domingo, febrero 27, 2005

Fin de semana de libros


No salí a bares ni a tocadas con DJ de música trance. El sábado y el domingo me quedé en casa a leer. Llegó por suerte de un amigo un buen libro a mis manos. “Bartleby” de Herman Melville. Y me fui a volar en la nave de los locos. “Hubiera preferido no hacerlo”, como diría su personaje principal, ya que me puse necio durante las horas de madrugada. La novelita apenas de 64 páginas puede ser leída en una sentada por su lectura ágil. Esta creación literaria atrapa al lector y lo lleva por un mar infinito en donde al final se encuentra al ser humano. Por momentos me hizo recordar las salas de redacción en donde los personajes son así de extraños. He conocido a más de un Turkey que por la tarde en las horas del cierre de ediciones se transtorna. También a un Nippers y a Ginger. En palabras de borrachera es un viajesote.
Otro libro que empezé a leer para matar el tiempo -un tanto atrasado- es “Jacobo el mutante” de Mario Bellatin, libro que una mujer dejó por olvido en uno de mis escritorios hace ya un par de años. El inicio se puede leer.
A veces es mejor quedarse en casa.

No hay comentarios.: