domingo, octubre 31, 2004

Antro

He roto la cordura de una guitarra.
Sólo quedo solo.
Esta esquina fría
detiene a los poetas
que encienden altares
y borran palabras con cerveza.

Está la noche y ahora ellas
ni los ladridos del perro suceden.

Desfile imaginado de voces,
cuerpos pálidos sin falda,
espinas arrojadas, el vientre del bar.

El alcohol, memoria, tiempo,
caen.
Una cascada de lamentos
disipa el precipicio.

De la alfombra nace una luz:
una mujer me ofrece llevarse el infierno
pero ya no tengo dinero.


Antonio Flores Schroeder
31 de octubre del 2004.

sábado, octubre 30, 2004

A continuación les dejo algunas ideas, recuerdos que tarde o temprano suelen aparecer en mis pesadillas.


Por antonio Flores Schroeder


No te lo había dicho, pero después de haberte visto caminar en el patio de la casa con las manos llenas de sangre, me di cuenta que eras el autor de mis desgracias.

***

Después de todo, tu llanto ya no me asusta como antes.

***

Mis manos todavía tiemblan. Quisiera morir de una vez por todas.

***

A veces de re-ojo, a veces por el espejo.

***

No sabía que el cordón umbilical era tu arma.

***

Esa música que te gusta oír cada vez en cada noche, me enloquece.

***




viernes, octubre 22, 2004

Las horas de octubre

Antonio Flores Schroeder
Esas veces, días, horas que me azotan, termino a deseos de recorrer el mundo en un instante.
Más allá de los retratos que he recortado, desde el frío atardecer de mis manos, regreso entre luces que me despiertan, y entonces se abre el muro y se apaga el fuego, corren por mis venas palabras, restos de una Biblia quemada que guardo bajo la cama.
A veces cuando esos demonios, esas ideas, esas manecillas que dilatan mi sueño, intento resucitar y me cubro bajo las sábanas, pero todos mis intentos por no tropezar fracasan.
Dios, ¿a qué quieres jugar?.
Dímelo tu, escuché una voz en el teléfono, desvaríos, voces, ecos, el día que podría haberse acabado y luego despertar. Ir a buscar lo inexistente sentado frente al piano de tu cuerpo, salir a caminar por las calles de Juárez en medio del día, sin más remedio que empezar de nuevo a contar los mozaicos quebrados en mi casa.
Los maestritos de juaritos

Creía que nuestros maestros podían hacer muchas cosas, como por ejemplo emborracharse en el Infonavit o Fovisste hasta las cinco de la madrugada cada quincena, o comer con la boca abierta y manejar sus autos con los ojos cerrados.
Creí que los maestros de Ciudad Juárez sólo hacían cosas como enseñar mal, votar como borregos en conjunto por un partido y levantarse los domingos a las dos de la tarde.
Pero lo que sucedió hoy durante la visita de Fox a Ciudad Juárez, fue inadmisible.
¿Para eso quieren aumento de sueldo?
Están locos.
Yo les recomendarían que se dedicaran a la lucha libre y que se pusieran desodorante ya que olían como a yerba en los momentos del escándalo.
El chiste es que la política mexicana cada vez es más chistosa (sí, chiste y chistosa).
Y luego a nivel nacional lo del complotito de López Obrador y el Chapulí Colorado y todas esas cosas, por eso nos queda resistir hasta el último momento.
Que pena me dan y además estas personas tan chistosas, no le dieron clases a mis hijos.

martes, octubre 19, 2004

Años

Por Antonio Flores Schroeder



La flor suicida vive
en el parque de mi escritorio.

Empieza a secarse.

Lo recuerdo: dormimos desnudos.

Ahora el tiempo es lento
y la lluvia es ceniza.
A veces tras la cortina
de tus ojos muertos
te veo pasar,
a veces no.



sábado, octubre 16, 2004

Cuando todo se acaba o todo inicia

A Elías Montañez, qdep.

Antonmio Flores Schroeder
En los últimos días he estado muy ocupado, como la mayoría de la gente, supongo, ese es uno de los motivos para no aparecerme por estos lares de la blogosfera, sin embargo hoy tengo que hacerlo.

El miércoles a eso del medio día me llegó una mala noticia, precisamente cuando tenía en mis manos un ejemplar de Punto Final, (menciono esto porque en una ocasión Elías me platicó del semanario "Ahora" que fundó junto a otros periodistas. Me dijo que aprendiera todo lo que pudiera en los periódicos, para después, con los años, pudiera yo crear o fundar una revista), la mala nueva era el adiós de Elías Montañez Alvarado, uno de los periodistas más destacados que ha dado esta entidad.
Luego vinieron los recuerdos. Por ejemplo cuando en Cronopios, un bar que abrió allá en la esquina de la avenida Ejército Nacional y Valentín Fuentes, su hermano Jorge se lucía con sendos requintos de blues, mientras Elías me decía, con una copa de tequila Herradura blanco en una de sus manos: "Mire Tony, así toco yo o más chingón"...

A Elías lo conocí meses antes de entrar al periodismo, a principios de 1997. Mi vecino Sergio Zamora acababa de abrir uno de los bares más conocidos de la ciudad en aquel entonces.
Ahí me desempeñaba como comprador, mesero, etc., lo que me ayudaba a sostener la carrera de psicología en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.
Sin saber yo que era casi 'el dueño de El Diario' entablé amistad con él.
Lo recuerdo siempre acompañado de Miguel Angel Chávez.

Después de que entré como editorialista en El Diario Elías me llamó para que le ayudara junto a otros universitarios en el Cronopios.

Aunque sólo estuve dos meses en ese lugar las borracheras eran comunes. Después del sexto tequila, Montañez hablaba de Pink Floyd, mi grupo favorito desde la adolescencia. Luego de que terminara de tocar el grupo de Jorge, ponía el cd de "The Final Cut" o "The Dark Side of the Moon", y la amanecida era segura.

Se va entonces Elías, uno de los mejores periodistas que ha dado la entidad, QDEP.






domingo, octubre 10, 2004

Morelliana.

Pienso en los gestos olvidados, en los múltiples ademanes y palabras de los abuelos, poco a poco perdidos, no heredados, caídos uno tras otro del árbol del tiempo. Esta noche encontré una vela sobre una mesa, y por jugar la encendí y anduve con ella en el corredor. El aire del movimiento iba a apagarla, entonces vi levantarse sola mi mano izquierda, ahuecarse, proteger la llama con una pantalla viva que alejaba el aire. Mientras el fuego se enderazaba otra vez alerta, pensé que ese gesto había sido el de todos nosotros (pensé nosotros y pensé bien, o sentí bien) durante miles de años...


(Fragmento del capítulo 105 de Rayuela, de Julio Cortázar, uno de mis autores favoritos).

Cuando leí por primera vez esta obra estaba a punto de nacer mi hija.
Era un año en que las desgracias no cursaban en la escuela de mi vida.
También era tiempo de otras cosas.
Por ejemplo que gracias a Mauricio Rodríguez -por su culpa, dirían muchos resentidos con esa casa editorial- acababa de ingresar a Norte como editorialista, después de haber renunciado a El Diario también como editorialista.
Mis comentarios o textos comenzaban a meterme en problemas después de golpetear con el sarcasmo que tanto me gusta una y otra vez al entonces gobernador Patricio Martínez, que ahora seguramente (mientras goza de su impunidad)está feliz sentado a un lado de Nerón, su perro, y de su gato César el grande.
Digo lo anterior sólo por decirlo. No por otra cosa. Ahora que leo por segunda ocasión Rayuela, la lectura me parece más interesante y la vida más facil, por lo menos trato de verla así.
Cosa curiosa, en aquel entonces parecía difícil que el PRI volvería a gobernar la ciudad y también me parecían difíciles muchas otras cosas.
En el fondo las cosas son muy sencillas, diría el personaje equis de cualquier ciudad, cuando el alcohol le impedía tomar un lapiz para dibujar lo que veía.


viernes, octubre 08, 2004

Oficial: nueva revista en Juárez


Este fin de semana se publica el primer número de la revista Punto Final, la otra cara del periodismo. En este proyecto editorial se encuentran colaboradores y analistas políticos de excelente calidad. Para empezar, en este ejemplar colaboran José Pérez-Espino, Servando Pineda y algunos catedráticos de Juárez y Chihuahua.
Quienes me conocen saben mi estilo para hacer periodismo. Me gusta denunciar lo que creo está mal enla región, por lo que Punto Final pretende con el tiempo convertirse en una verdadera alternativa en Chihuahua.
Tiene un buen espacio para la sección cultural en donde Jorge López Landó, estoy seguro como Editor y Jefe de información, convertirá a la revista en un punto de referencia para la literatura de la región.
Este primer número será gratis para que los lectores tengan oportunidad de conocerla, pero como dicen de algo hay que vivir, el segundo número sí costará. Espero les guste.


Antonio Flores Schroeder








jueves, octubre 07, 2004

Sobre Zerk y Jorge López Landó


Antonio Flores Schroeder
Existen escritores buenos, malos, regulares, malos y patéticos. También existen aquellos que sueñan convertirse en hilvanadores de palabras que hacen de su frustración una causa común.
Por desgracia muchos de éstos últimos, al amparo de la libertad que ofrece el blog, se han dedicado a realizar sus fechorías.
Hoy por la mañana al visitar la página del escritor Jorge López Landó, me encontré con una respuesta a una crítica sin fundamento que un hombre, si le podemos llamar así, escribió -más bien plasmó- en un blog (www.latabernademoe.blogspot.com).
No voy a criticar su manera de hacerlo (perdería el tiempo en ello), lo que haré, es refrendar la calidad de los escritores Zerk (Mauricio Rodríguez) y Jorge "Lobo" López Landó.
Ambos exintegrantes del taller literario Laesta no pueden ser 'criticados' por seres de esa naturaleza, amantes del horror de la pésima ortografía (parece que lo hace adrede, como dicen)y la mala sintaxis.
La mayoría de quienes han incursionado en el mundo literario estatal conocen su calidad y sus trayectorias.
En Ciudad Juárez existen poetas, inclusive contrarios a mi forma de pensar o hacer las cosas, como Edgar Rincón Luna (Solzimer)por poner un ejemplo, y no por eso los voy a tachar de malos, porque conozco su trayectoria.
Hay que juzgar, pero con fundamentos. La verdad no se puede esconder.
Al muchacho "Moe" le recomiendo regresar a la preparatoria, a un curso de lectura y redacción.
Por cierto López Landó imparte muy bien esa clase.
Salud.










miércoles, octubre 06, 2004

Discriminación contra enfermos de VIH



Antonio Flores Schroeder
En México el prejuicio y la falta de conocimiento respecto al Sida, son uno de los problemas que aumentan la problemática de la discriminación.
Un reciente estudio nacional, indica que el 75 por ciento de los médicos y enfermeras del país, creen que los enfermos de Sida son culpables de su condición.
La investigación a cargo del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), indica que una tercera parte de los encuestados en diversos hospitales, dijeron que 'es mejor aislar a las personas que viven con VIH/sida para proteger al equipo médico, mientras 40 por ciento opinaron que los patrones tienen derecho a conocer el estado de salud de sus empleados'.
Esto parece ser más problemático de lo que a simple vista parece ser, ya que si un gran porcentaje de la comunidad médica se inclina por pensar en que los propietarios de comercios o inclusive los educadores, tienen derecho a conocer el estado de salud que guardan sus empleados es peligroso, se pueden violentar facilmente los derechos humanos.
Uno de los casos más sonados útimamente sucedió a mediados de este año, en el sur de la república.
La Dirección de Servicios Educativos para Chiapas rechazó oficialmente el 13 de julio una recomendación que le dirigió la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), a raíz del caso de una niña que vive con VIH, que fue expulsada de su escuela por ser portadora del virus.
A pesar de que una de las tres recomendaciones emitidas, consistían en que se debería iniciar un procedimiento administrativo contra los directivos de la escuela, no se hizo nada.

Lo más grave...
La discriminación dada a conocer en el estudio, podría tener relación con los prejuicios contra los homosexuales, ya que más del 25 por ciento de los encuestados mencionaron que no compartirían una casa con un homosexual, aunque sólo 13 por ciento se negaría a convivir con un enfermo en el mismo hogar.
El pobre conocimiento de la enfermedad, exagerado sentido de riesgo y la asociación cercana con la muerte, por parte los propios médicos, no ayuda en nada por concientizar a los mexicanos en el tema.

Derechos humanos violentados
En algunos hospitales, que el estudio no da a conocer, se tienen procedimientos para distionguir a los pacienmtes VIH positivo mediante marcas visibles como bandas de algún color en la muñeca o con un código.
--------


Información utilizada: La Jornada, edición impresa 6 de octubre, Sección Estados y Cimacnoticias (edición internet).

martes, octubre 05, 2004

Excluye escuela chihuahuense
a menor contagiado con VIH


Antonio Flores Schroeder
Chihuahua es una de las entidades del país en donde existe discriminación en las escuelas con alumnos contagiados con VIH-Sida.
De acuerdo a información publicada en La Jornada, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), ha documentado casos en que los maestros o directivos expulsan a los menores o les niegan la inscripción, lo que representa una grave violación a los derechos básicos de los estudiantes.
Otros estados donde se ha documentado este tipo de casos, es el Distrito Federal, Chiapas, Guanajuato, Jalisco, estado de México, Michoacán, Yucatán, Veracruz, Guerrero y Querétaro.
Según el rotativo de circulación nacional, La CNDH, como resultado de su investigación, 'tuvo conocimiento de que las autoridades educativas han realizado acciones violatorias de los derechos humanos de los menores, al expulsarlos de los planteles escolares por su condición de salud o negarles el servicio educativo por la misma razón. Incluso han dado a conocer entre la comunidad escolar el estado de salud de los estudiantes contagiados, lo cual ha generado que éstos y sus padres sean discriminados y estigmatizados en el ámbito escolar y por la sociedad'.
La Jornada no dio a conocer en que ciudad del estado la CNDH investiga casos de este tipo.
Al mal paso, ir en bicicleta


Antonio Flores Schroeder
No quería escribir de esto pero sabía que tarde o temprano acabaría por hacerlo. Así que para no hacerles la vida pesada, lo haré rápido.
Por fin se fue Patricio Martínez, uno de los peores gobernadores que ha tenido Chihuahua en su historia, se los puedo asegurar.
Lo malo de todo es que se va impune, sin resolver ni un poco lo que prometió con los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez.
Lo bueno, parece ser -eso espero- ahora habrá más libertad de prensa que durante el oscuro sexenio patricista.
Ojalá el nuevo mandatario de la entidad cambie el rumbo de Chihuahua, por el bien de todos, y que por supuesto, se cumpla lo que tanto se prometió.

Aparte
Está a punto de nacer una nueva revista en el estado. Las cosas van bien. Sólo es cuestión de esperar unos cuantos días. Y esto es Punto Final, hasta luego.






lunes, octubre 04, 2004

Familiares

(A Harry Potter, mi amigo el que diseñaba realidades gráficas alternas, cuando el mundo era otro en Nogales)


Antonio Flores Schroeder
Ya casi no me acordaba de esos días. Fue hasta hoy, cuando corrí la cortina del cuarto, que volví a ver a uno de ellos mientras se sostenía en la rama del arbol.
Al principio no pude creerlo. Y es que yo pensaba que los habíamos exterminado a todos.
Seguramente ustedes no sabrán de lo que hablo, por eso me limitaré a explicarles lo que me sucedió, junto a un tío, hace unos cinco años.
En 1999 uno de mis familiares antes citados me habló por teléfono y me pidió que fuera a su casa lo más rápido posible.
Apenas me acercaba a la puerta para tocar el timbre la abrió repentinamente.
-Pásale, hay un chingo de esas madres en el patio-.
Me jaló de la camisa. No pude ni saludar a mi tía y a mis primos, que por la expresión de sus caras, comprendí que las cosas estaban volteadas al revés.
A través de la puerta de cristal lo vi. Un escalofrío recorrió mi cuerpo.
Se trataba de unos pájaros. No, no eran pájaros, más bien eran una combinación, no, tampoco eran una combinación, eran ellos solos.
Uno de ellos se encontraba sobre la casa del perro. Sus ojos eran grandes y tenían un plumaje amarillento que nunca había visto. El cuerpo era como de un gallo, y las patas, que eran tres, no le medían ni cinco centimetros.
Conté cuarenta.
Mi tío sacó dos pistolas. Abrió la puerta y comenzamos a dispararles. Ni siquiera se movieron de su lugar. Uno a uno cayeron.
Cuando los asesinamos a todos, mi primo hizo con una pala un hoyo en el patio y los enterramos a todos.
Aquello era inaudito. Por motivos de salud mental, nunca volvimos a tratar el tema.
Pensé que era un sueño, hasta hoy que corrí la cortina.













viernes, octubre 01, 2004

A 36 años de aquel 2 de octubre

Antonio Flores Schroeder
El ser humano ha cometido muchos actos bestiales en la historia reciente del mundo. Una de esas barbaridades la realizó el gobierno mexicano: la matanza de estudiantes del 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco.
Los mexicanos no pueden recordar el hecho con los gritos y lugares comunes que acostumbran hacerlo.
Tampoco se puede pretender, de manera estúpida, dejar los asesinatos en el olvido para que queden impunes como lo ha hecho el presidente Fox.
El culpable anda libre y se llama Echeverría. Así de sencillo.
Me pregunto por qué se cambió la ley en este mismo año (creo en mayo), para que las personas mayores de setenta años cumplieran sus castigos en lugar de la cárcel, en las residencias.
En el fondo las autoridades son las mismas, aunque cambien de color, de amarillo, azul y del color del trapo; se solpan asesinatos y robos los unos a los otros. Amén.