Barra de video

Loading...

martes, agosto 31, 2004

Perros y bomberos

Ayer encontré a un perro de dos cabezas. Cruzó sin temor alguno la avenida, el asfalto, la arena de la ciudad equis, ante la mirada turulata de varios automovilistas.
Al bajar de mi carro para ver si aceptaba hacerle una entrevista (aunque no me acuerdo si en realidad descendí de un camión urbano), me di cuenta (cuando las piedritas del pavimento se incrustaban en las plantas de los pies) que había olvidado en el departamento los zapatos.
Al principio creí que se trataba de un complot, sobre todo porque encontré algunos hilos sueltos en mi camisa, pero conforme los minutos partían hacia la ausencia, caí en la cuenta de que el error fue mio.
Regresé a toda velocidad al departamento.
No sé si con el pensamiento o físicamente, entré al cuarto lleno de botes de cerveza (vacíos, por supuesto).
Y empezó la búsqueda. Primero en el refrigerador, luego el horno, el aire acondicionado, en la caja de los compactos de Soda Stereo y Pink Floyd y nada.
Media hora después me dirigí al cuarto, a esa cueva donde a veces se abren las puertas del infierno, encontré el calzado debajo de mi cama.
Apresuré rumbo a la avenida equis y después de dar rondín y medio el perro de dos cabezas ya no paseaba por ahí.
Pregunté a los comerciantes y a unos gasolineros que se bañaban en la fuente de "Bomberito Juárez Forever", y nadie me supo decir algo acerca del animal.
No pude dormir por eso.

jueves, agosto 26, 2004

Cuentario

Patricio y el narcotráfico


Antonio Flores Schroeder
Monterrrey.-A Patricio Martínez le urge que concluya su administración.
La relación que mantuvo el exprocurador José de Jesús Solís Silva con uno de los cárteles del narcotráfico más poderosos en el país, mantiene al gobernador en el ojo del huracán.
Los escándalos de las tristemente célebres narcofosas del fraccionamiento Las Asequias abrieron las posibilidades de que no sólo el extitular de la Procuraduría chihuahuense termine en un Centro de Readaptación Social, como cómplice del capo Vicente Carrillo Fuentes, sino que la PGR decida continuar la investigación que naturalmente incluiría a Martínez García.
La Unidad Especializada en Delincuencia Organizada de la PGR debe indagar las razones que tuvo el actual mandatario para imponer en distintas instituciones de seguridad pública a ‘Chito’ Solís, un personaje ligado con el narcotráfico.
Y es que pudiéramos especular acerca de la lógica que utilizó Martínez para esto.
Cuando un político en el poder quiere establecer contacto y cogobernar con el crimen organizado necesita alguien que pueda fungir de intermediario para conciliar intereses y así establecer un vínculo con el narcotráfico mediante uno ó varios ‘especialistas’.
Y como sabemos, ‘Chito’ es un especialista en el tema.
Ejemplos a nivel nacional de este fenómeno tenemos muchos. Uno de ellos fue el caso de Raúl Salinas de Gortari, hermano del expresidente mexicano, quien fuera el lazo entre las grandes mafias y el gobierno, para que las primeras pudieran fincar su reino a lo largo del territorio azteca.
Otro caso similar a lo que ha venido ocurriendo en Chihuahua, fue la protección que recibió el capo Amado Carrillo, por el exgobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva que usó a varios colaboradores, principalmente de la PJE para que custodiaran los cargamentos de cocaína de Albino Quintero Meraz, alias ‘El Beto’, importante capo de la droga en México, allá a mediados de los noventas.
En Chihuahua, ‘Chito’ Solís y uno de sus brazos derechos, Vicente González, no sólo le sirvieron a Carrillo Fuentes para eliminar a sus oponentes y convertir Las Asequias en un fraccionamiento del terror, sino se les ha venido brindando protección a varios narcos, entre ellos, sus familiares en la ciudad de Camargo, Chihuahua.
González y Solís establecieron todo un ejército de policías y judiciales ciegos ante la realidad del crimen organizado en la entidad.
Tienen 20 años trabajando de la misma manera y también han sido protegidos por Patricio Martínez, sólo así se explica que el mandatario permita que la Procuraduría se haya llenado de sicarios con charola de la PJE para hacer y deshacer a los oponentes de quienes les pagan la cuota de ‘la vista gorda’.
Nadie creyó aquel cuento de que nunca supieron lo que ocurría en el rancho El Búfalo, propiedad de Caro Quintero, Ernesto Fonseca y Miguel Angel Félix Gallardo.
Por ende el gobernador tiene un vínculo con el narcotráfico. Las grandes cantidades de dinero que dan los capos a los gobiernos provenientes de todos los partidos políticos, se van hasta arriba, a las cúpulas, jamás se quedarán en los mandos medios.
La Procuraduría General de la República, está obligada a continuar con las indagatorias, de lo contrario, el Ministerio Público Federal o Fiscal Especial, estaría bajo la sospecha de los chihuahuenses.
Por eso a Patricio le urge que llegue octubre. El gobernador teme concluir bajo una investigación de la institución federal. Recordemos las palabras de Rafael Macedo de la Concha en el sentido de que la Siedo continuará con sus trabajos en Chihuahua.
Para mucho chihuahuenses Martínez García, como una manera de autoprotección estableció una mala relación con el Gobierno Federal. ¿Para qué?
La respuesta es sencilla. Para hacerse la víctima.
Patricio Martínez previó lo que está sucediendo actualmente con las indagatorias de México y Estados Unidos. Era un camino sencillo pero no muy seguro. Las investigaciones que realizó el FBI lo involucran indirectamente, por el llamado ‘expediente negro’ donde se liga al exprocurador con narcotraficantes asentados en Chihuahua.
Hacerse la víctima de nada le servirá si en realidad la PGR y el FBI quieren llegar a la verdad de lo que sucedió en Chihuahua desde 1998 a la fecha.
Pero el gobernador lo previó también de otra manera. Gente cercana al círculo de Patricio Martínez asegura que una vez terminado su sexenio se irá del país, lo malo, es que va a la boca del león, a Estados Unidos.








miércoles, agosto 25, 2004

Ana Guevara y la necesidad de los mexicanos


Antonio Flores Schroeder
Monterrey.-Los deportistas mexicanos que han participado en la olimpiadas de Atenas, en especial la velocista Ana Guevara, nos han dejado varias enseñanzas.
Las más importantes de ellas son la sobrestimulación de la esperanza por parte de las televisoras hacia sus televidentes y la voracidad que éstas han dejado mostrar para rescatar la inversión publicitaria que hicieron sus patrocinadores.
Los medios de comunicación centralizaron la imagen en la sonorense para explotar muy bien la necesidad que tienen los mexicanos de ilusionarse, de construir castillos en el aire, ante la ausencia de líderes genuinos.
Los comentaristas lograron paralizar a un país durante 50 segundos y causaron una sensación entre los televidentes de que la medalla de plata había sido un fracaso, aunque para remediar su error insistieron durante horas en que el resultado de la carrera de 400 metros femenil, había sido un éxito para la nogalense.
Lo que más me parece reprobable de este hecho es que se haya dejado a un segundo plano la presea de plata, aunque fuera prueba de exhibición, del paralímpico Saúl Mendoza.
Esto es muy peligroso. Las televisoras en México pueden hacer y deshacer a una persona y entidad política en cuestión de segundos.
Ya lo hemos visto con la selección mexicana de futbol. El caos y los excesos en que incurren los aficionados, por ejemplo en una victoria en un juego oficial de quienes no han alcanzado más allá de un sexto lugar en un Mundial, son producto de los éxitos mediáticos que se fabrican en esta nación a tráves de la pantalla. Y eso no puede continuar así.
Me viene a la memoria la derrota en el pasado mundial de la selección frente a Estados Unidos. En Ciudad Juárez, la tierra de mis anhelos, los puentes internacionales se vieron abarrotados por enfermos mentales una vez terminados los noventa minutos reglamentarios. La presencia de los fanáticos pudo haber llegado a un problema internacional. Aproximadamente 100 autos fueron dañados por los juarenses, luego de que enardecidos arrojaran piedras contra los norteamenricanos. El hecho fue a parar a nivel internacional luego de que Associated Press distribuyera fotografías de una paseña lesionada antes de ser subida en una camilla en una ambulancia.
Durante el juego y después de cada uno de los goles que vapulearon la esperanza creada por las televisoras de que México podía llegar a la final de futbol, los comentaristas y narradores de Televisa y Televisión Azteca hicieron sentir a los mexicanos como si Estados Unidos hubiese invadido territorio azteca.Ese son el tipo de cosas que promueven indirectamente las televisoras con la creación de esperanzas.
Los deportistas no van a salvar al país de su tragedia. La realidad es que la pobreza y la crisis política y económica que actualmente se viven, no puedenser rescatadas ni siquiera aunque México ganara 30 medallas de oro. Las cosas no son así.
Por otra parte la política deportiva que se ha venido practicando en los últimos sexenios ha sido aberrante.
Cómo es posible que muchos atletas se tengan que costear su viaje a una olimpiada.
Pero eso sí, el Presidente y su esposa, se publicitan y quiren aparentar cosas que no son.
Muy bien se ve el Ejecutivo centrando las esperanzas de un triunfo en un a sólo deportista de decenas que participaron en Atenas, la verdad, causando sólo lástima.
El Comité Olímpico Mexicano y la Comisión Nacional del Deporte deberían de ponerse a pensar en serio lo que está sucediendo en el territorio nacional con el deporte, pero si quieren seguir en ese rumbo, donde las televisoras hacen lo que les da la gana, no reflexionen, y sigan mandando atletas a las olimpiadas como en el caso de la gimnasta que se le lesionó, con cuerpos similares a las de una mujer gustosa de la comida mexicana... pero preparada con manteca.
Nos vemos.

martes, agosto 24, 2004

‘Chito’ Solís, entre el narco y la pared*


“El tiempo pondrá a cada uno en su lugar. Los gobiernos corruptos no son eternos”.
Isabel Arvide
(Extraído de un artículo de la periodista después de que fuera recluida en la cárcel por segunda vez, por el Gobierno del Estado de Chihuahua).


Antonio Flores Schroeder
Los cateos por parte de la Procuraduría General de la República y del Ejército Mexicano a varias fincas y ranchos en Camargo, Chihuahua, propiedad de familiares del exprocurador Jesús José Solís Silva, no hacen mas que confirmar la sospecha de que éste último mantuvo durante su gestión nexos cercanos con personajes del narcotráfico en la entidad.
Lo anterior había sido denunciado incluso a nivel nacional en distintos medios de comunicación, por periodistas que después tuvieron que pagar el precio de ejercer su derecho a expresarse en un estado en el que el autoritarismo y la violación a las leyes, se tornaron en un lugar común a partir de 1998.
Sin embargo lejos de que fuera llamado a cuentas no sólo por parte del Congreso del Estado, sino por el gobernador, se le sostuvo en el puesto.
A Patricio Martínez no le bastaron las críticas que lanzó tanto el relator para la Libertad de Expresión de la OEA, Alberto Bertoni, como la organización latinoamericana, Periodistas Frente a la Corrupción, en el sentido de que el accionar por parte de las autoridades estatales amedrentaba la libertad de prensa.
Al contrario, los señalamientos de los periodistas que se atrevieron a denunciar públicamente sus sospechas, fueron perseguidos y metidos a la cárcel, como fue el caso de Isabel Arvide.
Con el tiempo las acusaciones fueron en línea ascendente. No fue hasta el escándalo de las narcofosas del fraccionamiento ‘Las Asequias’, cuando se decidió desde la capital del estado, que ‘Chito’ tenía que salir a raiz de las sospechas del Buró Federal de Investigaciones (FBI) de Estados Unidos, sobre sus vínculos con el capo Vicente Carrillo Fuentes.
El hallazgo de once osamentas en el patio de la residencia de ese fraccionamiento, aceleró las investigaciones que venía realizando la PGR.
Y es que resulta obvio que el Procurador conocía los desmanes en lo que venía incurriendo la Policía Judicial del Estado desde el inicio de la presente administración estatal.
Ricardo Ravelo, corresponsal en Washington de la revista Proceso, realizó un reportaje a principios de marzo de este año, en el cual afirma que el ‘expediente negro’ elaborado por el FBI, fue consultado por la PGR para enriquecer sus investigaciones.
En Camargo y en la ciudad de Delicias es sabido por las autoridades y la ciudadanía en general que los familiares del exprocurador operaron impunemente cárteles locales, todo esto, amparado por el poder que tenía ‘Chito’ Solís mientras fungió como la máxima autoridad de la Procuraduría General de Justicia del Estado.
Los cateos a fincas de sus familiares no son producto de la imaginación, sino resultado de una indagatoria basada en hechos reales.
Ramón Solís y su padre José de Jesús Solís Gándara alias “El Cheché”, (Este último primo de ‘Chito’) quienes ostentan vehículos blindados, mantenían una estrecha relación con Solís Silva, según se acentúa en el expediente del FBI en Washington.
Otro hecho que nos hace suponer la oscuras relaciones de quien fuera llamado hace dos años en esta misma columna, ‘El procurador de juguete’, fue el atentado que sufrió su hermano Eduardo (a) ‘El Lalo’ en julio de 1993. Aunque nunca se confirmó pero tampoco se desmintió ‘Chito’ viajaba en la camioneta que recibió varios impactos. A un lado del exprocurador iba a Guadalupe Arévalo, presunto narcotraficante de la ciudad de Ojinaga.
Por si al lector le queda una duda del pasado de este personaje tan protegido por Patricio Martínez, sólo hay que traer a la memoria
los sembradíos de mariguana en el rancho “El Búfalo”, propiedad de Rafael Caro Quintero, a unos cuantos kilómetros de Camargo, la tierra que vio crecer a Solís.
El único que no sabía de las actividades ilícitas que se cometían en ese lugar, era el entonces director de la Policía Judicial en Chihuahua, Jesús José Solís Silva.
La culpabilidad en la protección a narcotraficantes por parte de ‘Chito’ es innegable.
Sólo falta esperar si en realidad la Procuraduría General de la República quiere llegar al fondo de todo esto, porque el procurador, creo, no se mandaba solo, también recibía órdenes.

*Artículo publicado en el periódico Norte de Ciudad Juárez, hoy martes 24 de agosto de 2004.

antoniofloress@yahoo.com.mx

miércoles, agosto 18, 2004

Regresar al nido

A veces es mejor soportar una tormenta que vivir permanentemente en el fandango. No hay como estar en la ciudad del crimen, aunque todavía esté un loco gobernando a Chihuahua.
He regresado. Llegó la hora.

lunes, agosto 16, 2004

De Catemaco para el mundo


Por Antonio Flores Schroeder
Ahiviosc Doniceties, una mujer robusta que le faltaba el ojo izquierdo, decidió de la noche a la mañana cambiar su brujería por las letras.
Nacida en Veracruz aprendió desde niña a jugar entre lodo y chamanes.
Con el pasar de los años Doniceties, afectada por las malas predicciones de los Brujos Mayores de Catemaco decidió emigrar su mundo y transgredir la realidad.
Cuentan que a mediados de la década de 1980 los espíritus sempiternos no le ayudaron mucho a crear versos. Acudió con un par de limpias y rameadas, sin embargo sus poemas no cambiaron mucho. Entonces decidió viajar en la escoba que le regaló su madre, para intentar a toda costa formar parte del mundo de los poetas.
En uno de esos viajes, allá por Uruguay, tuvo la suerte de encontrarse con el Decimo Sexto Congreso Internacional de Brujería.
Para alcanzar historias inolvidables una decena de hechiceros le retiró el maleficio y algunas salaciones, para que pudiera escribir.
Dicen los que dicen saber, que Alivios fue a Nanciyaga, a uno de los adoratorios de piedra, para que le dieran la facultad de versar igual a poetas internacionales de su agrado.
En los últimos días se le ha visto ursurpar textos sin que mucha gente se de cuenta. A veces va a bañarse con Temascal, en esas bóvedas de piedra con barro en donde flota el abecedario.
A pesar de sus esfuerzos la bruja no puede escribir como quisiera.

domingo, agosto 15, 2004

Un día en la oficina

Por Antonio Flores Schroeder
-Escribo palabras para espaciar significados en el tiempo-, dijo Enrique Martínez a su secretaria antes de darle un trago al café.
-La verdad, no le entiendo lo que dice pero está muy bonito-
La mañana había amanecido bajo una tormenta. Algunas goteras caían sobre el mosaico blanco del piso.
-La gente pocas veces entiende a los poetas, pero también a veces, los significados los escondemos-, replicó el escritor.
-Pues sí. A mi me pidieron que leyera esos libros como la Odisea, y nunca les entendí, hacía como que sí los entendía y conste que pasaba los exámenes de Lectura y redacción en la prepa con puros diez-, le contestó Bertha, que se levantó por el trapeador.
Enrique giró su cabeza y bajó con su mano derecha los lentes de aumento para ver las piernas torneadas de la joven mujer.
Los tacones de los zapatos de la secretaria musicalizaban los ruidos de las gotas de agua que se desprendían del techo antes de caer al suelo.
-Sí, suele pasar, un amigo que tenía pésima ortografía sacó mejor calificación que yo en la preparatoria-.
Bertha presentía siempre la mirada de su jefe. Por eso se llevaba minifaldas. Su intención era convertirse en la segunda esposa de él. Su condición de madre soltera, le obligaba a hacerlo, a pesar de que no le gustaba el físico de Martínez.
-¿Y usted por qué escribe?-
-Yo escribo para entenderme, no para que me entiendan los demás. La escritura es como una válvula de escape para los poetas. Si no escribes, pérdoneme la expresión, te lleva la chingada. A veces cuando estoy estresado por el trabajo, me voy a la sala de mi casa, saco la libreta y comienza la descarga. A veces la furia, a veces tristeza, depende de la situación que viva-.
Enrique sacó una cajetilla de cigarros de su cajón. La lluvia no se detenía. Los relámpagos seguían.
-Usted escribe para entenderse, así que le valen sus lectores, ¿y el respeto a ellos?, sus palabras, un lamento.
-No es que los lectores me valgan Bertha, pero la escritura así es, quien piense en sus lectores antes de escribir está en un error, sería como atentar uno contra su propio cuerpo-
La secretaria se inclinaba para exprimir el trapeador y echar el agua sucia al balde y Enrique una vez más le veía los muslos de sus piernas.
Un relámpago luz intermitente y la oficina a oscuras.
-Puta madre se fue la luz-, dijo el escritor en voz baja.
-Espérese, no empiece otra vez, ando en mis días-.

Fin







El regreso

Por Antonio Flores Schroeder
Caminé por setenta y dos horas desde el medio día del martes. El vapor que emanaba de la tierra mezclada con arena era alucinante. Cáctus de algodón cruzaban las brechas de un lado a otro mientras mis manos eran el mar de sueños que dejé olvidados en las parcelas de mi patrón.
Ir en busca de colores, estrellas que aniquilaban las barras de la frontera era una necesidad. Cuando el hambre escarcha los pies y el temblor seca las plantas en el campo, no queda otra mas que escapar.
Así empezé la travesía hacia el paraíso, esa galaxia lejana donde los ángeles esperan paisanos, un millón en cada barco.
Las espinas me parecían pequeñas pirámides invertidas, mayas y aztecas desfigurando mi memoria. Dicen que el agua es la vida y que razón tienen. Al terminarse con las horas y los pasos inicia una secuencia de imágenes que me hacían llorar. Primero las nubes, los relámpagos, luego el infierno, los duendes subiendo por mis zapatos, después el Diablo.
Escuchar sus historias de enmascarados con escopetas: "Deme todo lo que trae o aquí lo matamos". Dejar que las mariposas de alas gigantes se llevaran el reloj que me regaló papá.
A veces dormía de pie, flotaba entre flores.
Escuchar a las víboras de cascabel que me guiaban me parecía extraño.
Cuando ya no pude más me dejé caer al abismo. Los cuentos de hadas y el lobo feroz, los bosques mágicos.
Al despertar las luces, varios cables conectados a mi cuerpo y un policía con uniforme verde que decía algo así como 'guatyourneim'.
Nunca le contesté. No sabía inglés. Ahora, seis semanas después de la pesadilla, me dirijo a Guadalajara en un avión.
Me han repatriado.








viernes, agosto 13, 2004

De madrugada


Por Antonio Flores Schroeder
Esperaba tu silueta llegar a esta cama donde escribo palabras, esperaba tus manos, una sábana tus pies.
Textos inconclusos bajo luces intermitentes, con un olor a tabaco y carne podrida, estrellas de arena, mil perlas en el desierto.
La banqueta, sus escalones, eran un pretexto para espiarte, mientras el ruido de los tacones nunca llegaban y entonces el sol, una reminiscencia otra vez.
Antes de dormir otra música, espacios de silencio, tus piernas un abanico, monedas, (hambre) tus muslos un diván en mi sueño.

jueves, agosto 12, 2004

Entre Dios, la espada y la pared


" La miseria religiosa es, por un lado, la expresión de miseria real, por otro, la protesta contra la miseria real. La religión es el suspiro de la criatura oprimida,...es el opio del pueblo " Carlos Marx


Por Antonio Flores Schroeder
Es curioso como los humanos nos acercamos a las religiones, algunas de ellas muy extrañas, otras no tanto. Los últimos datos que tiene la secretaría de Gobernación, son que existen actualmente en este país, 6 mil 247.
Las causas de este crecimiento podrían ser varias, entre las que destacan por un lado, que de las iglesias sus dirigentes o apóstoles ciegos de Dios suelen beneficiarse lo suficiente como para vivir tranquilos amparados en una túnica, y por otra parte, que los seres humanos sienten una necesidad de formar parte de un grupo pequeño, que pueda darle sentido de pertenecia, según dicen los sociólogos.
Los nombres de estas religiones son rimbombantes y hasta asustan: Fuente de Vida ID, en Veracruz y Ministerios Sol de Justicia Malaquías 4:2, la cual se encuentra en Juárez, la ciudad del crimen.
Para tener una idea del poder de las instituciones religiosas, que son una especie de 'segundo poder', existen en el país, 11 mil 875 inmuebles qe están en vías de registro como patrimonio de asociaciones religiosas.
Según una publicación de Reforma, Veracruz es el que tiene más de estos inmuebles: 1068.
En un ejemplo de lo que los mexicanos hemos caído, les plático algo de la Iglesia de la "Luz del Mundo".
Está a punto de festejar la Santa Cena el próximo sábado. Para esto, una chamacona de 14 años, acaba de ser bautizada junto a otros sujetos, para poder disfrutar del manjar.
Los vatos de esa iglesia consideran que el "enviado de Dios" en la tierra es un chamacón de nombre Samuel Joaquín Flores.
Y así, si le damos una vuelta a este país, encontraremos muchas otras locuras de este tipo.
El hombre posiblemente comete un gran error al considerar que la búsqueda de dios es en cierto modo, el sentido que necesita para su vida, para reinvertarse cada mañana. Sartre, dijo que "Creer en dios es incompartible con la libertad".
¿Será?
Fantasmas

Por Antonio Flores Schroeder
Al principio, cuando tenía el arma en mis manos, llegaba un olor a sangre con los gritos del viento que entraban por la ventana de la cocina. Sin luz y con el temor a cuestas repasaba las órdenes, los planes.
Limpiar las balas con la tela y un poco de cera se convirtió en una obsesión. La vela servía como un ritual al proyectar mis manos y la pistola sobre la pared.
Mariposas fantasmas se dispersaban por etapas hacia un lado, luego al otro.
Las fotografías eran un escondite para ocultarme de la policía que rodeaba el departamento, por eso la cama, por esos las palabras violentas escritas a mano en hojas de máquina.
Después del primer tiro contra aquel político escondimos los ideales por un tiempo, en la lejanía de la sierra chihuahuense, donde la montaña y la pobreza se convirtieron en los cimientos de la cultura tarahumara.
Por las tardes recuerdo la ciudad, sobre todo cuando sobrevuelan los helicópteros cerca del campamento.
Cada vez que limpio la pistola pienso en regresar y cobrar la vida de los compañeros muertos con los ataques del gobierno.
Espero la hora.

martes, agosto 10, 2004

Antonio Flores Schroeder
Casi siempre al salir del trabajo me detenía ahí. Escuchar los alambres delinquir un llanto en la plaza, solía atraerme a la hora de estar y no estar.
El gusto por oirla cómo divagaba de prisa entre su cuerpo, luego de caminar por la Reforma sin ninguna carga mas que la conciencia, me hizo regresar en una ocasión, cinco veces al lugar.
Era profético encontrarse con su música mientras las marchas de los estudiantes lésbicos-gays, clamaban puños al aire una justicia sin razón.
A las siete menos treinta de cada tarde, el refresco sonoro caía desde el balcón número tres del segundo piso, resbalaba hasta inundar los laberintos de las hormigas y entonces (sólo así) ella se asomaba.
Su rostro pálido y ojos negros me hipnotizaban.
Y comenzaba otra historia:
Lo primero que supe de Mariana fue su nombre y sus interrogantes caballos que galopaban (tic-tac-tic-tac) por las noches sobre el techo de mi cuarto. Pensar en sus piernas y en los compact disc que aventaba a los carros que circulaban en sentido contrario por la calle, me hacían levantarme, reír y empezar una jornada más.
Al final, cuando ya no quedaba mas las piernas deambular por el asfalto, regresaba a los textos:
Los poemas que escribí sobre el árbol imaginario en la banqueta de color azul, hasta hoy, nadie los ha borrado. Pero su música ya no está.
Ahora busco a la mujer del violín bajo mi cama, en la basura, en los supermercados y a veces, cuando tengo sueño, camino hacia donde el aire va y regresa y se se consume y se va y regresa.

domingo, agosto 08, 2004

A continuación a petición de Carlos D. Pérez, Coordinador General de REDH(Red Solidaria por los Derechos Humanos)publico el siguiente texto. Debemos ayudar desde nuestra trinchera a recuperar el pasado y si no puede ser en todas las historias, por lo menos en una, que seguramente es una copia de miles que sucedieron durante la guerra sucia de Diaz Ordaz y Echeverría, quienes han sido perdonados por la actual administración federal:






PARA TI: JUAN CARLOS HERNANDEZ VALADEZ
(LUCIO ANTONIO GALLANGOS VARGAS)

Sabes, desde niña surgieron en mi muchas incógnitas: ciertos sucesos que ocurrían en mi hogar y no resultaban del todo comprensibles, me faltaban datos, detalles para entenderlos, y sobre todo la incertidumbre que nunca me abandonó: la gente que me rodeaba se veia distinta a mi...

Los interrogantes se fueron sumando y crecieron conmigo (es posible que a ti te haya ocurrido lo mismo), y conforme fueron pasando los años llamó la atención mi característica rebeldía... Claro, hoy comprendo y conozco perfectamente la fuente; pero en aquellos años, esos comentarios aumentaron aún más mis dudas, mis sospechas.

Finalmente, a causa de mi insistente inquietud por conocer la verdad, fue mi tía María de los Ángeles quien rompió el silencio. Nunca olvidaré sus palabras:


“A ti te trajo tu tío Carlos cuando tenías 2 años de edad, él dijo que a tus padres los mataron en un enfrentamiento. Tú tienes un hermano, 2 años más grande que tú, no pudimos hacer nada para rescatarlo, se lo llevaron al hospital de IMAN. Carlos quedó de regresar para llevarme adónde se encontraba; él me dijo: «yo te voy a señalar quién es para que tú le hables...», pero desgraciadamente nunca llegó ese momento, al poco tiempo lo mataron y todo vínculo se rompió. Nunca supimos quiénes eran tus padres, qué pasó con ellos, ni qué fue de la vida de tu hermano luego que saliera del hospital.”


Desde ese preciso momento has estado siempre conmigo, no te he conocido pero te quiero. Sabes, siempre hubo y habrá algo muy grande y muy fuerte entre nosotros, contra lo que nada pudo hacer la distancia, ni el desencuentro.

Mi tía, que siempre confundía las cosas -y sobre todo los nombres-, creía recordar que te llamabas Andrés (pero bueno, a mi me puso Adelaida, en lugar de Aleida!). El hecho es que por mucho tiempo viví con esa idea, y nunca se me quitaba de la mente que el día que tuviera un hijo se llamaría igual que tú, ... qué bueno que se haya tardado en llegar!, porque imagínate que ahora, además de estar buscando a su tío, estaría metida en un gran lío tratando de cambiar su nombre por el de “Tony”.

¿ De dónde salió eso de Tony? Muchas dudas se cerraron el día que leí aquella revista, “bendita revista” DIA SIETE, o bendito reportero, ¿qué grandioso rayo de Luz lo iluminó?!! ... Más grandioso fue el certero golpe de mi padre Alejandro al leer aquel artículo, que contenia las fotografías de dos niños y señalaba al gobierno como responsable de su desaparición: Aleida y Lucio Antonio Gallangos Vargas.

Esos eran nuestros nombres, esa era nuestra historia...

Me llamo Aleida en honor a la hija del guerrillero argentino Ernesto “Che” Guevara, te llamas Lucio, por Lucio Cabañas (aquel famoso guerrillero mexicano de los años 70s) y Antonio como nuestro padre, aún desaparecido por la acción del Estado opresor.

El artículo detallaba todos nuestros antecedentes familiares. Recuerdo que aquel día mis ojos se inudaron de lágrimas, y que en ese momento no supe si eran de alegría o de dolor, todo era muy confuso. Hicieron falta algunos días más para asimilar las cosas y darme a la tarea de emprender una búsqueda que aún parece inagotable. A partir de ese momento, pensarme fue pensarte, sabía que eras un espejo para mi. Que como yo, habías crecido con otro nombre, otro apellido, rodeado de otra familia.

