miércoles, enero 19, 2005

México, el país de los narcos

Antonio Flores Schroeder
Es increible que las esposas de los capos acudan a reclamar los derechos de los criminales. No han comprendido que para ellos los derechos humanos terminaron desde el momento en que cometieron sus bestiales crímenes. No imagino como una persona como el "Mochaorejas" pueda ser respetado.
Contra esos criminales todo el peso del Estado. Después de ver el poder de Osiel Cárdenas a México sólo le queda militarizar de una vez por todas la lucha contra el narcotráfico. Ojalá que la CNDH no se entrometa y empieze a defender a esta basura humana. Es lo que pienso, además de que investiguen al exgobernador Patricio Martínez por este tipo de asuntos.

No hay comentarios.: