alberto Cárdenas?
-¿Fidel Valázquez o Fidel Castro?
-¿Joaquín Guzmán o Enrique Guzmán?
-¿Juan José Esparragoza (El Azul) o Juan José Arreola?
-¿Javier Corral o Javier López Chabelo?
-¿Francisco Barrio o Don Francisco?
-¿Ramón Galindo o Benjamín Galindo?
-¿Los sinónimos o los antónimos?

No hay comentarios.: