sábado, enero 15, 2005

Día santo


Antonio Flores Schroeder
Sábado de Gloria. Se sacó la lotería. Cuántas mujeres no quisieran estar en su lugar. Nunca pensó que su vida cambiaría de esa manera cuando compró el boleto en el puesto de la esquina. Pudo haber gastado ese dinero en una cerveza o en unos cigarros o en un café. Pero no lo hizo. Mañana domingo irá con su amigo Jesús a comprar unos ramos. Total, todo sea para vivir mejor. Ahí en la florería, a unos cuantos pasos de la iglesia, los feligreses le saludarán. Algunos le besarán los pies, otros, simplemente, no podrán creer el milagro.
La pregunta que se hicieron hoy por la mañana era si Gloria regresaría con los suyos. Un vecino que la conocía desde niña dijo que se iría a Estados Unidos. A vivir mejor.
María, su madre, dijo que se quedaría en Juárez y que inclusive, mandaría a construir un albergue para niños con esquizofrenia.
Sábado de Gloria. Cuántos de nosotros no quisiéramos que el mundo fuera otro de la noche a la mañana. Aunque tuviéramos que sangrar los pies un recuerdo.

No hay comentarios.: