viernes, mayo 28, 2004

El Triangulo

Capitulo I (3)


Antonio Flores Schroeder
Un día Oriana me dijo: "Parece que todas las vidas necesitarían una ventana a la calle 16, un cerrar de cortinas y un toque en la puerta. Y tú abriste ese hueco necesario entre este y aquel lado, la puerta por donde paso para llegar a tu espacio"
Desde el otro lado yo me enfrascaba en discusiones que sustituían a la realidad por las invenciones acordadas entre ella, a larga distancia, y yo, de este lado donde veneraba su imagen.
Me acordaba de ir al rogatorio y digamos, por decirlo, daban ganas de ir a la vecindad, de marchar a Samalayuca y observar a Jesucristo entre la noche que se arrastraba y el sol que no era, porque aquellas eran historias increíbles como que las llantas del carro de El Betote se quedaran sin avanzar en la arena, dormidas, y caminar durante la noche hasta El Millón para encontrar ayuda.
El lamentable esfuerzo por guardar silencio e interrogar a los demás acerca de lo que nos esperaba era a veces imposible. Y coincidencia ver a Lluvia en una gasolinera, casada, divorciada, protestante con su Biblia en la mano sin ilusiones, casi era la respuesta a tan angustiante deliberación del ir y venir, de Juárez a Nogales, de Nogales al punto de partida.



Cuentario


Migración


Antonio Flores Schroeder
En las tres últimas semanas he trabajado en un proyecto del
periódico que intenta plasmar el sufrimiento que tienen que
pasar los indocumentados tanto de latinoamérica como de México.
Los casos son varios. Desde aquellos que viven su tradicional viaje
hasta Nogales, Sonora, luego de iniciar su travesía en Chiapas, Panamá y
otras naciones pobres, hasta quienes duran dos meses para llegar
a esta ciudad e intentar alcanzar el 'sueño americano'.
Las injusticias más escalofriantes que he visto, es cómo los
llamados 'polleros' o traficantes de humanos abandonan a grupos
de treinta o cuarenta personas en medio del desierto.
Cerca de esta ciudad del caos y los murales, hay una población llamada
El Sásabe que está prácticamente en medio del desierto.
La temperatura suele convertirse en infierno y alcanzar más de 50 grados
en pleno junio o julio.
Por esa zona cruzan sin papeles oficiales alrededor de 2 mil personas diarias.
La Policía Municipal, la Judicial del Estado, la Agencia Federal de
Investigación parecen no darse cuenta de lo que sucede.
El problema de esto es que hay mucho intereses, pues como pueblo no
podría subsistir y los habitantes toleran y participal en este delito.
Restaurantes, gasolineros, autoridades, todos están coludidos y en algunos
casos , si no es que en todos, el grupo Beta dependiente del Instituto
Nacional de Migración los protegen.
Es un dineral el que hay en El Sásabe. Uno no se puede explicar cómo le
hace la gente para mantener autos nacionales del año.
A los 'pollos' que me ha tocado entrevistar hablan de pagar cerca de
mil 800 dólares por el viaje hasta Tucson, Arizona, que suele durar
cinco días de angustia y miedo.
En el trayecto se presentan violaciones, gente que se pierde y muere
después de decidir que 'no puede más'.
El sábado comenzarán en Nogales, una serie de eventos que darán la apertura
a lo que será la caminata 'No más muertes'.
Marcharán algunas organizaciones no gubernamentales por el camino que utilizan
los migrantes. Se tiene contemplado que dure cinco o seis días.
El hecho es histórico y coincide con la visita del Presidente Vicente Fox
que estará por estos lares el próximo miércoles.
A ver si alguien le reclama su falta de cumplimiento a la promesa del
famoso e irreal acuerdo migratorio con Estados Unidos.


Dentro de la renovación a este blog, hay algo muy importante. Acabo de rediseñar la página de 'Las Muertas de Juárez'. Hay fotos, tag, y mucho más textos. Espero les guste. El link está a su derecha.

jueves, mayo 27, 2004

El Triangulo

Capitulo I (2)


Antonio Flores Schroeder
Cada vez que regresabas a buscar lo que habías dejado olvidado sobre mi cuerpo, te seguía contemplando como si la noche de sexo no tuviera amaneceres.
Los escalones fueron para ti una sábana cuando los temblores en el cuerpo no daban para subir y nos quedábamos ahí dos sombras en el tercer piso.
Durante todo ese tiempo nuestros caminos se mantuvieron excitados con tus medias a medias. Bastaba comprar pequeños ángeles líquidos para mantenernos de pie antes de que el tren partiera en dos a la pequeña ciudad, al pueblo Cuatro Calles que nombró una escritora antes de partir a Nueva York y difuminarse en un mar de contradicciones, pero esa es otra historia.
Todas las tardes después de que nadie sirviera café iba y reía a la Plaza Hidalgo con el tráfico de autos, de gente, perros a la espera de llegar vivos a sus destinos, mientras pensaba en ti y me hacía a la idea de no regresar, de no volver a pasar por los barrancos de Agua Prieta o Cananea, de no surcar la carretera torrencial de Arizona y quedarme en medio de las montañas.
Tras aquellos primeros días llegaba la calma y salía a alguna caseta de teléfono sin servicio y siempre la historia de la lluvia de los rios por las calles que venían de la sierra alta y entonces a casa, muy lejos de aquel quinto piso donde dejaste que florecieran las macetas que sin darme cuenta habías sembrado sonrisas y hambres y sueño.

Cuando el tiempo se presentaba de nueva cuenta con tres años de retrazo, llegaba 'El Betote' teatrista de nacimiento, entre el humo y las palabrerías del doctor Omar, parecía tornar la plática a una extraña conversación de ingenuos artistas de cualquier otro país. De gota en gota los pequeños recuerdos nos ponían más allá de borrachos y entonces corrían en la videocasetera viejas películas de Alejandro Jorodovsky. Y era un manicomio, un refugio de adolescentes amarrados a la idea de no seguir envejeciendo.
En la vecindad alquilada -creo que por juego- todo parecía una muerte después de la fé, una música a base de manos que golpeaban con sus puños cerrados las paredes. A los minutos los vecinos, las jóvenes que iban a Guadalajara a estudiar psiquiatría y no estaban más cuerdas que los gritos que deambulaban por sus cuartos a eso de las cinco de la tarde.
Los lentes oscuros como una pantalla de cine: mi amigo entrañable, el de las poesías fronterizas no quería llegar al punto de las máscaras de tela y cartón con las cuales detuvimos al tren en dos ocasiones.



El calor es también un olvido temporal
Cuentario

El PRI y su curva ascendente


Antonio Flores Schroeder
Es curioso enterarse cómo en el estado de Chihuahua el Partido Revolucionario Institucional (PRI) ha mantenido desde las últimas semanas, la preferencia del electorado de esa entidad rumbo a las próximas elecciones para saber quién será el próximo gobernador.
Chihuahua fue el pionero en cuestiones democráticas y fue en donde inició la avanzada panista hacia otros lares del país y que ahora parece dar marcha atrás a su verdadero proyecto político, o al menos, ese que le hicieron hacer creer a la ciudadanía.
Los errores de Patricio Martínez han sido graves y desde que se convirtió en mandatario estatal las cosas cambiaron.
Uno de los casos más sonados a nivel nacional fue la represión al periódico Norte, donde seis reporteros y el propietario del periódico, fueron demandados por un expresidente municipal ligado al gobernador, por haber denunciado a través de reportajes y columnas editoriales un serio acto de corrupción en el que incurrió Martínez al favorecer economicamente al exmunícipe.
Además el grave incremento de las actividades del crimen organizado y los asesinatos de mujeres son dos temas que increiblemente no cambiaron la percepción de la ciudadanía.
El fenómeno va más allá de que el Partido Acción Nacional haya tenido un mal desempeño en Ciudad Juárez o el efecto Vicente Fox al mando de los destinos de esta nación, ya que si se ve objetivamente, el blanquiazul ha hecho 'menos peor las cosas' que su contrincante en los últimos 9 años en la ciudad del burrito y la violencia.
Hay algo de fondo en todo esto. Hace poco en un artículo publicado en un periódico nacional se indicaba que en Ciudad Juárez la mayoría de quienes votarán esta vez provienen de otra ciudades, no han nacido en ese estado.
Aunque no se puede descartar lo anterior en el impacto de las elecciones ni la realidad que indica que Reyes Baeza le lleva algunos puntos porcentuales a Javier Corral Jurado, podríamos pensar que esta vez por los resultados antes obtenidos de los gobiernos municipales, los chihuahuenses harán historia con una de las elecciones menos participativas del Norte de México en los últimos años.
La pregunta que queda a la deriva es por qué los electores no votarán contra el partido que representa Patricio Martínez que tuvo un gobierno opresor en donde el narcotráfico penetró totalmente las altas esferas, como fue el caso del exprocurador que ha sido ligado por Estados Unidos al cártel de Vicente Carrillo.









martes, mayo 25, 2004

El triangulo


Capítulo I


Antonio Flores Schroeder
La luz cubierta de tu cuerpo a distancia, a cientos de kilómetros no era motivo para alejarme, para sucumbir a sueños extraordinarios delante de lo que creíste un día imposible: enfrentarnos a la muerte de manera irreversible, sin temer a caer presos del pánico por dormir si un techo, por carecer, por no tener para comprar basura de letras y leer editoriales y verdades a medias antes de tomar café en la esquina del Hospital General.
Así era Juárez, la ciudad de las contradicciones, en donde los artistas no conocen de arte y las fábricas destruyen anhelos del Sur.
Y las preguntas que entonces debía de hacer, las elaboro hoy, a la intemperie bajo la métrica de ilusiones compradas en este otro lado del país.
A veces recuerdo tu rompecabezas, piezas ocultas en la periferia de mi cama, unas encima de otras como si hubieran sufrido el embate de la realidad, y la realidad al final era otra, la última pieza para armar el espejo de una imagen absurda que aparecía incinerada.
He sido un hombre de historias, siempre las he fabricado desde la inocencia de los años tempranos, y he sido maestro de títeres en los edificios alejados de la familia. Desde ahí la inteligencia complacía futuros juegos, en los que he caído ahora, como si ahogara las frases de tu cuerpo, Oriana, en un vaso de agua, como si fuera distinto morir a estar vivo.
Te quedaste allá o veniste conmigo, yo no sé. El perfume de azules frágiles que salen de la dicotomía nacional-extranjera han llevado a cada guerrero que pasea entre estas montañas, a un número ilimitado de imperfecciones.
Ahora, quizá un año o poco más, la máquina se ha descompuesto. Desde el gabinete de la ineptitud se ha propiciado una serie de averías que la gente, esos poetas y músicos de jazz que aquí no existen, consideran irreparables.
Luego las otras apariciones. Ver tu silueta en un par de voces al fondo de pasillo donde varias veces decidí apretar el gatillo y esconder, así a oscuras, el enorme recuerdo de tu ausencia. Ver el perro entrar por la ventana con sus alas de marfíl y jugar ajedrez en el horno de la estufa que me regalaste.
Todos esos kilómetros de secretos inmortales me han llevado aquí, a este lugar por infierno donde un día te soñé.



lunes, mayo 24, 2004

A partir de hoy de lunes a viernes aparecerá en este blog la columna Cuentario que escribía un servidor desde 1997 en el periódico de mayor circulación en Chihuahua, en El Diario de Juárez y posteriormente en el rotativo Norte de Ciudad Juárez.


Cuentario


La eterna pelea


Por Antonio Flores Schroeder
-¿Ya te diste cuenta de las pendejadas que hace el Gobierno para desacreditar a la izquierda?- cuestionó el abogado Alvaro Calles a su amigo mientras leían el periódico a la hora del café.
La mañana traía consigo la nostalgia atada a las nubes. Olía a tierra húmeda. La lluvia se aproximaba.
-¿No será que Fox hace hasta lo imposible para desenmascarar a López Obrador sobre sus actos de corrupción?- respondió Enrique De La Madrid con otra pregunta antes de enceder un cigarro con el último cerillo que le quedaba.
-Lo que sucede es que la CIA le tiene miedo al perredista. Los intereses de Estados Unidos son muy poderosos, la verdad el pinche Fox está vendiendo al país, date cuenta güey-
-Mira, los izquierdistas siempre le echan la culpa a los gabachos de su notoria devaluación como opción política. No es posible que se le tenga miedo a un país que nos quiere ayudar-
Rápido el especialista jurídico buscó la sección nacional del periódico y se la mostró extendiendo el papel frente al rostro de su amigo, le pegó dos palmadas a la portada y dijo:
-Esta es la prueba, mira el descontento de los mexicanos, ya hay otra guerrilla en México, esto se va a poner bueno mientras se acerquen las elecciones federales-
-¿Se va a poner bueno? -Debatió De La Madrid y continuó:
-Las maquiladoras se van a ir, los empresarios no van a dar empleos a los mexicanos y entonces si va a valer madre todo. Y todo por algunos líderes marxistas que siguen empeñados en sueños útopicos que no llevan a nada mas que a pesadillas-
El derechista se encontraba exaltado, respiraba agitado, tomaba aire y la piel de su rostro adquiría nuevos colores pardos. La gente que estaba sentada en las mesas cerca de donde estaban Alvaro y Enrique giraban la mirada de vez en vez para regañarlos con sus ojos.
-De verdad que estás jodido, disculpame que te lo diga. Que los pinches gabachos se vayan mucho a chingar a su madre, pa' que los queremos, que no ves como nos roban, por mi que chingen a su madre-, respondió enojado el izquierdista.
Enseguida un silencio y el noticiero de fondo en las bocinas rotas del restaurante:

"Adelantamos para el noticiero matutino de Radiorama que tres bombas de penetración estallaron la madrugada de ayer en las sucursales de tres bancos ubicadas en la Ciudad Industrial del Valle de Cuernavaca. Las explosiones provocaron destrozos y afectaron además a por lo menos a seis empresas adyacentes a los bancos. Por otra parte organizaciones no gubernamentales exigirán este lunes por la tarde al gobernador de Chihuahua que la Procuraduría no esconda información sobre las 'Muertas de Juárez'..."

-Y luego los medios de información cómo le dan tanta importancia a una bombitas-
-¿Bombitas? No puedo creer que seas así y te nieges a reconocer los problemas, el riesgo del país de seguir Fox con esa loca manera de gobernar- apuntó Alvaro, un poco más tranquilo.
A través de los cristales de las ventanas del restaurante se podía ver la lluvia arreciar sobre el asfalto del desierto. Ciudad Juárez era en blanco y negro, con intermitentes azules y rojas de sirenas de unidades policiacas y ambulancias.
-No las minimizo, las repruebo. Entiendo que existe gente descontenta con el Gobierno pero las cosas no se pueden resolver con violencia, y tu lo sabes muy bien. Es como si tu y yo nos agarrábamos a chingazos frente a la gente por estar en desacuerdo-
Antes de que surgiera el contra-ataque del simpatizante de la izquierda, llegó la mesera con los dos platos servidos con fruta y huevos para desayunar.
-Ni modo, la izquierda se quedará sin contestar una vez más, esta vez fue por el desayuno, espero no me contestas con una bomba en la oficina-
Ambos rieron y comenzaron a almorzar. Se hacía tarde para seguir un día más en sus vidas.




domingo, mayo 23, 2004

Cartas de Baboriny y Ambla Sa Sambla (Los planes de Eschborn)


Qué buenas noticias he recibido hoy, estimado Ambla Sa Sambla, aunque déjame mencionar a través de las coléricas cortinas donde oculto mi cadáver que no lograste detonar una de las bombas. Creo que Richard no te supo enseñar los mensajes ocultos del párrafo bíblico del que te hablé.
Sin embargo, gracias a la estrategia que tuviste bien en elaborar en Eschborn (antes de que los alemanes nos confundieran con terroristas de la ETA) hemos acertado el dardo en el centro del corazón del gigante que pisotea no solo el mundo de las hormigas, sino el de los osos hormigueros.
La Risa y El Punto han recibido varias invitaciones del mundo islámico, pero después de consultarlo con la Virgen María, decidieron no ser parte del vocablo de la muerte. Acuérdate, como decía la enfermera que murió en Jerusalem: "No todo es destrucción en la lucha, también debe de existir el mensaje para aquellos que crean ser dueños de la perfección en la palabra".
Hoy por la madrugada imagino que la mansión que ocupas fue albergue para la fiesta y algarabía. Lo mereces, después de todo, ingresar a un banco por los poros de la pared y preparar el ataque de Morelos no es una empresa cualquiera. El mandatario debe de sentir pasos en la azotea y en sus tiendas donde expide todo tipo de narcóticos, los enmascarados deben haber huído con rumbo desconocido -como siempre dicen-.
Pero un día tendrás que detener el jolgorio para preparar el golpe final, no sé si pienses en Chihuahua como un buen lugar para realizar el sueño, aunque ahora no deberás usar a una enferma mental y que tenga tan mala puntería con la pistola de chorro a propulsión del honorable cuerpo de bomberos
Extraño de verdad el cielo de ciudad fúrica; los atardeceres por el lago de las Américas o los amaneceres con noticias de ejecuciones. Tu más que nadie sabe que cuando llegue a la ciudad, ambos iremos con nuestras mujeres a disfrutar de las charlas de las paloma de la Iglesia que está junto al Infierno de Palabras al Norte del País, esa que te pagaba sólo 6 centavos por semana a cambio de tu arsenal, esos versos e investigaciones sobre el desierto de la esquina.
Por ahora puedo sólo felicitarte amigo y brindar por ti desde el otro lado del mundo (dicen que los poetas ya murieron).
Saludos guerreros desde la continuidad del Viejo Oeste y hasta el final contra nuestro gobernantes.

Se acerca la nueva revolución del 2010

A 23 de mayo de 2004

Baboriny

martes, mayo 18, 2004

Muchos de ustedes dirán quién es Baboriny y quién Ambla Sa Sambla. La verdad es que si explicara lo que sucede, no me iban a creer, así que dejemos que estos dos personajes sigan versando sobre realidades apartes -aunque a veces tienen tanta similitud con la realidad a la que nos enfrentamos diariamente-, dejemos que hablen de las guerras que ocultan cada uno desde su trinchera, desde su mundo, ese mundo que es el nuestro, al final de cuentas.
Algún día, estoy seguro, verán la recopilación de cartas de estos personajes lejos uno del otro. La historia apenas comienza...
En esta parte Ambla vuelve a escribirle desde algún punto del Norte de México a Baboriny:


(Cartas del reinicio de la guerra) Las calabazas de Arnulfo

Mi siempre entrañable Baboriny:

Te comento las últimas nuevas de la jornada: Arnulfo
le pegó al teniente Gillard y terminó malherido, ya
vez que él siempre fue de esos hombres que se matan
pecho a pecho y terminó defendiendo los que creía sus
derechos, pero también hay que tomar en cuenta que hay
perros que ladran y nadie sabe lo que dicen hasta que
muerden.
¿Recuerdas que al muy estúpido de Arnulfo le dio por ir
plantando flores mientras permaneciamos en el área de
combate? Esa afición nos metió en problemas
porque cuando todos creíamos que había sembrado un
poco de la adormidera para relajarnos en los tiempos
de furia y nada, que eran calabazas que ¡crecieron en
dimensiones gigantescas!
Afortunadamente Eleodoro, fecundo en ardides, tuvo a
bien una treta para con el enemigo: bajó los enormes
sembradíos encendió unas piras y justo cuando se
acercaba el pelotón antegónico, comenzó a aventar
cuetes de los que le quedaron de la kermese de San
Jacinto y las calabazas estallaron sepultando al
escuadrón que venía decidido a eliminarnos.
Por fortuna, la calabaza se coció tan bien, que nos
sirvió como alimento hasta que el buen Gabriel García
Márquez -que dejó el carrito de paletas, por un
triciclo con tacos sudados- pasó por el perímetro y
nos abasteció de tragadera.
A tiempos más tranquilos he podido volver a casa,
donde todavía guardo en la cava tres botellas de vino
oscuro del que tanto te gusta, espero que a tu regreso
a la zona donde ahora realizas implantes de pestañas a
las hormigas, te des un tiempo para libar recordando
las viejas historias.
Cuídate siempre y no la espalda, sino de quien no te
vea de frente. Un abrazo.

Ambla Sa Sambla
Rancho Los Tres Florines, al Norte de México.

domingo, mayo 16, 2004

Algo nuevo en este blog

El fin de semana en los tiempos libres -que no son muchos- me dediqué a esculcar entre los patios del internet y logré ubicar varias animaciones rusas bastante conmovedoras. Cualquiera de ustedes puede entrar y ya están linkiadas en el lado derecho bajo el título de 'animaciones rusas'.
La recomendación es que se tomen su tiempo para ver este arte ruso que está en todo su apogeo. Historias llenas de nostalgia, terror y algunos otros sentimientos son lo que han logrado estas producciones que van desde los 3 hasta en algunos casos 10 minutos.
Las animaciones que más me gustaron fueron las del creador Scory Dolls, las cuales seguramente a ustedes también les gustarán.

viernes, mayo 14, 2004

Esto suele pasar a los creadores cuando inmersos en su laberinto de creación el presente se atrofia. Lo siguiente es un texto de Jaime Sabines que me gusta mucho, que leo en esos días de intensa soledad, de grandes vacíos:


¿Qué putas puedo hacer con mi rodilla,
con mi pierna tan larga y tan flaca,
con mis brazos, con mi lengua,
con mis flacos ojos?
¿Qué puedo hacer en este remolino
de imbéciles de buena voluntad?
¿Qué puedo con inteligentes podridos
y con dulces niñas que no quieren hombre sino poesía?
¿Qué puedo entre los poetas uniformados
por la academia o por el comunismo?
¿Qué, entre vendedores o políticos
o pastores de almas?
¿Qué putas puedo hacer, Tarumba,
si no soy santo, ni héroe, ni bandido,
ni adorador del arte,
ni boticario,
ni rebelde?
¿Qué puedo hacer si puedo hacerlo todo
y no tengo ganas sino de mirar y mirar?
La ciudad de lo absurdo

Yo no entiendo cómo los nogalenses pueden vivir sin parques. Creo que en la ciudad de lo absurdo todo puede pasar.
Lo único que hace la gente en este lugar es beber cerveza y esperar cada año el 14 de mayo, fecha de presentación oficial en esta frontera de Los Tigres del Norte. De hace un año para acá no conozco de novedades literarias, pues tampoco, hay una sola librería en este lugar.
Lo único que conozco a ciencia cierta son las cervezas Carta Blanca, Corona, Budweiser y otras que andan por ahí.
Existe una avenida, la Obregón, por ahí, la gente, los ciudadanos de todas clases sociales salen a marearse en su carro y dar vueltas, vueltas y más vueltas a una congestionada calle en un perímetro de 2 kilómetros.
Abominable.

