martes, febrero 01, 2005

Al final

(AFS)
1 de febrero. Dos y media aeme.-No he podido dormir. Desde hace algunas noches el frío congela mis palabras. Me levanto cada madrugada a la una con veinte y ahí veo el reloj. Parece un guardían junto a sus fantasmas. Luego me vuelvo a dormir, y a eso de las tres, cuando el gato juega con su pelota de estambre, vuelvo a despertar. La visión es la misma. Empiezo a temblar. A veces las horas la muerte no la pasa bien. Esa es la verdad. Lo que es desafiante es que se asome así, cuando menos lo espero, por la ventana.

No hay comentarios.: