sábado, noviembre 05, 2005

Caminos

I

No recuerdo cuántas veces lo hice. Debieron haber sido muchas. La última vez que descendí fue el sábado, en el balcón del apartamento de una amiga que vive en la calzada del olvido. Y es que si ustedes hubieran visto lo difícil que me resultó poder escalar desde el abismo de la alfombra hasta el tercer piso del librero de la sala, comprenderían la mirada enojada de Oriana.

II

La luz amarillenta es un temblor, una baraja humedecida con whisky en una tarde fría (a medias) de tus piernas que ya no tomaré. Un relámpago tras un trago de amor a secas, un grito de la vecina borracha desde el patio donde ya no juegan
los niños locos que gustaban perder canicas entre el miedo del alacrán.

III

Letras, más letras. Alguien debería enlatar acentos y proclamar victorias contra la lengua inquisidora. Esconder los sonidos y perder monosílabos en el retrete. Esas putas palabras de más, un pinche día van a llamar a huelga y entonces no habrá más que hacer mas que una fogata con diccionarios y otros alegatos del diablo (ya existe una alerta).
Castración química...
vamos a debatir

Antonio Flores Schroeder
La semana pasada la diputada estatal por el Partido Acción Nacional, Victoria Chavira, presentó una iniciativa para aplicar la castración química contra pederastas.
Hasta el momento ha sido la prensa escrita la encargada de propiciar y difundir un debate serio entre especialistas, políticos y organizaciones no gubernamentales, y no, como debiera de ser, el Congreso del Estado.
Sería interesante conocer si la fracción blanquiazul tiene en mente convocar no sólo a la sociedad chihuahuense, sino a expertos en el tema, a que participen en una discusión para saber qué piensan acerca de la polémica iniciativa, y ver jurídicamente, qué tan factible es aplicar la medida en el estado.
Aunque la historia de la castración tuvo su inicio con el imperio romano, cuando los primeros sacerdotes cristianos la practicaron voluntariamente para mantener el celibato, es hasta hace poco que distintos gobiernos en Europa y en Estados Unidos, la han aplicado químicamente a pederastas.
La castración de violadores es una moda mundial. Uno de los últimos países en donde se puso en práctica un plan piloto para llevarla a cabo es Francia. Hace un año exactamente, el país europeo se encontraba inmerso en un gran debate, después de la propuesta de su ministro de Justicia, Dominique Perben.
Dos meses después, en enero del 2005, decidieron implementarlo con 48 delincuentes reincidentes. Éstos se sometieron a un tratamiento que inhibe las hormonas sexuales masculinas, mismo que durará hasta el 2007.
Las autoridades francesas piensan que con el proyecto es posible desmasificar las cárceles. Es interesante conocer, por ejemplo, que en el país galo el 22 por ciento de los reclusos están condenados por delitos sexuales y el 75 por ciento de éstos son pederastas.
La castración química se basa en la posibilidad de que el ascenso de los niveles de testorerona, puede aumentar la agresividad. En 1972 Kreuz y Rose realizaron un estudio con 21 jóvenes criminales y llegaron a la conclusión de que los que habían cometido en su adolescencia delitos más graves y violentos, tenían niveles superiores de testorenona.
En Alemania, uno de los países más avanzados en la ciencia, la castración química voluntaria se practica desde el año 1969 y en Suecia, desde 1993.

w California y Florida
En Estados Unidos, a raíz del crecimiento del índice de ataques sexuales contra niños y el enojo de su sociedad, en 1996 California se convirtió en el primer estado norteamericano en aprobarla como requisito obligatorio para que algunos reos pederastas pudieran tener acceso a la libertad condicional.
La castración es opcional para los pederastas primerizos y obligatoria para los reincidentes. En ambos casos, los condenados pueden escoger entre la castración permanente (extirpación quirúrgica de los testículos) y la temporal (inyecciones semanales de Depo- Provera).
La ley de Florida autoriza a los jueces a condenar a un acusado de delitos sexuales a castración química, que será obligatoria en el caso de los delincuentes sexuales reincidentes (siempre y cuando un informe médico aconseje el tratamiento). El juez determinará la duración de dicha medida, que puede ser de por vida.
Debido a que el sistema de justicia del vecino país no se anda con medias tintas (como debe de ser), si el condenado deja de recibir el tratamiento, sin la autorización de las autoridades a cargo de llevar el procedimiento químico, el reo no sólo habrá violado su libertad condicional, sino que habrá cometido también un nuevo delito.
A pesar de que los crímenes y ataques sexuales contra infantes han disminuido, en Estados Unidos es cada vez más creciente un movimiento fuerte y exigente que propone que se endurezcan aún más las sanciones contra los violadores sexuales, por eso es importante que los legisladores panistas o el Congreso en su conjunto, traten de manera civilizada el tema junto a los especialistas que pudieran poner su grano de arena dentro de esta polémica iniciativa.
En mi opinión creo que la propuesta de la diputada panista no es mala. Siempre he pensado que a la justicia no le debe temblar la mano para imponerse, para mantener la paz social y la tranquilidad de una sociedad.
En su iniciativa local, la legisladora explica que la castración química consiste en la aplicación de una inyección semanal de sustancias que disminuyan el nivel de testosterona (hormona masculina) en el delincuente y con ello es posible inhibir o eliminar el deseo sexual.
Para ello se emplearían anticonceptivos femeninos tales como el “Depro-Provera”, que disminuye el deseo sexual, dificulta la erección y la eyaculación, y reduce la frecuencia de pensamientos eróticos; o la “leuprorrelina” o el “acetato de ciproterona”, tratamiento este último para el cáncer de próstata, señala la propuesta.
El tratamiento sería aplicado en aquellos reos que aceptaran someterse de manera voluntaria, como requisito para obtener la liberación anticipada.
Es importante explicar a los derechohumanistas (que a veces parece que protegen más a los criminales), que por no tratarse de un método definitivo que implique una mutación, no va en contra de los derechos de las personas. La castración química no es irreversible, a diferencia de la castración física.

w Polémica
Si se piensa aplicar el método a los pederastas en Chihuahua, saldrían a relucir muchos detalles. Uno de ellos es: ¿Aceptaría usted que en su colonia hubiera un pederastra castrado químicamente? ¿Le gustaría que anduviera libre cerca de donde sus hijos se divierten?
Obviamente a nadie le gustaría tener a un sujeto así cerca de casa. El sentimiento de venganza afloraría tarde o temprano, como lo dice en la edición de hoy, Efrain Rodríguez Ortiz, especialista en sexología de la UACJ.
Por eso es necesario el debate y, creo yo, endurecer la iniciativa, la educación, mejorar nuestro sistema de justicia...

lunes, octubre 31, 2005

Tabernarios


Lectura desde el centro y al azar

Sábado 5 de noviembre, 8 pm, traiga a sus muertos y diviértase en una hora enterita de lágrimas y risas

Jorge López* Osvaldo Ogaz* Mauricio Rodríguez* Juan Pablo Santana*

Apuntes sobre lo ridícula que es la vida luego de las seis de la tarde.
Conjeturas sobre el arte de deshacer las bolas de chorizo en el sartén.
Métodos para conquistar la baja autoestima o perderse en el intento.
Abreviaciones que recuerdan cómo vagar de madrugada sin ser asaltado.
Habrá Exposición de vísceras.

El cóctel al final de la tanda, corre por cuenta de su bolsillo, en El Recreo, a menos que...

Mecenas Galería Studio
Pasaje del Correo, Planta Alta
Se encuentra en la avenida Lerdo, frente al PRI y al Olímpico Gay Club

Importante:- Apoye el talento local, visite la galería, recuerde que una vez concluido el Festival Chihuahua, la ciudad vuelve a la normalidad, en medio del silencio allí están los tabernarios.
Si usted gusta apoyar la causa, copie este mensaje y pongalo ensu página o bien, si carece de ella, copie este mensaje y envíelo como cadenita, total sus amigos ya están aburridos de chistes y de falsas leyendas urbanas, o ya de a tiro si no tiene correo, pues ni pedo, entonces asista al evento.

Zerk Montecristo

domingo, octubre 09, 2005

Dios me ordenó escribir acerca del frío
(o Dios me ordenó convertirme en senador)

Por AFS
El frío llega a mi ciudad de un día a otro, en unas cuantas horas, como llegan las noticias sobre Bush y su revelación de que Dios le ordenó atacar Irak y perseguir a terroristas; el frío es como las sorpresas y ocurrencias del alcalde de Juárez; es una letra que camina por la página editorial de un diario inexistente, un paso al precipicio, una mujer dada por muerta en un lote baldío cualquiera. El frío es como sentarse a escribir sin saber qué se va escribir.

jueves, septiembre 22, 2005

Sin municiones

Por Antonio Flores Schroeder


-¿Quién va a poder con este país? -se preguntó doña Martha.
-Nos vamos a joder -dijo Chifón.
-Desde que nací estamos en crisis y ni que decir de mis hijos -protestó la señora mientras la niebla de octubre comenzaba a ceder.
Chifón, un ex carpintero convertido a guerrillero del EPR tenía varias semanas en una cama de cartón. No podía comprar medicinas. El cáncer lo fulminaba una bala enemiga. Los días habían sido de mucho dolor. Vivía en una cabaña abandonada en la sierra del estado de Guerrero junto a Doña Martha, una maestra jubilada, que lo había acompañado por querer andar en la ‘lucha’. Jamás imaginaron que terminarían sin municiones y alimentándose de lagartijas, entre olor a pinos y águilas muertas.
-Vamos a ver como le hacemos para comprar medicinas -intentó dar un poco de ánimo a Chifón que se retorcía en el suelo por el dolor.
-No, ya dejalo así... me va a cargar la chingada. Ya hemos matado muchos banqueros y empresarios -repuso con sus palabras llenas de grietas.
-¿Quién se va a dar cuenta de otro culero que mandemos al panteón?- cuestionó enfurecida la maestra.
-¿Y si te agarran?
-Son unos pendejos. Soy más escurridiza que el agua.
-Vete pues pero no me traigas medicina, ve con Samuel por morfina pa’ el dolor.
Juxloba

Por Antonio Flores Schroeder

I

Eran unos cuantos. No sé exactamente cuántos. Al principio los veía cruzar desde el pasillo hacia la recámara en donde reposan los libros pacientemente olvidados. Sus apariciones terminaron por volverse un lugar común. Sólo quedó uno: Juxloba. Debió haber creído que yo no sabía de su existencia. Varias veces pude ver su sombra espíandome hasta que un día se empeñó en asustarme. Jamás pensé que sería capaz de eso. Aún sigo frío.

II

Sus ojos eran como el mar de noche. Un día lo pude ver detras del crucifijo que tengo en la sala. Todo sucedió en una milésima de segundo. El día oscureció. Estaba en todas partes. En el vaso de agua una tormenta en mi corazón, un sismo en la cama y una grieta en el techo del cuarto. Abrí la Biblia. La luz regresó.


III

Esa noche me invadió el pánico. No sabía por qué. Sólo intuía que alguien más estaba en mi habitación. El sudor inició una cascada en el desierto que era mi cuerpo una sábana de terror. Quedé inmovil. Pasaron los minutos una sombra por recuerdo hasta que al fin pude gritar. Azotó la puerta de la cocina con toda su furia. Ya no regresó.

martes, septiembre 06, 2005

Diálogo entre sicarios
Por AFS


-Ya son muchos-
-No que chingados... son menos que el año pasado-
-¿Neta?-
-¿Y ahora que chingados estás haciendo?-
-Ni madres... estoy pintando-
-Ay cabrón-
-¡Cuidado no te vayas a pintar los zapatos!
-Por ahorita soy el chido, hago lo que quiero, me los chingo como quiero-
-Estás loco cabrón, que ¿no está el hijo de Félix?-
-Es que los fines de semana sólo hay que amarrarlos con el lazo y tirar la silla con un patadón. Ya ni me traen balas-
-Cómo eres culero-
-Los putos ponen los ojos en blanco-
-¿Y que chingen a su madre?-
-Dicen que se portan mal, que hay que darles pa’bajo, killer, pues-
-¿Y tu los entierras?-
-No mames ya no se usa esas pendejadas-
-¿Los quemas?-
-Nel. Se los damos a los marranos, sólo hay que mocharlos con la sierra eléctrica-
-Me gustaría echar a los cerdos a un pinche federal que no acepta lana el muy honestito-
-Pos aquí te espero, para eso sigo pintado-
-¿Y para qué pintas la pared?-
-¿Qué no ves la sangre salpicada?

martes, agosto 23, 2005

"De lo sublime a lo ridículo
no hay más que un paso."
Napoleón Bonaparte


Antonio Flores Schroeder
Existen aquellos que se quieren hacer notar mediante una valentía mal enfocada. Luego están aquellos personajes (los desinformados) que se toman la vida muy en serio y utilizan las horas de su vida para refutar lo irrefutable, las cosas curiosas de la vida, la risa y el relajo.
Como dijera Nuria Espert (muchos años antes de la supuesta verdad), desde luego están los que sobreviven provocando tristeza al escucharlos o al enterarse de sus letras, los que no escuchan ni la voz de su corazón. Estos navegantes sordo-mudos que lo enfrentan todo sin antes reflexionar, esperan diálogo de parte de los muertos, lo cual aparentemente lo hacer para salir de ultratumba. Hablan de perros por la experiencia y piensan en animales cada vez que la noche llega.
Hace mucho Baboriny dijo que este tipo de seres no agradecen la mano tendida porque no son libres, están aprehendidos por sus egos.
Espero -esperamos- que el detractor innombrable sea capaz de aprender la lección. A nadie le gusta matar el tiempo con quienes no saben luchar contra sus propios demonios, mis demonios.

sábado, agosto 20, 2005

Estimado Ambla,

Desde hace varios días, las columnas del parque junto
a la iglesia aparecen atadas con hilo y con poesías.
A muchos ciudadanos les llamó la atención el aspecto
que presentaba el parque junto a la iglesia de la
Asunción.
Las 23 columnas que allí se ubican aparecieron atadas
con hilo y con una poesía sobre «El miedo» pegada, que
también se pudo ver en otros puntos.

Ten más cuidado, la gente se está dando cuenta...

Paraguay, junio de 1997

------------------------

Baboriny,


Temo decirte que la gente ya se dio cuenta.
Anoche vino Jacinta y me amenazó pistola
en mano. Tuve que explicarle la razón
de los demás pilares que están en el sótano
de la iglesia. Después de enterarse se partió la
cabeza de un balazo. Está enterrada en
casa de El Punto.
En Ciudad Juárez no ha llovido desde
hace cuatro meses. Los campesinos
están furiosos y quieren ir a Asunción
para rescatar de las columnas los poemas de Oriana.


Nos vemos en Barrio Quitéria, donde están la otra verdad.


Ambla Sa Sambla
Ciudad Juárez, agosto 1997.

domingo, julio 24, 2005

El viaje de las cebollas


Por Antonio Flores Schroeder
La naranja celeste se escondía en el abismo de Anapra justo a la hora en que me habló por teléfono Zerk, para que fuera a su casa y conociera una ‘nueva forma de ver la vida’.
Al llegar a su hogar no sólo me recibió él, sino un fuerte olor a cebolla. Pensé se encontraba preparando algún platillo especial para conmemorar un reencuentro más de nuestra amistad y hasta se me abrió el apetito. Pero no. La razón del olor a cebolla era otra muy distinta a la que había generado mi mente tan enferma.
-Siéntate, queremos hablar contigo -me ordenó Montecristo señalando uno de los sillones de la sala.
-¿Qué pasó? -respondí un poco desconcertado por su tono de voz (sobre todo por haber dicho ‘queremos’. ¿Había otras personas ahí?
-He descubierto algo más cabrón que los hongos de Nuevo México.
-What?
-Neta Schroeder.
-¿Que descubriste pinche loco?
La cebolla tiene poderes alucinógenos. Su esposa nos veía desde una foto vieja que colgaba en una de las paredes.
-Y ahora ¿qué chingados te pasa my friend?
No pude contener la risa. Para burlarme me paré de manos y caminé por toda su casa, pero tras los minutos Mauricio insistió:
-La cebolla tiene poderes alucinógenos.
Al fondo en la cocina, se veía un cuadro histórico que no alcanza a ver del todo. Mis ojos comenzaban a irritarse. Zerk partía cuidadosamente una y otra y otra cebolla. El cuadro histórico comenzó a verse en blanco y negro.
(Tan calladito, qué chingón, mira cómo rebana las cebollas, no mames) pensé, mientras apretaba mis manos contra el aluminio donde reposaba la cerveza pacientemente fría.
-¡Por Dios Mauricio!, ¿qué estás haciendo? -repuse tratando de recobrar la cordura.
-¿Sabías que si una persona se come quince cebollas cocidas a cierta temperatura el viaje es brutal?
-No lo sabía, y no lo creo.
-¡Te lo juro! -gritó Zerk desesperado.
Luego me contó cómo llegó a sus manos la ancestral receta mientras seguía degollando cebollas y me veía a través del reflejo de la ventana de la cocina. Sin creerle mucho acepté la propuesta de comerme quince cebollas cocidas ‘a cierta temperatura’ con tal de tomarme unas cervezas.
Después de tres horas, un plato con cebollas cuidadosamente rebanadas se encontraba sobre la mesa del centro. Y comenzamos.
Al principio el sabor me gustó pero después de la novena cebolla comencé a sentir el estómago llorar.
-Voy al baño -les dije (¿A quiénes?)
-No seas pendejo, no vayas a vomitar porque se pierde el efecto.
Cuando regresé a la sala la escena fue bastante grotesca. Mauricio estaba colgado de los candiles como un chango y reía y gritaba que las cebollas lo querían matar.
-Puta madre y ahora qué -dije en voz baja.
Luego sonó el teléfono en mi trabajo.
-Te habla Mauricio -me dijo una reportera.
-¿Qué onda Maury?
-Imaginate que compráramos unas cebollas y escribieras que si las coces a una cierta temperatura tienen efectos alucinógenos
-Agarra el trip que escribiera en mi blog que te colgabas de los candiles de lo loco que andabas -le dije en dos tiempos.
-Imaginate que todo esto no pasó
-Imaginate que todo esto sí pasó -repetí.
Eran las cuatro de la tarde. Había vómitos de cebolla en todas partes.

martes, julio 19, 2005

El regreso

Antonio Flores Schroeder
Cuando los vi por primera vez no lo podía creer. Fue hasta la tercer semana de apariciones cuando pude comprender lo que en realidad me estaba sucediendo.
La primera tarde se trataba de un jueves cualquiera. Ese día, lo recuerdo bien, la lluvia no cesó. Desde que salí de la junta de redacción y escuché el delicado sonido del trueno sentí que las cosas no andaban bien.
Seguramente quien lee esto dirá que un servidor está loco. Pero no.
Quien caminaba por el pasillo era nada menos y nada más que Roger Waters. (Sí, el ex integrante de Pink Floyd).
-A la chingada, que mal viaje -atiné a decir en voz baja.
-¿Qué traes loco? -me dijo una amiga reportera.
Quedé en silencio mientras observaba como Waters encaminaba hacia el área de prensa acompañado de una guitarra sin cuerdas.
Y ahí empezó la historia. Le siguieron distintos músicos y otros jóvenes que cargaban instrumentos musicales de todo tipo. Alu-ci-nan-te.
Después entró el equipo de luces y sonido. La fila de trabajadores se había tornado infinita. Afortunadamente nadie de los reporteros ni los diseñadores se percató de lo sucedido, ni siquiera cuando se escuchó la voz del bajista a través de uno de los micrófonos, para pedir un vodka con naranja, justo cuando se empezaba a inundar el periódico por la tormenta que lloraba afuera.
Varios de nosotros tuvimos que quitarnos los zapatos porque el agua había iniciado su escalada para ahogarnos, apenas nos llegaba a los tobillos.
No había de otra. Había que desconectar el equipo de sonido y luces que Roger había enchufado en todas partes.
El reportero de la fuente policiaca se picaba los ojos; una diseñadora pintaba fantasmas en la pared y un coeditor daba vueltas en óvalos alrededor de quince cerillos que flotaban en el agua.
Shine on you crazy diamond había empezado.

jueves, julio 14, 2005

Cartridge

Hice algunas modificaciones a este capítulo. Ahora aparecen otros objetos en torno al edificio Cartridge. Espero les guste.



Capítulo III


Antonio Flores Schroeder
Eran las cinco aeme. No podía dormir. Entreabrí los ojos porque escuché ruidos en la sala y ahí la ví. Era Oriana.
-¿Cómo entraste? -le pregunté desde la cama todavía con la voz pastoza-.
El cuarto no había dejado de girar. Mis libros estaban por todas partes.
-Una mujer se las arregla de mil maneras para alcanzar al hombre que ama –contestó Oriana y caminó hacia la habitación-, además ya me conoces como soy.
Su rostro pálido era iluminado por la luz de la noche y su cuerpo transparente dejaba ver su pasado, como las piedras de los años que guardaba en su bolsa y los discos de Roger Waters que tenía en mi refrigerador.
-¿Qué estás haciendo ahí acostado? –Repuso enojada-. Ya sabes que todos los viernes vengo a molestarte?
Sus palabras me remitieron al viejo juego sexual. Llegaron a mi mente imágenes, días, tardes en los que se suele suceder entre sábanas sin más embriagarse que con las pláticas de una mujer.
Los golpes de otras madrugadas llegaron rápido: una luz en la alfombra y un pez que muere lento sobre la arena; fotografías como relámpagos que aún se conservan en mi armario.
-A esta hora ya no sé quién soy, ni por qué estoy otra vez aquí -dijo Oriana.
-¿Deberías de avisarme antes de venir? -recobré el tono de voz.
-No, para qué avisarte. Prefiero subir las escaleras para acompañarte hasta esa cama donde te derrumbas poco a poco, a veces sigues con tu sueño mientras yo sólo te veo.
No sé cómo, pero me enloquecía (ella lo sabe). Despertar de golpe y verla ahí recargada sobre el marco de la puerta del cuarto, era aterrador.
Me levanté como pude. Tomé un trago a la cerveza caliente que dejé a medias en el suelo antes de dormirme, ese sueño, este sueño.
-Estás más flaco que la última vez que vine -sentenció.
-No me gustan los cuartos a media luz, ¿qué le hiciste a la otra lámpara?.
Aparecí en el baño para lavarme la cara antes de que un temblor en las piernas me impidiera regresar a la cama.
Apagó su cigarro un fuego el agua del lavabo que se iba. Caminó hasta la ventana y vio a medias las siluetas como fantasmas (edificios que impedían ver la ciudad).
-¿Qué te parece si platicamos un poco sobre nuestra relación? -lanzó sus dardos palabras mientras se acomodaba las medias. Sonrió.
Intenté en vano abandonarla en otras ciudades, a pesar de que me inquietaba la idea de dejarla sola, divagar en esos lugares poblados por otras personas.
-Buscaré otro amor o en el peor de los casos te seguiré -amenazó.
Fui a la cocina para preparar un café. Ella se quedó cerca de la ventana. Esperaba el sol. Oriana intuía las palabras y sus destinos, lugares exactos. Y estaba inquieta por lo que dijo. Lo supe por la expresión de un rostro de arrepentimiento en busca de un sitio para evadirse de mi aflicción.
Caminó para aguardarme en el sillón de la sala. Ahí se perdió. La idea de que yo emigrara a otro apartamento la aterraba. Le llevé la taza con café para formar un círculo de vapor frente a su cara. Nunca me ha gustado su tristeza, sobre todo cuando se guardan las esperanzas de que de un momento a otro, aparezcan las caricias y el eterno trayecto desde su espalda hacia el sexo.
Apenas le dió el primer trago al café cambiaron sus facciones. Debió haber pensado lanzarme frases hirientes en inglés y español para exhibirme con los vecinos, pero ella estaba esperanzada en rescatarme amor.
La carrera de las manecillas eran agudos ladridos de perros. Alguien tocaba con una piedra la puerta de la bodega de vino que estaba frente al edificio. Después otro mareo.
Quise acariciar las piernas de Oriana. Ya no estaba en el apartamento. Dije en silencio, dormido, que todo estaba predestinado para volverla a encontrar. Tenía que decirle eso a nadie. Poner el café. Las sábanas estaban tibias. La música había reiniciado.

miércoles, julio 13, 2005

II Aviso: Los cambios que observarán en este capítulo se basan principalmente en errores de adaptación por parte de la voz narradora. Sumé algunas visiones y corregí algunos errores que manchaban el ritmo de la lectura. Espero les guste.



--------------
Cartridge

Capítulo II


Antonio Flores Schroeder

II
A los quince días de vivir en Cartridge, después de mi divorcio en marzo del noventa y nueve, una vecina regaló luz a una niña. Su bebé debía tener apenas unos días de haber llegado a este mundo. Recuerdo escuchar sus llantos escalar la pared desde el piso quinto hasta reptar el mármol sucio y quebrado del último nivel del edificio.
Compartí con Rosario, la joven madre soltera, preocupaciones y desvelos sobre mi escritorio. Escribí sobre sus muslos versos en rima y cuentos que olvidaba como migajas en el apartamento.
En esas primeras horas de estancia en la gran manzana salía a caminar de noche al amparo de las calles fotografiadas en blanco y negro. Gustaba de reinventar impresiones de la gente que deambula con letreros colgados en el pecho.
En uno de esos paseos con rumbo indefinido conocí a Rosario. Era junio la noche y el calor a medias era difícil de soportar.
Era guatemalteca. Estaba sentada en el minimalista parque donde los niños jugaban todos los deportes en unos cuantos metros cuadrados la madrugada. Y era de día y era la noche.
Le pregunté cuánto tiempo tenía su bebé. Siete semanas, respondió. Hablamos sobre lo caro que era vivir en esa urbe. Ella trabajaba en el pequeño puesto comercial en la gasolinera de la calle Lindbergh, a unas cuantas cuadras de donde vivía.
No sé porqué le inspiré tanta confianza. También habló de su pasado. Tal vez porque necesitaba descargar su tensión que luego de algunos minutos detonó:
-Me escapé de mi esposo porque me golpeaba. Me daba en el alma como si yo fuera la culpable de su miseria –dijo de golpe.
Rosario había dejado en Guatemala a su otra hija de ocho años con su hermana.
-Me vine a Nueva York con la esperanza de soñar y olvidar –prosiguió la mujer limpiándose las lágrimas que viajaban a través de los autos que circulaban por todo Nueva York-, por eso le mando dinero cada semana para cuando yo regrese a mi tierra las cosas sean mejores.
La mujer había llegado al edificio una semana antes que yo. Arribó a la ciudad de los extravíos acompañada de una familia a la que conocía desde su infancia. Vivían cerca Cartridge.
Dejé soltar sus tormentas y alegrías que después repetiría en cada plática como si nunca se acordara de la primer vez que relató esa parte de su vida.
-Mi hija está bien y está estudiando, eso es lo bueno. Mi hermana Sandra la cuida bien. Ella es más fuerte que yo. La vida la hizo fuerte. Su esposo Vicente tomaba mucho antes y le ponía los ojitos fintos en cada borrachera.
-¿Y tu hija está cerca de él? –interrumpí.
-Sí, pero el Vicente ya no es igual –dijo con cierta desemboltura. Dirigió la mirada a su bebé y tras tomar un poco de aire, prosiguió-: El ya casi no toma y ella como es grandota y gordita, lo pone parejito cuando se pone tonto. Seguido le hablo a mi hija para ver cómo está y como va en su escuela.
Ese día nos fuimos a dormir como a las dos.
Unos días después al amanecer mientras recogía la ceniza del tiempo pacientemente acumulado en la alfombra fui al lugar donde ella trabajaba para ver qué podía comprar para comer.
En el camino se cruzaron en mi paso unas prostitutas disfrazadas de estudiantes (a las que a menudo (des)encontraba a toda hora ofreciendo sus servicios a precios cada vez más razonables). Ese tipo de cosas me sucedieron los días en los que sólo pensaba en cómo atraer la pasión de Rosario.
Y ahí estaba trabajando. Era cajera y traía puesto un saco rojo. La saludé y sonrió entre el aroma de los hot-dogs y mis lentos destellos de reflexión ausente.
Después caminé los mozaicos para creer-haber-comprar verbos infinitos una sopa instántanea. En realidad adquirí unos segundos entre el ruido de las cuatro voces que se perdían en el fondo de los refrigeradores.
De regreso, al subir las escaleras, encontré por enésima vez a la señora Enna, la del apartamento 10, exesposa de un psiquiatra canadiense que optó por suicidarse con un crucifijo en una tienda de artículos religiosos . A Enna le apasionaba mantener limpias las escaleras. Apenas los inquilinos y sus visitas subían o bajaban los escalones, ella regaba frente a su puerta detergente y cepillaba el suelo, el cual por supuesto, era el más limpio del edificio.
La autora de esa manía era salavadoreña y respiró la mayor parte de su vida en el apacible estado de Iowa.
Ahora vivía con unos gatos que aparentaban respetar la limpieza de la señora, pues saltaban resortes el piso (siempre) húmedo.
Rosario diría después que esos gatos eran igual de extraños que la viejita. Cuando alguno de nosotros caminaba por el pasillo frente a su apartamento, la idea era apresurarse para no ver la penosa imagen de la señora que parecía querer lustrar con sus trapos los tobillos de los demás fantasmas.
Subí corriendo los escalones. Era hora de ir a a trabajar a la biblioteca.

martes, julio 12, 2005

Aviso: Durante los últimos días he decidido volver a vestir a Cartridge y logré re-estructurar parte de sus primeros capítulos. Aquí les dejo una muestra de las nuevas averías de mi mente. Como ya lo había contado hace tiempo en este mismo espacio, Cartridge es una historia compuesta de muchas microhistorias. Parece que no tienen hilación pero al final después de 135 cuartillas Cartridge ha adquirido una fuerza sentimental que ha logrado por si sola obtener un espacio muy especial dentro de lo poco o nada que he escrito. Espero que les guste su nueva ropa.

AFS
---------------------------


Cartridge

Capítulo I

Antonio Flores Schroeder
Esta es una tranquilidad que desconocía. Apenas el arrastre de sus alas escondidas tras la cortina blanca, la falta de costumbre de volar y ver sin movimiento a Oriana sentada en el comedor, logran conmoverme. Es como si la voluntad de esta ciudad decidiera no volver a emerger. Enciendo la luz de la cocina y el aire que entra por la ventana de la sala huele a madera quemada.
Algo me dice que ellos se afanan a sus lugares. Las puertas no se escuchan. Pero ellos repercuten los rincones. Los sillones invisibles deben de estar ocupados. La lluvia baja por la escalera de emergencia y en el charco del precipicio de los vecinos las gotas de agua como parte de un ser total, se dicen unas a otras palabras que sólo ellas entienden.
Abrí la puerta y caminé. El pasillo está cubierto de polvo. Puedo ver las puertas de los apartamentos abiertas de par en par. Las pequeñas piedras parecen susurar cada vez que logran su cometido en las plantas de mis pies descalzos.
Ha vuelto a oscurecer. Alguien apagó la luz en la cocina. Y decidí escribir la historia.
Los dos años que viví en el apartamento del último piso del edificio Cartridge, en Nueva York, conocí algunas personas que escribieron con sol y frío la novela que iniciaba como algún otro texto, con un nombre, letras mayúsculas.
Pedro era uno de esos personajes. El indocumentado que vivía detrás de la puerta de donde colgaba el número 26. No sé exactamente de que país provenía, pero por las veces que escuché su acento subir y bajar las escaleras, podríamos imaginarnos que era mexicano, del sur, quizá de Chiapas.
Tenía unos 50 años. Muy pocas veces le pude ver los ojos. Bajo su pañoleta amarilla con tonos fuertes en azul, a veces sólo negra, traía puestos casi siempre sus lentes contra el sol.
Y volvía a oscurecer. Las voces venían de todas partes mientras me empeñaba en no dejarlas entrar. A veces golpeaba a una toalla y la dejaba morir bajo la puerta. Quemaba libros para distraerme del frío. Y amanecía.
Por las mañanas aquel migrante era el primero que se despertaba, luego algunos segundos el dolor de cabeza las mentadas de madre los inquilinos. No le importaba subir el volúmen de su estéreo a las seis y media. Varias veces escuché averías en sus bocinas y apenas transcurrían tres o cuatro días, instalaba en su aparato electrónico nuevas bocinas. Y así era.
En una ocasión bajé al primer piso donde se encontraban las lavadoras y las secadoras que me costaban veinticinco centavos de dólar. Ahí se sentó a un lado de donde yo leía The New York Times. Su respiración era agitada y de reojo me di cuenta que andaba como desesperado, como si le preocupara algo.
Después de haber estado junto al ruido de las maquinas por veinte minutos, soltó la voz:
-¿Me presta el pápiro del deportes brother? -preguntó Pedro-. Y se levantó de su lugar con sus botines negros salpicados de tierra. Los ecos sonaban sobre la alfombra oscura como serpientes deslizándose en yerba seca.
-Sí, claro –atiné a murmurar. (Me llamo Carlos Almeida, no brother) pensé.
No habló más, sólo para decir thank you mientras acomodó la sección deportiva encima de una de las lavadoras en donde yo había dejado el resto del periódico.
Los viernes cuando regresaba de la biblioteca lo veía sentado en el filo del techo del edificio. Sus piernas colgaban, parecía columpiarlas como un par de fideos ausentes en la sopa de sus hijos a miles de kilómetros de distancia.
Las primeras noches que pasé en ese apartamento oí algunos extraños ruidos que me asustaron un poco, pero nunca me atreví salir al pasillo de ventanas rotas para averiguar qué era lo que ocurría.
Un día pregunté a Carmen, una señora gorda y malolienta que también era mi vecina, qué eran esos ruidos. Me explicó que él acostumbraba, antes de dormir, arrastrar en el pasillo una cruz de madera.
-Que Pedro no le asuste jovenazo –dijo-, al principio a mi sí me espantaba pero uno tiene que ir aclimatándose a ese tipo de cosas.
-Pues sí, es raro el tipo –contesté.
-Es una costumbre que tiene –verborreó la mujer.
-¿Y usted no sabe en qué trabaja o qué hace?, quizá es un actor –bromié.
-No, ese viejo está loco –Carmen no entendió la mofa-. Con decirle que ni sé donde trabaja ni qué hace y luego no tiene ni papeles.
Esa mujer hablaba así de Pedro a base de chismes. Además ella sabía perfectamente que ese hombre no era el único en el edificio que carecía de documentos para poder vivir en Estados Unidos.
Después me comentó que un joven a quien le planchaba la ropa le había platicado que Pedro vendía droga en la high school cercana a la gasolinera.
-Pero ni le pregunte, no lo vaya a matar –advirtió con su voz ronca mientras barría el pasillo.
Durante algunas noches el arrastre de la cruz me incomodó al grado de no poder bifurcar el sueño. No fue hasta un mes que los ruidos de Pedro y su cruz se convirtieron en el pan nuestro de cada día, a la (más o menos) media noche.
Mientras pasaban los días en el barrio Campell yo leía otra vez libros como de autores latinoamericanos que no conocía, y algunos artículos de Octavio Paz que escribió en uno de esos suplementos culturales que, escondidos de los lectores, sobreviven las horas más amarillas de la biblioteca.
Repasaba también noticias lejanas de la guerrilla de Oaxaca y de otros estados de mi país al que tenía seis meses sin visitar.
Aun vago las noches que dormía con la lámpara encendida y un libro de páginas abiertas como una mujer con sus piernas apagadas sobre mi pecho.
Un día que no trabajé por una enfermedad que posiblemente la inventé cuando Rosario entre despierta y dormida me imploraba hacer el amor por cuarta ocasión, escuché gritos en el pasillo.
Cuando abrí la puerta supe que era un operativo de migración. Los hijos de puta lo subieron a una camioneta con dirección (otra vez) a los infiernos del sur.
Ni siquiera le dieron oportunidad de llevarse sus pertenencias.
Los encargados del edificio una tarde después del té, tocaron tres veces la puerta de madera donde vivía Pedro. Carmen, la mujer carnosa y olvidada, salió de su guarida y les dijo como si se fuera desnudando de ese temor que sentía por el pobre Pedro, que se lo había llevado migración los días de ayer. Y llegaba la noche otra vez y toda la historia se repetía hasta que las manecillas de mi reloj aniquilaban las baterías entre tiempo y tiempo.
A la mañana siguiente las pocas cosas que él poseía las encontré en el techo cuando pretendía en vano fumar un cigarro. Había dejado olvidado el encendedor en la cocina.

lunes, julio 11, 2005

domingo, julio 10, 2005

Domingo de ramos

Cinco cuarenta y cinco aeme. Cielo nublado. El nublado es un dolor casi indescriptible que empieza a escalar desde el estómago hasta el pecho. Despierto. No es una pesadilla, es el domingo. Pesadilla es el sudor que recorre la frente como canales de vino frío. Temblores. Visión gris. Luego la oración “Dios quítame este puto dolor de mierda”. En el tocador, las pastillas, en el techo están los chapulines, hay que esquivarlos. Esquivar la gastritis. Al hospital. Sillas de color. Remolinos imágenes adornos sobre el vitral. La imagen es una cruz roja un círculo. Suero-inyección. Casa de fantasmas -regreso- diez mil sábanas al abismo. Son las nueve. Hay que dormir, volver a dormir.
(AFS)

jueves, julio 07, 2005

“Detesto la vulgaridad del realismo en la literatura. Al que es capaz de llamarle pala a una pala, deberían obligarle a usar una. Es lo único para lo que sirve”.

Oscar Wilde

martes, junio 14, 2005

Crácter

Por Antonio Flores Schroeder

Habían regresado a su escondite. Los vi desde que destaparon la alcantarilla y uno a uno fueron escondiéndose bajo las palabras del calor. El último en entrar giró la cabeza en busca de los cuatro vientos. Encontró nada.
Escuché su dialecto por sílabas. Tres dos una humadera sobre los crácteres del asfalto imaginario.
Permanecí diez horas escondido. Tras el cristal de la ventana de la casa abandonada los veía. Luego de mil enunciados sin acento y fantasmas vistos sin color abandonaron la mentira a escalofríos. Emigraron el lodo y las leyendas hacia el olvido.
Primero fue el banquero, luego el político y el gobernante, después el empresario y el sacerdote.
Se limpiaron los restos de noche y partieron hacia donde apuntaba la brújula loca. Se esfumaron.
Corrí hacia la alcantarilla. Giré a los cuatro vientos y encontré a nadie.
Pensé saldríamos todos un oscuro laberinto. Pero no.
¿A dónde habrán ido el banquero, el político, el gobernante, el abogado, el empresario y el sacerdote?
Se llevaron la vida.

lunes, junio 13, 2005

A manecillas

Por Antonio Flores Schroeder

Tenía los años sueltos
(que llenaban los días)
al cerrar cada puerta
adioses que no volvían.
Todos juntitos -vueltos en rimas-
llovían un heladero
de falsos delirios -mis mujeres-.

Entonces era el mar a muertes
(una puta en misa)
un desierto a veranos
un cadáver transparente.



13 de junio
En el blog, tiempo muerto
a las 2:30 pm. PNDCJ

domingo, junio 12, 2005

Yo me voy a Londres...

Regresa Pink Floyd después de 24 años


Pink Floyd, una de las bandas de rock británico más exitosas, se volverá a formar para actuar en el concierto contra la pobreza llamado Live 8, informaron los organizadores.
El guitarrista David Gilmour, el baterista Nick Mason, el bajista Roger Waters y el tecladista Richard Wright actuarán en el Hyde Park de Londres el 2 de julio. No han actuado en público juntos desde 1981.
El grupo, que logró grandes éxitos con su álbum Dark Side Of The Moon en 1973, se presentará con Elton John, Madonna, Paul McCartney y Coldplay.
"Al igual que mucha gente, deseo hacer todo lo posible por persuadir a los líderes del G-8 para que asuman compromisos de importancia a fin de aliviar la pobreza y para acrecentar la asistencia al tercer mundo", dijo Gilmour.
"Es una locura que Estados Unidos ceda tan escuálido porcentaje de su producto nacional bruto a las naciones que padecen de hambre", añadió.
Waters, el fundador del grupo, se apartó del conjunto en la década de 1980.
"Cualquier desacuerdo que hayan tenido Roger y la banda en el pasado son tan pequeños en este contexto, y si volverse a unir para este concierto ayudará a captar la atención, entonces habrá valido la pena", destacó Gilmour.
El organizador de Live 8, Bob Geldof, actuó en la película The Wall de 1982, un musical de rock con la música de Pink Floyd.

miércoles, junio 08, 2005

De regreso a casa


Por Antonio Flores Schroeder

El hijo de la chingada se veía mal. Varias veces se lo dije. Su esposa, familiares y un soldado gay se lo repitieron. Hasta que llegó lo impostergable. Lo corrieron del trabajo. Esa noche que llegó de regreso a su departamento hundido bajo los espectros de mayo, varios de los vecinos se asomaron tras las cortinas sucias de sus viviendas. Fue la última vez que se pudo poner su trajae anticiclones.
Lo hubieran visto.

lunes, junio 06, 2005

Luces

Por Antonio flores Schroeder
Ese día me detuve con mi portafolio frente al puesto donde vendían cigarros en la esquina de Insurgentes y Perú. Eran las diez aeme y el día era en blanco y negro una sobredosis interestelar de camiones urbanos en esa región lejana -como todas las demás- de esta ciudad.
El tiempo pasó tranquilamente frente a mis ojos: un perro cruzó la avenida en medio del tráfico; una señora con los años a cuestas no podía pasar la calle; un ladrón corría con la bolsa de una mujer desconocida; Jesucristo se asomaba por la ventana frontal de la joyería; un cholo vendía tortas de colita de pavo; el sacerdote disfrutaba de un helado y un joven con su guitarra eléctrica surfeaba los requintos en do menor desde una de las islas de concreto.
De pronto la ciudad fue silencio. Mis manos empezaron a temblar. La historia de esta frontera cruzó los extravíos de mi vida. Dejé el portafolio junto al cigarrero y caminé apresurado hasta la Iglesia.
Sólo escuché el estallido. Me abroché las cintas de mis zapatos, oré el Padre Nuestro y emprendí en medio del ruido de las sirenas de ambulancia el camino de regreso a casa.

jueves, junio 02, 2005

Días contados

Por Antonio Flores Schroeder

Al principio era como cualquier otra gente que veíamos pasar frente a la casa en una tarde sin remedio. Era lunes y el señor Equis cargaba bajo sus hombros a un cachorro. No resultaba anormal la escena.
Tres días después el sujeto caminó por el mismo lugar. Esta vez con el cachorro un poco más grande.
El viernes cuando regaba el jardín donde he guardado la arena a un lado de los olímpicos grillos que cantan menos que en otros años, volví a ver al señor Equis.
Ese día bajo sus hombros el otrora cachorro era un enorme animal difícil de cargar -lo suponía por las gotas de sudor que resbalaban por la frente de Equis y perforaban el asfalto caliente-.
El domingo la imagen se transformó. Ahora era el perro quien llevaba al hombre en su hocico. Equis estaba muerto. La sangre aún goteaba por uno de sus oídos. Lo recuerdo bien.

miércoles, mayo 04, 2005

Cuentario

-Las razones de Fox
-AMLO, seguro en la elección para el 2006
-Ganó la razón


Antonio Flores Schroeder
La decisión del presidente Vicente Fox de sacar de la PGR a Macedo De la Concha es a todas luces una de las mejores actitudes de su sexenio.
Era evidente que el general lo había metido en aprietos. La figura presidencial se había desgastado por el panorama irreal que pintaron a Fox sobre los resultados del desafuero.
La manipulación del subprocurador de la PGR Vega Menije en este caso, llevó a México a pisar la línea de la inestabilidad social del país. Daba la impresión de que los fenómenos de algunos países latinoamericanos se ‘clonarían’ en el territorio azteca.
Fueron varios los motivos que posiblemente llevaron al Ejecutivo a doblar las manos en este asunto, pero existen dos muy importantes que quedaron grabados en la historia nacional.
La marcha del silencio fue una de ellos. Más de un millón de gentes, tan sólo en el Distrito Federal, salieron a la calle a manifestarse en contra del desafuero de AMLO.
La segunda, las más significativa, es la protesta en Oaxaca de Raúl Alberto Sánchez, un joven universitario que escribió en una cartulina: “Fox, traidor de la democracia, traidos a la patria”
Así lo describió el periódico La Crónica, de la Ciudad de México:
“El Presidente de la República lo vio y se acercó para intentar dialogar con él, pero los nervios de un ya pálido y tembloroso universitario ocasionaron que por unos minutos sólo fuera un monólogo.
"¿Qué tienes?..., ¿por qué crees que soy traidor a la patria?..., ¿por qué crees que soy traidor a la democracia?..., ¿por qué crees?..., ¿tienes miedo o qué?..., ¿por qué lo decías? ¡Habla! No te va a pasar nada, ¿eh? Tranquilo. Yo no soy ningún traidor a la democracia; al contrario, trabajé por ella".
Aún tembloroso, más pálido, el joven se animó a responder.
Raúl: No nos hagamos, señor.
Fox: Yo no hice el desafuero
Raúl: No nos hagamos, señor.
Fox: ¡Ah! ¿Yo controlo el Congreso?
Raúl: Usted solo no, señor.
Fox: ¿Eh?
Raúl: Usted solo no, señor.
Fox: ¿Quién?
Raúl. ¿Eh?
Fox: ¿Quién votó el desafuero?
Raúl: No.
Fox: No te pongas nervioso. No tengas miedo de expresar lo que piensas. En este país todos podemos hablar, todos podemos decir lo que pensamos. No le tengas miedo a decir lo que piensas...”

Eso no sólo enojó al Presidente sino lo motivó a reflexionar sobre lo que en realidad manifestaba el universitario, por cierto, también repartidor de pizzas.
En el fondo el joven le dijo que no dejara de ser un demócrata, que no traicionara lo que lo había llevado a Los Pinos en el año 2000.
Esa noche, según un reportaje de ‘La revista’ Fox cenó en Los Pinos con varios gobernadores del PRI.
Ahí les platicó el incidente con el joven y les dijo repentinamente: He tomado una decisión de Estado, daremos marcha atrás al caso AMLO.


El postre

AMLO estará en la boleta electoral del 2006. Hace unas horas el Presidente volvió a rectificar en La Paz (pareciera un lugar simbólico para decirlo) y ha manifestado su decisión de seguir en el sendero de la incipiente democracia mexicana:
"Para mí, el tema anterior (el desafuero), ni siquiera le doy título, está cerrado y resuelto, y ciertamente se hizo como una decisión de Estado para garantizar, afianzar, amarrar y totalizar nuestra democracia, para que nadie la ponga en duda, para que nadie ponga en duda la democracia electoral en el país".

lunes, abril 25, 2005

Consuma-dos

Por Antonio Flores Schroeder
Estaba casi listo, de hecho era un hecho, pero, por razones no sabidas, preferí sentarme frente a su descanso. Quizá se visualizaría como la historia más trágica de los últimos años, pero no, sólo me alisté para no alistarme y no emprender el corredero de mis dedos brincando sobre las mil y una tecla, de este tu rostro, al que ya no le brillan los ojos.

viernes, abril 08, 2005

Desaparece periodista en Hermosillo


Reporteros sin Fronteras está muy preocupada por la desaparición de Alfredo Jiménez Mota, redactor del diario El Imparcial, ocurrida el 2 de abril de 2005 en Hermosillo (Estado de Sonora, noroeste del país).
"Desgraciadamente, nada excluye que se trate de un secuestro, o peor aún, de un asesinato. El norte de México es una zona muy peligrosa para los periodistas, y en particular para aquellos que trabajan sobre los casos ultrasensibles del narcotráfico. Hacemos un llamamiento al Fiscal general de la justicia del Estado de Sonora para que adopte todas las medidas necesarias para encontrar a Alfredo Jiménez Mota. También hacemos un llamamiento a las autoridades del Estado de Sonora, para que garanticen la seguridad de los periodistas y la libertad de prensa", ha declarado Reporteros sin Fronteras.
Alfredo Jiménez Mota se encuentra desaparecido desde el 2 de abril. Según informaciones procedentes de la redacción telefoneó a una de sus colegas, "muy nervioso" según ella, hacia las 21 horas, para avisarle que tenía una cita con uno de sus contactos. La cita solo debía durar algunos minutos, y luego el periodista iría a reunirse con su colega. Después de la llamada no ha vuelto a dar señales de ida.
Alfredo Jiménez Mota, periodista de El Imparcial en Hermosillo y ex colaborador de los canales El Debate y Noroeste en el vecino Estado de Sinaloa, es un especialista en cuestiones de seguridad pública y narcotráfico. "Su trabajo le exponía a todas las represalias posibles", ha confiado a Reporteros sin Fronteras, muy preocupada, una de sus colegas de El Imparcial.
El fiscal Abel Murrieta Gutiérrez, que se ha hecho cargo del caso, en primer lugar ha establecido una relación entre la desaparición y los temas que el periodista trataba normalmente. No han tocado ni robado nada en su apartamento, donde se han encontrado intactos su material y sus dossier.



Crime reporter missing in northwestern Sonora state


Reporters Without Borders voiced great concern today about the disappearance of reporter Alfredo Jiménez Mota of the daily El Imparcial in Hermosillo (in the northwestern state of Sonora), who has not been seen since 2 April.

"We cannot unfortunately rule out the possibility of kidnapping or, worse still, murder," the press freedom organization said.

"Northern Mexico is a very dangerous area for journalists, especially those covering the extremely sensitive subject of drug trafficking, and we appeal to the Sonora state prosecutor's office to deploy all possible resources in an attempt to find Alfredo Jiménez Mota," Reporters Without Borders said.

The organization also called on the authorities in the state of Sonora to guarantee press freedom and the safety of journalists.

Staff at El Imparcial said Jiménez phoned a colleague at around 9 p.m. on 2 April to say he had to go and meet one of his contacts, who was "very nervous." He said the meeting would not last more than a few minutes, after which he would join his colleague. That was the last anyone has heard of him.

Before joining El Imparcial, Jiménez worked for the El Debate and Noroeste TV stations in the neighbouring state of Sinaloa. He specializes in covering crime and drug trafficking. "His work exposed him to every kind of possible reprisal," a very anxious colleague at El Imparcial told Reporters Without Borders.

Public prosecutor Abel Murrieta Gutiérrez, who is in charge of the case, immediately linked his disappearance to his reporting on crime and drug trafficking. Nothing was disturbed or stolen from his apartment, where his equipment and files were found intact.



Un journaliste porté disparu dans le nord du pays

Reporters sans frontières est très préoccupée par la disparition, le
2 avril 2005, d'Alfredo Jiménez Mota, rédacteur du quotidien El Imparcial à Hermosillo (Etat de Sonora, nord-ouest du pays).
« Rien n'exclut, hélas, que cette disparition résulte d'un enlèvement, ou pire, d'un assassinat. Le nord du Mexique est une zone très dangereuse pour les journalistes, en particulier pour ceux qui travaillent sur le dossier ultrasensible du narcotrafic. Nous appelons le Procureur général de justice de l'Etat de Sonora à mettre tous les moyens en œuvre pour retrouver Alfredo Jiménez Mota. Nous appelons également les autorités de l'Etat de Sonora à garantir la sécurité des journalistes et la liberté de la presse », a déclaré Reporters sans frontières
Alfredo Jiménez Mota est introuvable depuis le 2 avril. Selon les informations transmises par sa rédaction, il a téléphoné vers 21 heures à l'une de ses collègues pour la prévenir qu'il avait rendez-vous avec l'un de ses contacts, « très nerveux », selon lui. Le rendez-vous ne devait durer que quelques minutes, après quoi, le journaliste irait rejoindre sa collègue. Il n'a plus donné signe de vie depuis cet appel.

Journaliste à El Imparcial à Hermosillo, ancien collaborateur des chaînes El Debate et Noroeste dans l'Etat voisin de Sinaloa, Alfredo Jiménez Mota est un spécialiste des questions de sécurité publique et de narcotrafic. « Son travail l'exposait à toutes les représailles possibles », a confié, très inquiète, à Reporters sans frontières une de ses consoeurs d'El Imparcial.
Le procureur Abel Murrieta Gutiérrez, saisi du dossier, a d'emblée fait le lien entre cette disparition et les thèmes régulièrement traités par le journaliste. Rien n'a été dérangé ou volé dans son appartement où son matériel et ses dossiers ont été retrouvés intacts.
--
Benoît Hervieu
Despacho Américas / Americas desk
Reporters sans frontières
5, rue Geoffroy-Marie
75009 Paris - France

tél. : +33 (0) 1 44 83 84 68
fax : +33 (0) 1 45 23 11 51
e-mail : ameriques@rsf.org
/ americas@rsf.org
Vicente Fox y la Corte son los culpables.-AMLO


Andrés Manuel López Obrador se dijo inocente del cargo que se le imputó, y acusó al presidente Vicente Fox, al ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Mariano Azuela Güitrón, y a "aquellos que se aliaron con los personajes más siniestros de la vida pública del pasado, como Carlos Salinas de Gortari", de tratar de quitarle sus derechos políticos con miras al 2006.
Ante el pleno de la Cámara de Diputados, convertido ayer en Jurado de Procedencia, el perredista dijo: "No he violado la ley, jamás he actuado en contra de la justicia y nunca ha sido mi intención hacerle mal a nadie".
Y sobre su presunta responsabilidad por haber violado una orden judicial, que le exigía detener la apertura de un camino en el predio El Encino, dijo: "Nunca firmé ningún documento ni ordené que no se respetara la suspensión del amparo"; sin embargo, acusó al juez administrativo de "no tomarse la molestia de presentarse" en el predio para verificar.
Aseguró que él fue objeto del juicio de desafuero "por mi manera de pensar y actuar".
López Obrador recordó una escena que le fue relatada, y que tuvo lugar en la casa del empresario Rómulo O`Farril, en la que estuvo presente el presidente Fox. Ahí, contó, "ese grupo compacto de intereses creados le dijo al ciudadano Presidente, `nos has quedado mal, no has podido llevar a cabo las privatizaciones y la reforma fiscal. Ahora lo único que te pedimos es que por ningún motivo permitas que ese populista de Andrés Manuel llegue a la Presidencia".
Acusó a Fox "de estos procedimientos deshonrosos para nuestra incipiente democracia", y al presidente de la Corte, Mariano Azuela, lo responsabilizó "por la complicidad, por supeditar los altos principios de la justicia y de la Constitución a las meras consignas políticas ordenadas por los intereses creados del momento".
Adelantó que no recurrirá a "artimañas o a negociaciones vergonzosas, incluida la Presidencia de la República".
López Obrador les advirtió a los diputados: "Ustedes me van a juzgar, pero no olviden que todavía falta que a ustedes y a mí nos juzgue la historia", y abandonó el salón de sesiones, luego de un discurso de 26 minutos. (El Universal)

miércoles, marzo 30, 2005

Prefiera Antonio
la verdad y el arte


Por Jeffrey Schiners

Directo y polémico, el periodista mexicano Antonio Flores Schroeder reconoce que posee demasiados vicios, entre ellos el de escribir, caminar de noche y ver partidos de futból cada vez que puede; confieza que a estas altura de su vida no le agrada levantarse temprano y que tampoco piensa volver acudir a la iglesia.
“Soy una persona que va directo al corazón y que no le gustan las posturas intelectualoides”, dice el autor de 215 libros inéditos (en su cabeza).
En una entrevista exclusiva con este diario manifestó que durante los últimos días los más importante en su vida es acudir a la casa donde viven sus hijos y escuchar los cuentos que escribe su hijo Tony, de apenas seis años.
De igual forma comentó que le agrada que su hija María Fernanda, de 5 años, se esté convirtiendo en una pintura de tiempo completo que por las mañanas intenta ocultarse de su madre y abuela para no acudir a la escuela.
“La música es muy importante para mi, igual las letras y toda actividad artística, sobre todo en una ciudad donde se cuentan tantas mentiras a través de todos los medios que existen, desde las editoriales de los taxistas hasta las notas que realizan a destiempo los choferes de ruta”, indicó.
Hijo de un astronauta que nunca se subió a un transbordador y de la primera futbolista en la liga alemana, argumentó que dentro de un mes acudirá a un encuentro de poetas para aprender a escribir, ya que nunca lo ha hecho, se burló en un tono irónico.

¿Le gusta su profesión?
No. Lo hago por dinero.

¿Por qué no le gusta levantarse temprano?
Porque prefiero soñar

¿Qué le gusta de esta ciudad?
Las malas noticias

¿Bebe?
En exceso

¿Su escritor preferido?
Humandrich Tjals

¿De Dónde es?
De aquí de Juárez.
Seven ways

jueves, marzo 24, 2005

Poesía y Realidad

VIII Encuentro de Poetas en Juárez
del jueves 19 al sábado 21 de Mayo de
2005. Cd. Juárez Chihuahua.

BASES DE LA INVITACION

Pueden inscribirse todos los creadores de poesía que así lo deseen, enviando una ficha con los siguientes datos:

Nombre Completo
Lugar de Residencia / Domicilio
Teléfono
Correo Electrónico
Fecha de Nacimiento

2 Textos Poéticos Inéditos de Propia autoría (Forma
Libre) para ser publicados en una reseña del
Encuentro. Al momento de enviarlos, debe indicar que
cede los derechos de autor exclusivamente para la
publicación de dicha reseña.

3 Frases (propias o prestadas) que le gustaría ver
publicadas en un cartel o barda.
Indicar que área o temas le gustaría abordar en su
mesa de lectura:
a)Infantil
b)Poesía urbana
c)Amorosa / romántica
d)Aspectos de Género
e)Lírica
f)Épico / Histórico
g)Simbólico
h)Poesía Gráfica
i)Poesía - Performance
j)De Aliento
k)Presentación Académica
l)Presentación de Libros
m) Descriptiva
n) Lúdica
o)Otro (explique)

Favor de enviar estos datos a:
viiipoetasjuarez@yahoo.com
No se requiere ser poeta profesional, pero se agradecerá la calidad de los textos. La confirmación de su inscripción será dada a conocer de manera personal.

En caso de carecer de correo electrónico. Se puede inscribir enviando su ficha a la siguiente dirección:

VIII Encuentro de Poetas en Cd. Juárez
Ejército Nacional 5565
Cd. Juárez Chihuahua CP 32422
At'n: Juan Pablo Santana. / Coordinador General del
Encuentro'

Esta convocatoria se abre a partir del 23 de Marzo de 2005 y se cierra el 23 de abril de 2005
Agradecemos el apoyo del Municipio de Cd. Juárez, el Instituto Chihuahuense de la Cultura y del INBA – Juárez.
A todos, poetas, agradecemos su participación.

martes, marzo 22, 2005

Ambiente extraño entre poetas

Los golpes bajos entre los creadores de la literatura juarense me parecen cada vez más salvajes. Al mismo tiempo puedo palpar que a muchos de mis compañeros parece que la poesía se les ha subido a la cabeza. Uno de mis amigos (no diré el nombre porque lo estimo mucho) me dijo anoche vía telefónica que no participaría en el encuentro de poetas porque ‘le tocaba a otros’ dar a conocer su trabajo y que sólo coordinaría mesas.
El comentario, creo, no lo hizo intencionalmente -eso espero-. Yo no creo eso. Todos debemos participar en el encuentro leyendo y además si se puede, coordinando mesas o parte del evento. Ya me imagino a los poetas grandes diciendo eso o dando a entender eso. Por favor, hay que ser más realistas, no somos los Alí Chumacero del futuro. Hay que ser más nobles y colaborar para que esto salga bien.
Por otra parte, algunas personas han utilizado nombres -entre ellos el mio- para injuriar. Repito lo que dicen algunos amigos, no hagan caso, es una trampa para ‘quemar’ a ciertas personas. (AFS).
Protestarán payasos de Ciudad Juárez

Asegura asociación local
que vendrán cerca de
medio millón de personas
para apoyar al gremio

Antonio Flores Schroeder
Ciudad Juárez.- Cerca de una veintena de payasos desfilarán el próximo fin de semana en las principales arterias de esta localidad con el fin de protestar contra el uso indiscriminado de maquillaje por parte del género femenino.
La medida fue anunciada por “Pachulín”, líder de la organización “Vivan los payasos”, durante una improvisada rueda de prensa llevada a cabo a bordo de un camión urbano estacionado cerca del puente internacional Córdova-Americas.
“Es inaudito como las mujeres han terminado con el poco maquillaje que se produce en Paraguay y el cual usamos para nuestro trabajo diario”, manifestó el dirigente local.
El insólito hecho ha llamado la atención no sólo de la comunidad local que ha mostrado su apoyo a través de ‘pintas’ en bardas de la escuela y el Municipio, sino de la comunidad nacional e internacional que ha empezado a llegar masivamente a Ciudad Juárez.
“Pachulín” aseguró que de acuerdo con sus informes, ciudadanos interesados en el futuro de su organización han llegado “por cielo tierra y mar” a esta frontera.
Al ser cuestionado por la prensa nacional cómo habían llegado por mar si en la entidad no existían playas, el especialista en humor, contestó, que habían llegado por Sonora, procedentes de Baja California y que “luego vinieron por tierra hasta acá”.
La respuesta arrancó una carcajada de los presentes, incluyendo a un vendedor de chabacanos que se atrevió a lanzarle una porra.
Aunque los reporteros que acudieron a la conferencia de prensa intentaron seguir cuestionándolo, “Pachulín”, ante el asombro de los presentes, se subió a su triciclo gigante y emprendió la marcha en sentido contrario por el Rivereño, lo que casi ocasiona una tragedia al volcarse un camión cargado de sustancias tóxicas.
Minutos después la Cámara de la Industria del Humor deploró la actitud e irresponsabilidad de “Pachulín” por medio de un comunicado de prensa.


Ocupación hotelera
Ernesto Lascurain, representante de la asocialción de hoteles y paracaídas en Ciudad Juárez, indicó a Cuentario que tenían registrada una ocupación hotelera de un noventa por ciento.
“Nuestra capacidad se ha visto rebasada por la ciudadanía que parece haber respondido al llamado de los payasos”, dijo.
En las afueras de la ciudad se han instalado cientos de casas de campaña ya que se prevé que la afluencia de visitantes supere el medio millón de personas, por lo que las autoridades se han preparado recolectando latas y papel higiénico.
Descubren novela inédita de Alejandro Dumas


París.-Una novela inédita del célebre escritor francés Alejandro Dumas (1802-1870), nunca publicada en forma de libro, ha sido descubierta en los fondos de la Biblioteca Nacional de Francia, revela este el diario Le Figaro.
El hallazgo de El caballero de Sainte-Hermine, una historia de aventuras y venganza, al más puro estilo Dumas, es obra de Claude Schopp, biógrafo y gran especialista en el autor de Los tres Mosqueteros, El Conde de Montecristo o La Reina Margot.
La novela, de más de 900 páginas y a la que faltan algunas líneas que añadirá el propio Schopp, será publicada en junio próximo.
El caballero de Sainte-Hermine es "una obra mayor" de Dumas, que completa una trilogía con Los compañeros de Jehu y Los blancos y los azules, según su descubridor.
La novela de Dumas, que se preciaba de haber escrito mil 200 obras que alcanzaron gran popularidad, apareció por entregas en el diario francés Le Moniteur universal de enero a noviembre de 1869.
Pero el escritor, el autor francés más leído en el mundo, no pudo acabarla, pues cayó enfermo en ese mismo año y murió pocos meses después.
El texto aparecido en forma de folletín contenía numerosos errores por la imprecisión de su publicación diaria y Dumas no tuvo tiempo de corregirla y darle su forma definitiva, una tarea que le ha costado a Schopp una decena de años.
La última novela del escritor, que sigue el estilo de El conde de Montecristo, ya que pone en escena a un héroe carcomido por el deseo de venganza, es "un gran Dumas", afirma Schopp, que ya con anterioridad había descubierto manuscritos de pequeñas piezas de teatro, cartas o escritos cortos de viajes.
"Durante un cuarto de hora, en contacto con este tesoro, tuve la impresión de poseer el mundo", asegura el autor del hallazgo.
Los restos de Dumas descansan en el Panteón de los ilustres de Francia desde hace sólo dos años, cuando, en coincidencia con el bicentenario de su nacimiento, por fin recibió el reconocimiento que ya le habrían brindado los lectores, pero no los intelectuales, que siempre le habían reprochado un estilo demasiado popular. (El Universal)

lunes, marzo 21, 2005

Visiones a tres tiempos



Por Antonio Flores Schroeder

I

La estrella está solamente sola. Apenas dos, tres, cinco ruedas nadan el asfalto turbio del cielo, que llueve, arena y sombras, que deambulan en la parte trasera del bar. El cantinero se asoma y ríe (mientras mira el espejo de la barra en donde está el indio con su pipa de cristal, sucia, fantasma, casi imperceptible a la luz de mis ojos que están en todas partes) y me pregunta ¿qué chingadamadre se festeja hoy?

II

El día me recuerda los años de la secundaria. El futból y las descargas eróticas de la maestra de inglés. El polvo que no me dejaba ver después de bajar del camión cerca de San Lorenzo. El libro de lógica que arrojé al basurero de la mamá de mi otro vecino. Esos días en los que el viento no me dejaba encender el cigarro que luego caía despadazado al suelo y que tras los minutos encontraba en alguna otra cuadra. La música de Paul van Dyk que escucharía en Global un día de estos. Explosiones en mi cabeza.

III

El láser y los extraterrestres. La película. Salir del cine y pelear con los demás niños vestids de súper héroes. Niko Liko, el payaso de la televisión y sus pasteles que luego nos dabámos cuenta contenían carne y arroz (después de haber comido el chocolate). Meternos a la alberca (sin agua) y creer ahogarnos en el mar de los pecados. Escuchar a Dios relampaguear entre los arbustos y los pinos de la sierra tarahumara. La luz del tren surcar los pastizales de toda una vida.

martes, marzo 15, 2005

¿El desafuero en manos de quiénes?
(De los locos, obviamente)


Antonio Flores Schroeder
Desde hace muchos años el poder de los narcotraficantes ha influido en el poder político. Ahora como ayer -y siempre- están en la cúspide de los controles de la nación. Los dos partidos de derecha en México (uno de ellos dictó por más de setenta años sus ideales y el otro, apenas lleva casi cinco) se han empeñado en destituir al jefe de gobierno del Distrito Federal, el cual por cierto, está muy por arriba en las encuestas rumbo al 2006 (hasta en las de Televisa, con esto les digo todo).
Estos líderes (sonorenses los dos) uno en el Congreso de la Unión (con sus voz que imita a Salinas) y el otro acabado de imponer por el Presidente de la República, afinan los detalles para llevar a cabo el desafuero de Andrés Manuel. Ahora más que nunca el narcotráfico está interesado en las elecciones del próximo año. Al primero de ellos, en 1997, el New York Times le metió una quemadota mientras era gobernador de Sonora. Al segundo, su promio amigo Nahúm se encargó de embarrarlo de estiércol. Por eso quizá los niños se preguntan:
-¿Dante Delgado o Dante Poggio?
-¿El Señor de los Cielos o el Señor de los Anillos?
-¿Osiel Cárdenas o Alberto Cárdenas?
-¿Fidel Valázquez o Fidel Castro?
-¿Joaquín Guzmán o Enrique Guzmán?
-¿Juan José Esparragoza (El Azul) o Juan José Arreola?
-¿Javier Corral o Javier López Chabelo?
-¿Francisco Barrio o Don Francisco?
-¿Ramón Galindo o Benjamín Galindo?
-¿Los sinónimos o los antónimos?

sábado, marzo 05, 2005

Otra de gabachos


Nada más y nada menos que todo indica que los militares estadouninse que supuestamente intentaron liberar a la periodista italiana Giuliana Sgrena, en realidad la quería matar.
Pier Scolari, compañero de la reportera, dijo que los militares de Estados Unidos no querían que saliera viva del país árabe por las informaciones de que disponía.
"Giuliana tenía informaciones y los militares estadounidenses no querían que saliera viva", dijo Scolari tras señalar que no descarta que el tiroteo contra su automóvil, que costó la vida al agente secreto Nicola Calipari, fuera "una emboscada".
El Universal citó a través de su edición digital que “Desde Roma se contradicen este sábado las versiones preliminares del mando estadounidense en Irak, según las cuales los italianos no habrían avisado del paso de su automóvil por los controles camino del aeropuerto”.
Pier Scolari subrayó, haciendo de portavoz de Giuliana Sgrena, que se habían dado "todos los avisos" y se habían pasado "todos los controles, porque el automóvil con la periodista se encontraba a unos 700 metros del aeropuerto de Bagdad".
Esto no viene más que refrendar el autoritarismo y nacismo del gobierno estadounidense
El compañero de Giuliana Sgrena, que ayer viernes viajó a Bagdad para acompañarla en su viaje de regreso este sábado a Italia, dijo que el tiroteo se produjo "en directo telefónico con Palazzo Chigi -sede del Gobierno italiano- hasta que los soldados estadounidenses cortaron la comunicación".
Tras el suceso, en el que resultó herida la propia reportera y otros dos agentes que iban en el vehículo, el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, convocó de forma urgente al embajador de EU en Roma para expresarle su protesta y pedir una aclaración.
Lo anterior podría ser el principio de la ruptura entre ambos países. En una comparecencia nocturna, Berlusconi utilizó un inusual tono de dureza con la administración estadounidense y dijo que se trataba de un asunto "muy grave" y que "alguien debía asumir responsabilidades".

jueves, marzo 03, 2005

Vuelven guerrillas literarias


Todas las fronteras son las mismas fronteras. Aquí como en las otras, los grupitos literarios intentan una vez más, volver al ataque, inmiscuirse en el próximo encuentro de poetas a través de sus torcidas maneras de hacer ‘política literaria’. Esos golpes bajos que suelen dar como los ‘secuestros’ de las instituciones nacionales asentadas en la ciudad del burrito y la violencia, los delatan, aunque intenten pasar desapercibidos con su sábana de dobles personalidades. El encuentro será un éxito no por las personas que lo organizan sino por los petas que vendrán a participar junto a los creadores de esta ciudad.
AFS.

miércoles, marzo 02, 2005

El siguiente texto apareció entre mis archivos. Se trata de un diálogo (enfermo, por supuesto) entre la escritora Dolores Dorantes y un servidor. Fue redactado mientas trabajabamos juntos en un periódico de Sonora durante el verano ardiente del 2003. A ver si les gusta, si no, aquí está de todas maneras:


D.D.: Somos el espectáculo. Ver cómo pienso. Todos quieren ver cómo pienso. Y no es que no pueda despojarme de mi ego para escribir esto, no es que sea yo en todo lo que giro. Todos quieren ver cómo pienso significa que cada persona que se para enfrente quiere saber qué tienes adentro de la cabeza.

A.F.: Somos un espectáculo, la puerta que está al fondo, la luz metiéndose a través de (...), la vela un silencio, luego el piano, el cuchillo ahí, las manos, un do, re sostenido, la verticalidad del techo, sin color, un niño a la orilla de una lago, la arena.

D.D. Y el amarillo, como sol (creo)
Pero brillante, verano (claro), bronce
esto es una tragedia. Las subidas, cañadas
La noche tiene las luces muy arriba
coronadas.

A.F.: Desconectados, así vivimos el círculo de ir y venir, de estar a la hora equivocada, el lugar exacto, una gota de agua que cae al abismo de la alfombra, tu seña oculta, bajo las sábanas una corriente de viento, la imagen, esa extraña forma de ver como esquiva la oruga el pantano, el lodo, una machoa de años, y ese bronce, un claro entre las letras, una cañada.

D.D.: Una maquinita
Un jueguito con el aroma dulce de los diminutivos
¿Grano es lo mismo que semilla?
Belleza

A.F.: Lo secundario es lo primero, todas las cosas que dejaste, ocultas, pintadas con apuro, detrás de esas ventanas, una calle de vidrio en primavera, una cortina que está ahí sin ninguna razón.

D.D.: El espectáculo sólo nos queda por la noche. Una página en blanco flota y brilla enfrente de nosotros en la noche.
La redacción. La lotería.

A.F.: Ese número con el que jugaste toda una vida, ese cuarto, ese libro, cada época dispersa sobre azul de una revista, una pluma en el desfiladero, toma sus alas, se arroja, piedra, alfiler hacia el río, ese canto que escuchaste en el vientre, una voz, El Diablo apostado en la orilla de la coma. Punto final.

D.D.: No se vale nombrar. Loida, Dinora. Los hombres no tienen nombre.

A.F.: Oriana no tiene nombre. Sílabas derrotadas por la fluctuación del peso frente al dólar, una noticia cualquiera en el cenicero de un periódico. Nada que escribir.

D.D.: Un amigo me dijo que lo llamaban los objetos. Entonces te vi. Con una parte blanca y amarilla. Una para roja. Tuve que llevarte.
(Lo decía por El Diablo)
Cartridge

XI


Antonio Flores Schroeder
Era la brisa de silbidos las menos diez de la noche. Intentaba distraerme, aprovechar las horas, salir del fuego al cuarto y después recorrer las calles. Miles de anuncios. Pero no pude siquiera seguir mis pasos en el pasillo más limpio del edificio.
Al principio me atrapó la confusión, el descrédito de una escena que tal vez por ser tan real me pareció una mentira. Ahí estaba acostada, junto a una caja de zapatos. El sollozo.
Permanecí callado. Creí en el silencio más que en las palabras (¿alguna vez fue diferente?). Muy cerca de ella una decena de gatos contemplaba el lamento de la viejita. Al paso de los detestables segundos rompí cualquier lazo con el futuro, pero ella prefirió mantenerse en el pasado.
Diez parpadeos y se levantó con la caja de zapatos. Caminó por el pasillo unos metros hasta llegar a una ventana. Habrá que tirar este cadáver. Corrió la cortina y lo acarició. Es bella la noche.
Daba la impresión de que Enna no se había percatado de mi presencia. No estaba ahí. Quizá no era ella. Tal vez caminó de vuelta a su apartamento.
Abajo las aves de la oscuridad se había reunido en torno a su alimento. Las estrellas brillaban.
Lejos, varias cuadras, se aproximaba una banda de músicos. Entonaban “La Cucaracha”. Desde esa ventana, sus sombras empujadas, las luces que habían dejado atrás. El callejón que cortaba el camino hacia la gasolinera Lindbergh fue un misterio hasta que dieron vuelta para pasar junto al gato y las aves. Seguir la marcha.
Esa música la escuché toda la noche. Me levanté como a las cuatro para apagar el modular. Hacía mucho calor.

martes, marzo 01, 2005

¿Por qué no salimos en vez de seguir nombrando a la gente? Parecemos fantasmas que hablan de otros fantasmas; es malsano.

Julio Cortázar
(Tomado de su novela “62/Modelo para armar”).

lunes, febrero 28, 2005

Muere poeta italiano Mario Luzi


El Universal
Mario Luzi, poeta, ensayista y senador vitalicio italiano, falleció el lunes en Florencia, informaron las autoridades. Tenía 90 años.
Luzi murió en su casa en la mañana, dijo Giovanni Di Fede, portavoz del ayuntamiento. No se informó la causa del deceso.
Considerado como uno de los mejores poetas italianos del siglo pasado y una figura muy respetada, con frecuencia Luzi fue mencionado aquí como la mejor esperanza italiana para obtener el Premio Nobel de Literatura, un honor que nunca alcanzó. El año pasado fue nombrado senador vitalicio.
En todo el país se emitieron condolencias. "Con Mario Luzi, Italia pierde a una de sus voces más puras, claras y fuertes", afirmó el mayor de Roma, Walter Veltroni, en un comunicado.
El ex primer ministro y ex presidente de la Comisión de la Unión Europea, Romano Prodi, declaró desde Eslovenia que Luzi fue "uno de los poetas más grandes de nuestro país", informó una agencia noticiosa.
"Un hombre especialmente amable, con gran sensibilidad, un poeta", dijo el ministro de Cultura Giuliano Urbani.

domingo, febrero 27, 2005

Entre la nube y la bala

Antonio Flores Schroeder
Siempre que me levantaban los disparos en la sierra escuchaba a mi padre decir “En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea, siempre que ése, nuestro grito de guerra, haya llegado hasta un oído receptivo y otra mano se tienda para empuñar nuestras armas, y otros hombres se apresten a entonar los cantos luctuosos con tableteo de ametralladoras y nuevos gritos de guerra y de victoria”.
Luego ya empuñado en armas sacaba el rifle por la ventana y mi madre sólo atinaba a decirle “Ay antonio, ya estás soñando otra vez”.
Con el tiempo supe que las palabras de mamá tenían otra razón para existir en ese momento y que no se trataba de la realidad, sino de la otra realidad.
Ahora cada vez que disparo recuerdo los árboles esquivando las tanquetas entre referencias de otros días.
(AFS)
 
Fin de semana de libros


No salí a bares ni a tocadas con DJ de música trance. El sábado y el domingo me quedé en casa a leer. Llegó por suerte de un amigo un buen libro a mis manos. “Bartleby” de Herman Melville. Y me fui a volar en la nave de los locos. “Hubiera preferido no hacerlo”, como diría su personaje principal, ya que me puse necio durante las horas de madrugada. La novelita apenas de 64 páginas puede ser leída en una sentada por su lectura ágil. Esta creación literaria atrapa al lector y lo lleva por un mar infinito en donde al final se encuentra al ser humano. Por momentos me hizo recordar las salas de redacción en donde los personajes son así de extraños. He conocido a más de un Turkey que por la tarde en las horas del cierre de ediciones se transtorna. También a un Nippers y a Ginger. En palabras de borrachera es un viajesote.
Otro libro que empezé a leer para matar el tiempo -un tanto atrasado- es “Jacobo el mutante” de Mario Bellatin, libro que una mujer dejó por olvido en uno de mis escritorios hace ya un par de años. El inicio se puede leer.
A veces es mejor quedarse en casa.

martes, febrero 22, 2005

Los años de la pelota



Antonio Flores Schroeder
Desde niño me gustó el futból. Jugaba con amigos el parque hasta que el sol desapareciera tras el cerro bola. Eran días en que los partidos se prolongaban hasta la oscuridad. Y entonces como si tratara de un juego de beisból, los resultados finales de vez en vez eran veinte contra diecinueve anotaciones.
Eran horas en las que uno podía perder la conciencia por salir avante.
Los jugadores de ese ayer éramos amigos hasta el alma. Uno de ellos se llama Jesús “El Quesillo” Soto. Un cazador de goles. Si le pasaban la pelota en la media cancha y si se trataba de una descolgada se cantaba anticipadamente el gol. Era una liebre. Entonces como yo me desempeñaba como centro o extremo, nos decían “la mancuerna perfecta”.
Otro de los jugadores era “El Alex”. Un niño que se jugaba la vida en cada partido y que a mi me daba miedo cuando el chamacón se barría como una aplanadora contra mis agrietados tobillos.
Un día durante la fiebre del futból en Ciudad Juárez, cuando las Cobras arribaron a la Primera División, decidimos formar un equipo que se llamó Cobras de San Lorenzo. El entrenador era nada más y nada menos que Jesús Galván “El Guayú”, el único jugador de las Cobras nativo de esta frontera. Era tío de “Victorito”, un niño todavía más niño que nosotros y el que -sin exagerar- parecía jugar como el ahora tristemente cocainómano Diego Armando Maradona.
Invitamos a unos niños del Fovisste en donde había de todo, desde delanteros, medios y defensas. Luego conocí en la Federal Uno a un portero de ensueño, hijo del profesor de educación Física de esa secundaria, y que por cierto, usaba un parche en alguno de sus ojos por haberlo perdido en su juventud. El salvametas se llama Adrían Castillo y cuando lo invité a ‘porterear’ lo vimos volar y tapar cualquier intento de la pelota por surfear las redes.
Jugábamos los sábados por las mañana en el Tecnológico de Juárez y casi siempre éramos un tsunami que arrasaba con el rival.
Mi único gol, porque ahí jugaba como defensa, fue en un tiro de esquina. Uno de nuestros delanteros la cabeceó y fue a dar hasta donde estaba yo parado muy cerca de la portería. La metí con la cabeza. Golazo. Lo festejé como si fuera el último día de clases.
Alrededor de esa fecha, cuando estaba en la secundaria, en primer año, me convertí en la estrella de los torneos intramuros. Llegamos hasta la final contra el “Grupo B”, y un partido antes, en la semifinal, quedó una pelota suelta en el área grande que la metí de media chilena. Ni yo lo creí. Las adolescentes aplaudieron tanto que casi experimento una eyaculación frente a las jovencitas.
Una semana después fue la final contra el referido equipo que vestía de azul -así como los panistas- y nos ganaron 3-2.
Durante el partido salimos expulsados el capitán del equipo, que era Rodolfo “El Fito” Machado (ahora músico profesional) y yo. Fue terrible. Salimos de la cancha llorando después de recordarle la madre al arbitro, por cierto se trataba de “El Palomo”. Eso nos costó que nos expulsaran de la secundaria y perdiéramos el año escolar.
Por supuesto que también había partidos de “banca a banca” que consistían en un juego sumamente agobiante, pues era uno contra uno y los goles se metían en las diminutas porterías que se formaban bajo las bancas del parque. La extensión dependía de las “retas”. Si esperaran tres o cuatro generalmante era a los tres goles. Sin embargo, a veces el Diablo nos aconsejaba jugar hasta los diez goles porque no había más “retas”. Cansadísimo. En una ocasión otro de mis amigos “El lonches” jugamos desde las tres de la tarde. Al principio el sol. Luego los minutos las nubes y la lluvia. Volvió a salir el sol y llovió otra vez. El partido duró cuatro horas. De verdad.
Años después fui a dar a las fuerzas básicas de las Cobras, ya en la última temporada en Primera División de éstas. De no haber sido porque dejaron caer al equipo, posiblemente un día hubiese debutado aunque fuera en las reservas.
Ahora con los años perdí el contacto con varios de esos amigos. De “El Quesillo” no sé que pasó. Lo último que supe fue que era un cantante de un grupo de música popular de Televisión Azteca y creo que hasta le anda entrando a la onda teatrera. Vive en el Distrito Federal. De “El Alex” tampoco sé que fue de él. Estudió psicología en UTEP y trabaja -creo- como asistente social en el gobierno gabacho.
Ahora lo único que me mantiene atado al futból es la televisión y -por supuesto- la cerveza. También una que otra vez, una patada a un balón en las porterías del Tecnológico, cuando nos echamos una cascarita mi hermano y yo. Sólo eso.

sábado, febrero 19, 2005

Sobre la música TRANCE

Hace aproximadamente ocho años escuché por primera vez la música trance y otros tipos de desquebrantos electrónicos.
Sentir la conversión del rock clásico hacia el flujo de cientos de sonidos electrónicos me llevó sólo algunos minutos. Eso ocurrió mucho antes de que los brillos de diamantes locos se pusieran de “moda” en México.
Un día llegó a casa mi hermano con un disco y me dijo “se acabó el rock, ahora eso ya es música clásica, estamos en una nueva etapa musical”.
Su afirmación al principio me parecía disparatada, pero conforme pasaron los días, supe que tenía razón. Después de escuchar a diario la música de Pink Floyd y otros grupos de su estilo, me uní a los gustosos de la música que enciende a los jóvenes ‘rave’, aunque -aclaro- no he sido partícipe de sus explosivos conciertos, no por falta de ganas sino porque la policía ‘revienta’ seguido ese tipo de fiestas.
El sonido de Tijs Verwest, conocido en el mundo como DJ Tiesto, es verdaderamente alucinante. Su música es el compuesto de los ritmos cardiacos y cerebrales. Sólo así la puedo catalogar. A veces como un vuelo de una tortuga y en otras ocasiones como la caminata de una liebre.
Lo único que me queda es invitarlos a escucharla con detenimiento, relajados y en la soledad, para que sepan disfrutarla. Pronto se darán cuenta la magia que tiene en su ‘ruido’.
(AFS).

martes, febrero 15, 2005

miércoles, febrero 02, 2005

Propuesta Schroeder


AFS
Esta mañana el pequeño Lucifer amaneció con ganas de proponer ante el honorable Congreso de la Unión hacer jabón con narcotraficantes. La propuesta incluye, según me contó don Diablo, reciclar algunas viejas ideas alemanas para ahorrarle dinero al Estado, además de reducir la población mexicana que en los últimos tiempos ha crecido de manera desmesurada.
Con lo anterior evitaríamos -según Lucifer-, discusiones que no nos llevan a ninguna parte. Por ejemplo la pena de muerte, ya que es casi seguro, que los activistas en pro de los derechos humanos estarían en contra y obvio, provocarían serios problemas viales en las ciudades grandes como la nuestra.
Además, el gobierno evitaría -pude deducir de su propuesta escrita- estar contratando tiempo estelar en las dos principales televisoras para difundir su guerra mediática contra los capos del crimen organizado.
A media tinta no parece una mala idea. Es necesario que el Ejército quite el poder a las autorides policiacas que combaten ese delito. Hasta la fecha no se han visto resultados razonables. Lucifer entrado en copas me dijo que inclusive apoyaría que los soldados que matan niños en otros países como en Irak, vinieran a eliminar a los narcotraficante violando todos sus derechos. No es mala opción.

martes, febrero 01, 2005

Al final

(AFS)
1 de febrero. Dos y media aeme.-No he podido dormir. Desde hace algunas noches el frío congela mis palabras. Me levanto cada madrugada a la una con veinte y ahí veo el reloj. Parece un guardían junto a sus fantasmas. Luego me vuelvo a dormir, y a eso de las tres, cuando el gato juega con su pelota de estambre, vuelvo a despertar. La visión es la misma. Empiezo a temblar. A veces las horas la muerte no la pasa bien. Esa es la verdad. Lo que es desafiante es que se asome así, cuando menos lo espero, por la ventana.

lunes, enero 31, 2005

El Santo y Blue Demon en la biblioteca Tolentino


El viernes pasado presentaron en la biblioteca Tolentino el libro Ciudad de Cierto Río. Invitado por el compilador José Manuel García-García, fui el primero en llegar. Luego llegó López Landó y Mauricio Rodríguez acompañado del escritor Rubén Moreno.
Tras los minutos como una suerte de lluvia estelar, llegaron los demás. También los asistentes. Todo estuvo muy bien, salvo los textos de un joven y una dama, a los cuales no tenía el gusto de conocer.
Exáctamente cuando el primero de ellos comenzó a leer, se oscureció el ambiente (de risa), tras una línea que escribí a Mauricio Rodríguez, obvio, sin que los asistentes, que eran muchos, se dieran cuenta.
En una de las hojas que llevé para apoyar mi lectura, escribí a Mauricio: "Imaginate que bajara El Santo y Blue Demon con una soga y que cayera encima de la gente".
Lo anterior fue ocasionado por el aburrimiento y depresión que causó en mi y en dos o tres personas que habían acudido a leer su trabajo literario.
Para quienes no conocen la biblioteca, existe un segundo piso. De ahí, supuestamente, bajarían los extintos luchadores.
Esa línea causó una risa extrema en Mauricio. Y después a López Landó. El primero de ellos afectado aparte por la tos, se levantó y sólo atinó a decirme en voz baja: "Te clavaste".
El hecho me causó todavía más risa. Tuve que levantarme. Afortunadamente (creo) nadie se dio cuenta del incidente.
Después del vino y los antojitos que se repartieron al final, casi cuando estábamos por irnos, me llamó la atención una soga que colgaba del segundo piso de la biblioteca. Parecía la de los luchadores, pero por salud mental, preferí olvidar la imagen.
Por lo demás, la lectura fue un éxito. Mucha asistencia. Buenos textos de Mauricio, Jorge y el mejor sonetista de Chihuahua que ustedes ya conocen quién es.

(AFS)







lunes, enero 24, 2005

Mentiras con sabor a mentira

AFS
No cabe duda que la mentira es un signo representantivo del actual gobierno federal. Nadie puede creer la palabrería que sale de las bocas corruptas que han permitido que el narcotráfico se apodere del país. Hasta ahora la guerra declarada al hampa organizada, es sólo mediática. Las televisoras nacionales tienen que rendir cuentas por las grandes cantidades de dinero que reciben por la publicidad oficial. Los capos, esos que escupen al gobierno, siguen gobernando la criminalidad desde la cárcel. Mientras tanto, afuera, las autoridades protegen a sus miles de agremiados, reciben sus dádivas y hasta comen con ellos.
El gobierno no puede autodeclararse la guerra. Muchos políticos están involucrados en el negocio de las drogas. Es imposible. Beltrones es uno de ellos. Sólo hay que excarbar su pasado en Sonora y las investigaciones de la DEA. Pero existen más de esos criminales de cuello blanco. Andan libres. Caminan las calles sin ningún tipo de temor. Están protegidos. Se puede ver en los estados del norte de la república. En Chihuahua es visible. En la sierra tienen sus ranchos. Descansan después de haberse salvado de atentados. Ni las balas pueden contra ellos.
Por eso el gobierno federal no dice la verdad. Sólo trabaja en la fabricación de las mentiras. Y trabajan mal. Ni siquiera eso saben hacer. Crear gabinetes al vapor no sirve de nada. Si el ejército entrara de verdad a la lucha contra el narco triunfaría. Pero el gobierno no lo quiere así. Hay muchos intereses. Ojalá que nuestros ojos vean un día lo contrario. No lo creo.


miércoles, enero 19, 2005

Deseos

Durante los últimos días he soñado despierto. A veces cuando manejo las avenidas ha vuelto aparecer su rostro sobre el parabrisas. Luego en el retrovisor, después en todos lados.
He tenido que tomar alcohol hasta perder el suelo.

(AFS)
Regresos

-¿Repitiré la historia? -se preguntó el escritor al levantarse una madrugada de enero.
Era la lluvia. El infierno.

(AFS)
México, el país de los narcos

Antonio Flores Schroeder
Es increible que las esposas de los capos acudan a reclamar los derechos de los criminales. No han comprendido que para ellos los derechos humanos terminaron desde el momento en que cometieron sus bestiales crímenes. No imagino como una persona como el "Mochaorejas" pueda ser respetado.
Contra esos criminales todo el peso del Estado. Después de ver el poder de Osiel Cárdenas a México sólo le queda militarizar de una vez por todas la lucha contra el narcotráfico. Ojalá que la CNDH no se entrometa y empieze a defender a esta basura humana. Es lo que pienso, además de que investiguen al exgobernador Patricio Martínez por este tipo de asuntos.
Cartridge


X

Antonio Flores Schroeder
De vez en vez Rosario me pedía que le contara historias. Y yo sacaba de entre otros cuentos lo que platicaba mi padre durante mi infancia. La mayoría de sus anécdotas sucedían en la capital de Chihuahua.
Una de las momorias que me gustaba compartir con ella, era cuando algunas madrugadas tocaban la ventana de la recámara de mi abuelo.
-Hey Gringo, está a punto de reventarse la presa –le gritaban cuando la lluvia arreciaba.
El abuelo no vacilaba en exagerar. Más de una decena de veces despertó a mi abuela, a mi padre y a mis tíos y los vistió para sacarlos de la casa en medio de las desérticas tormentas de los años cincuenta.
-Vámonos –apuraba a toda la familia bajo la compacencia de la abuela de ojos verdes.
Luego de algunos minutos se volvía a repetir la historia. Iban como marabuntas hasta la Avenida Juárez y Pacheco, en donde el abuelo, aseguraba no los alcanzaría la corriente del río Chuviscar.
-Aunque se desboradaran todas las presas del mundo, el agua no llegaría hasta donde nos llevaba –decía mi padre, ante la carcajada inminente de los oyentes que rodeábamos la mesa ovalada de la cocina.
Otra de esas absurdas situaciones era la de los incendios. A mediados de la década de 1950, cuentan los hijos de “El Gringo”, los grandes percances a causa del fuego no eran comunes. La madedería Arguelles, ubicada en la calle 25 y Ramírez, fue víctima durante varios años de este tipo de siniestros, ocasionando que se convirtiera el lugar en una especia de mito.
Sus propietarios eran los integrantes de la familia Flores. Era un negocio redondo. La tenían asegurada, se supo después.
El espectáculo era el fuego. Como una película surealista se aglomeraban familias enteras para contemplar la catástrofe. Algunas llevaban sillas, otras, bebidas de sabor que repartían entre los demás asistentes que llegaban de otras partes de la población.
-Andale vieja prepárate la limonada –solían decir algunos cínicos antes de partir a la construcción que se incineraba.
A estas alturas de fechario no puedo imaginarme a la gente de la capital chihuahuense, apurándose para llegar lo más pronto posible al incendio. Una de esas personas que llegaba primero era “El Gringo” y “Los cabezones”. El traslado de la familia, se realizaba a bordo de un Chevrolet de cuatro puertas, modelo 1949.
Rosario aguardaba sigiloza a que terminara de contar las gestas familiares. Algunas de ellas lo bastante curioso como para formar parte de un libro de sucesos increibles.
Mi abuelo, un día sin mediar contemplaciones, cambió su Chevrolet por uno de dos puertas. La razón era sencilla. No le gustaba que sus hijos abrieran y cerraran las puertas cuando “El Gringo” circulaba por los alrededores de Chihuahua, no necesariamente con rumbo a un siniestro.
-¿Tienes una historia que no me hayas contado antes? –cuestionó Rosario una tarde mientras tomábamos café en su apartamento y su bebé nos veía detenidamente.
-Tengo muchas historias.
-Andale pues, cuentame otra –subrayó la mujer guatemalteca.
-Tengo una, mira la de... ¿ya te conté la de las obsesiones?
-¿Cuáles?
-La de las mediciones de estatura.
-A ver –sonrío Rosario.
-Cuando se juntaba mi papá con alguno de sus hermanos en la mesa de la cocina –dije- se acordaban de cómo obsesivamente una tía de ellos los medía cada determinada fecha.
-En verdad que eran raros –interrumpió Rosario.
-Entonces –proseguí- juntaban a mi papás y sus hermanos. También iban los primos. Y hacían de eso todo un espectáculo en el cual inclusive, se preparaba una cena. Después de que ese extraño ritual, era de esperarse, había un incontable números de marcas con tinta sobre la madera.
-¿No me estás contando mentiras?
-No. Eso cuentan mis tíos. De verdad –señalé-, mi papá me ha contado que en el marco de la puerta donde los medían había como veinte nombres, entre los de toda la familia.
Ese día Pedro volvía arrastrar la cruz de madera por el pasillo de ventanas rotas. A diferencia de esos primeros días, antes de que lo descubriera un operativo de migración, el arrastre de la cruz era más temprano.
Apenas eran las ocho de la noche. Mi café se enfrió. Pedro alquiló otra vez el apartamento 26.



domingo, enero 16, 2005

La otra vez



Antonio Flores Schroeder
Ambla Sa Sambla: Las revoluciones de los corazones no perdonan pero tampoco tienen perdón.
Baboriny: ¿cómo va todo?
Ambla Sa Sambla: BIEN.
Baboriny: Está bien.
Ambla Sa Sambla: ¿ESTAS?
Baboriny: Sí.
Ambla Sa Sambla: BIEN.
Baboriny: Compró mi esposa un cibercafé en 1978.
Ambla Sa Sambla: BIEN.
Baboriny: Y piensa remodelarlo.
Ambla Sa Sambla: PINTARLO CON BOLITAS COLOR LIMON
Baboriny: O color rosa
Ambla Sa Sambla: SEGURO LAS GAVIOTAS VOLVERIAN AL LUGAR DE LAS PALOMAS.
Baboriny: ¿Y NO TIENEN UN RATON CHIQUITUIT?
Ambla Sa Sambla: LAS TARDE DE LA TARDE.
Baboriny: CHIQUITUIT.
Ambla Sa Sambla: A LO MEJOR.
Baboriny: NO. preferiría unas vacaciones en el porche, antes que CHIQUITUIT.
Ambla Sa Sambla: TODO PAGADO
Baboriny: Sí, todo pagado.
Ambla Sa Sambla: ¿CON BONOS EXTRAS?
Baboriny: De seguro un paro al corazón, pinches huelguistas
Ambla Sa Sambla: AY AY AY
Baboriny: Sí.
Ambla Sa Sambla: YA LAS VIEJITAS TOMARON JURAMENTO Y LES DIJERON PASTEL.
Baboriny: Algunas decidieron emitir el grito (independiente).
Ambla Sa Sambla: PERO LA DE LAS BOTAS BLANCAS, ESA QUE NI SE MIDIO.
Baboriny: Sí, iba con su vestidito marca kiuujh y nadie le dijo nada.
Ambla Sa Sambla: SE PASO LA TARDE DICIENDO QUE CONOCIA A MARTHA.
Baboriny: ¿La del marcapasos?
Ambla Sa Sambla: Y YO QUE DEJE REMOJANDO LA NOSTALGIA
Baboriny: El otro día se quedó en casa
Ambla Sa Sambla: Y TE HIZO PAPILLA
Baboriny: Y si me hizo papila.
Ambla Sa Sambla: DESPUES PASO A BUSCARTE.
Baboriny: Ay apenas que te iba a comentar sobre los crisantemos.