Hoy se que tu nombre es JUAN CARLOS HERNÁNDEZ VALADEZ, que has vivido en el hermoso estado de Tlaxcala, Calpulalpan Tlaxcala; pero para mi siempre serás Tony, MI ADORADO TONY. Tambien supe que estás registrado el 29 de septiembre de 1971, aunque tu verdadera fecha de nacimiento es el 15 de diciembre de 1971.

Durante este proceso de búsqueda he aprendido a diferenciar cuando se llora de alegría y cuando se llora de dolor. Eso lo pude aprender el día que encontré el expediente donde pude ver tu fotografía. Eras igualito a nuestro padre, solamente que en pequeñito, y con aquella inocencia que caracteriza a un niño. Pude leer el acta donde constaba el momento que habías sido ingresado a la casa hogar: fecha precisa 12 de junio de 1975, el niño dice llamarse “Tony”, cuenta con aproximadamente tres años y medio de edad... No cabía la menor la duda, en ese momento sentí mi pecho y mi corazón esponjarse, los ojos se me humedecieron, y ya nadie me pudo convencer de lo contrario: aprendí que lloraba de alegría, una inmensa alegría que nunca podré borrar...

No vengo a quitarte nada, no quiero que renuncies a nada. Te traigo las respuestas que pude conseguir, y mi amor de hermana. Te ofrezco la parte de tu vida que no conoces, y mi propia vida, para caminarla juntos...

Ha pasado el tiempo y he sentido que se me cierran algunas puertas, mientras se abren una enorme cantidad de interrogantes: ¿cómo estas? ¿dónde estas? ¿por qué me han negado la oportunidad de conocerte?

No quiero robar nada a nadie, mucho menos a ti. Quiero ofrecerte la oportunidad que yo misma tuve, de conocer nuestra historia. Cuando lo supe, nada acabó en mi, al contrario se abrió una nueva dimensión a traves de la cual pude superar muchas dudas, encontrar respuestas, en cierto modo “completarme”.

Solo quiero conocerte. Quiero experimentar nuevamente el sentir mi corazón esponjarse y platicarte todo, absolutamente todo sobre mi, sobre nuestros padres y sobre nuestra familia, que conozcas todo el camino recorrido para saber de ti. Quiero que me cuentes todo sobre ti. Que por fin nuestras vidas que corren en paralelo, puedan reencontrarse.

Te pido me des la oportunidad de abrazarte, llorar nuevamente de alegría, y expresarte el significado enorme que tienes en mi vida.

Tu hermana te abre los brazos ...

Aleida Gallangos Vargas



 

En 1975 el niño Lucio Antonio Gallangos Vargas fue llevado al hospital de la IMAN (México DF) luego de ser herido en una pierna cuando sus padres fueron detenidos, acusados de pertenecer a la Liga Comunista 23 de Septiembre.

En julio de 1975 los estudiantes Roberto Gallangos y Carmen Vargas fueron detenidos. Su casa fue baleada y tomada por la policía. Desde ese momento se les considera desaparecidos, junto con sus hijos Aleida y Lucio Antonio."

Durante 26 años nadie supo nada de ellos.

En septiembre de 2001, gracias a la difusión del caso en un medio de comunicación, Aleida apareció con vida y pudo reunirse con su familia. Ella fue rescatada por Carlos Gorostiola, de la Liga Comunista 23 de Septiembre y amigo de sus padres. Carlos fue ejecutado por la policía en 1976.

Desde el momento en que tomó conocimiento de su propia historia, Aleida comenzó a buscar a su hermano. A lo largo de su búsqueda recabó datos suficientes como para saber que fue entregado en adopción, el nombre con el que fue registrado, e incluso tomó contacto con la familia adoptiva, quienes se mostraron reticentes a facilitar el reencuentro.

Hoy Aleida le escribe a su hermano.

REDH solicita a sus suscriptores y a la Solidaridad Internacional, que hagan circular este mensaje entre todos sus contactos, y tomen las iniciativas que consideren oportunas para garantizar su más amplia difusión.

Especialmente hacemos un llamado a los profesionales de los medios de prensa tradicionales y alternativos, para que colaboren con la divulgación del caso.

No conocemos el paradero actual de Juan Carlos Hernández Valadez (tal es el nombre que hoy lleva Lucio Antonio). Existe información no verificada que lo ubica en el Estado de California, EEUU; se sabe que creció en Calpulalpan, Tlaxcala. Aunque no existen datos que nos lleven a restringir la búsqueda hacia esos lugares, es importante tomar en cuenta que allí podríamos dar con gente que lo conozca o consiga ubicarlo.

El e-mail de Aleida Gallangos Vargas es: gallangosvargas@hotmail.com


A partir de este momento, hacemos lo posible (y, si se nos ocurre cómo, también lo imposible), para facilitar este reencuentro.

Un gran abrazo,

Carlos D. PEREZ

Coordinador General de REDH

(Red Solidaria por los Derechos Humanos)

jueves, agosto 05, 2004

Nogales, Sonora: sinónimo de caos


Vivir en Nogales, es vivir no sólo en una ciudad sin ley, sino en una urbe en la que la ley sirve al crimen organizado. Es un lugar común observar unidades de la Policía Municipal con delincuentes.
Prueba de lo anterior es que el pasado Director de Seguridad Pública, Obeso Montoya, está internado en un Centro de Readaptación Social (Cereso), luego de que la Agencia Federal de Investigación le comprobara que encubría a narcotraficantes.
Obeso Montoya, es suegro de Demetrio Ifantópulos, Secretartio del Ayuntamiento local.
Vivir en Nogales, Sonora, es desde luego, vivir en medio del tráfico de personas. Ver en los periódicos todos los días muertes de indocumentados, sin que los famosos Grupo Beta, hagan algo por salvar esas vidas que desventuradas en su territorio, sueñan con algo insoñable: vivir como americanos.
Vivir en Nogales, por supuesto es vivir en la frontera menos desarrollada a causa de varios apellidos árabes como Zaied y Dabdoub. Tierras invadidas, asentamientos ilegales.
Vivir en Nogales, es estar de testigo de cómo cada persona hace lo que le conviene sin importarle el bien común. Nogales, es la tierra del desmadre, así de sencillo.

lunes, agosto 02, 2004

Nogales


Ciudad de cerros
putas (y putos)
que pasean en la Obregón
banquetas sucias, pasos a medias.

Diez calles, no sé cuántas.
Anticultura y sangre,
niños con mota en un taxi.
La pobreza baja por la
Héroes y regresa en la Colosio,
esto es lo que he aprendido
a ver con mi linterna a oscuras.

Los bares y cuevas
hospedan un grito, un dolor
(ahora todos se pueden ir
a dormir, cada quien su cuento:
mil mentiras más en los periódicos).

Al despetar es necesario
a Nogales un cuento de capos sinaloenses,
una luz innecesaria sobre la mano de la miseria.

Antes de que anochezca
una barda de lámina cae.
Recuerdos en cruces
que ignoran fronteras.
Aquí los narcos rifan (también controlan)
números circenses con policías.

Sale el sol en agosto
y los arroyos pavimentados
se llevan la familia
al embovedado,
(dicen que la muerte
viene desde Arizona).

Ejemplo para guerras futuras.
Ahora las maquiladoras a medias
esperan una luna sin cerveza.



Antonio Flores Schroeder


México, el país de la impunidad


Por Antonio Flores Schroeder
A veces uno no se explica a ciencia cierta lo que ocurre en México. Los recientes hechos de 'ajustes del pasado', donde prácticamente se olvidó una historia gris del país, demuestran que la impunidad sigue igual que antes, igual que siempre.
El combate extralegal que se le dio a los estudiantes a partir de la segunda mitad de la década de los sesenta, que 'culminó' casi una década después, el 10 de junio de 1971, fue brutal, avalado por la política sucia que acostumbra a mantener el gobierno estadounidense.
El llamado que hizo el fiscal Ignacio Carrillo Prieto a indagar el pasado, tuvo un resultado que al final se impactó contra una pared de complididades, que derivó en el injusto perdón al expresidente Echeverría.
Y es que el 'perdón' a Echeverría, tiene varias lecturas para mi.
Primero que el escrutinio de la justicia una vez más, quedó mal con los mexicanos. Carrillo Prieto, agente del Ministerio Público Federal, por órdenes de arriba realizó una investigación incompleta con el propósito de que el juez no pudiera enviar a la cárcel al exmandatario, a pesar de que el AMPF solicitó una orden de aprehensión.
Otra lectura es que el Juez fue comprado. Y otra más, la más probable, es que Fox negoció. Y así podría mencionar un mar de posibilidades, pero al final todas llegan al mismo lugar: impunidad.
Los verbos y párrafos de la justicia que escribe el fiscal, son sólo palabras, palabras solas.
¿Cómo van a creer los mexicanos que su país ha cambiado?
En la edición 319 de la revista Nexos, el fiscal escribió en un artículo:
"La obra de la justicia exige que el fiscal especial haga abstracción de su voluntad e interés particular, por lo que requiere, en todo momento, de la voluntad institucional y de las voluntades sociales que hagan perdurar esa cofluencia, encuetro de múltiples empeños que mantenga el impulso en virtud del compromiso de todos para honrar las promesas empeñadas con la Ley y con la democracia".
¡Chingaderas!
Sólo así podría resumir este texto y todos los demás que el fiscal escribe.
La democracia no importa ni la Ley, cuándo ésta no se cumple.
¿De qué sirve que los mexicanos acudan al pasado, si parece que su gobierno, se empeñó en hacer un viaje al interior de una herida que todavía no cicatriza, que todavía no deja de sangrar?
Lo que ha propiciado el Gobierno Federal con este 'imperdonable perdón', es lamentable. Se acabaron los límites de la imaginación.
En este país de mentiras, todo puede pasar. Ya lo vimos recientemente en Chihuahua. El gobernador se va impune. Ya nada se puede hacer.
¡Viva la impunidad!