jueves, mayo 13, 2004

(Las cartas del reinicio de la guerra) El ojo de la mano

Estimando Ambla, creo que la reciprocidad de la angustia es lastimera en nosotros, sobre todo, después de un año plagado de incertidumbres o sorpresas anunciadas por el gobierno, por el Rey de la Asamblea o como dices tu y reniego yo: pudiera ser que la confabulación de la policía secreta mermara nuestra comunicación. Total.
En Zimbawe la locura es serena El sacrificio de pasar horas enteras sin todos ustedes me ha hecho pensar en tantas cosas: en el vuelo de las palomas cuando vimos a García Márquez con su carrito de paletas, el maniquí de un nombre que gritabas al pasar siempre por la boutique de San Lorenzo, allá en la ciudad oscura; cuando dormiste debajo de un camión después de una sacra borrachera; los días de París junto al robot de lentes biónicos, tantas cosas como el asalto al banco de la avenida Morelia, debes recordarlo.
He pensado en volver y en quedarme y ese ha sido el dilema. Cada mañana cuando salgo a correr al techo de mi departamento, pienso en esos artistas que dicen ser de metal cuando no han fecundado mas que decenas de letras frías patrocinadas por los jefes del cielo.
Estamos acá, en este lado de Africa, fabricando un abanico de dimensiones hasta ahora desconocidas por los occidentales. En mente está evitar que las posibilidades se nublen y que la amistad entre los pueblos no esté controlada por el mundo de las hormigas, quizá tanto como la de La Risa o El Punto.
He caminado por las tinieblas y he visto la maldad en los seres del bajo mundo, los dueños de la máquina de hacer palabras, como una vez nos dijo el doctor Tzotlitl: era verdad. He visto que el poder emana de la fábrica que mandaste a construir para fabricar bombas y te podría asegurar que me han robado mucho dinero, creo que hasta estoy secuestrado.
Los elefantes que guardé desde mi partida, escaparon por un hoyo en la pared del patrio trasero. Qué tristeza esta que te cuento hermano y pensar que ambos iniciamos la guerra juntos a un lado de la fuente, esa que estaba a un lado de la iglesia.
Pronto iré en el avión a la vuelta de la esquina, creo haber encontrado el boleto de retorno. En cinco meses nos vemos las caras, compré un nuevo ojo pero a pesar de que he debatido horas, días, semanas con Parménides, no estoy seguro de instalarlo en mi mano.


Desde la ciudad perdida, Baboriny

miércoles, mayo 12, 2004

Serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar
(Cartas del reinicio de la guerra)


Estimado amigo Baboriny,
Habíamos dejado de tiempo atrás nuestras misivas, por
las razones que tú tendrás bien en mente, la
confabulación por parte de la policía secreta había
hecho casi imposible que mantuvieramos contacto
directo.
De tí supe lo ocurrido en la noche del 23 de febrero,
cuando cayeron en manos de las fuerzas opositoras, al
sudeste de Zimbawe. Desafortunadamente, me encontraba
aislado tomando una serie de precauciones con los
amigos de las altas montañas al Sur del estado.
Me decidí a escribirte, pese a las advertencias que me
hicieron algunos camaradas acá en el encierro, porque
no sé qué es lo que me pasa, tal vez sea el
aburrimiento, tal vez la rutina, tú sabes cómo es
acá, siempre haciendo lo mismo día tras día, hora tras
hora, minuto tras minuto y la hora de dar el golpe
final se aleja cada vez más.
Este mundo humano se ha vuelto rutinario, con poetas
que siempre están pensando en su propio beneficio y
cuando las cosas no salen como esperan, se echan las
culpas unos a otros.
Cófrade entrañable, déjame señalarte que aún recuerdo
las tardes bajo aquel gran roble en las que solíamos
debatir sobre Breton y Celan.
En estos días recién nos visitó el camarada Cardenal,
vino a traer noticias de los amigos de América
Central, y aunque en primer instancia parecía que
podríamos tener una charla más extensa, las
posibilidades se nublaron, ya que el amigo del centro
del continente, estuvo siempre protegido por las
fuerzas melosas que imperan en este terruño, tú sabes,
siempre la burocracia aletargando la causa.
Me comentó que en el último enfrentamiento, Animal
perdió el habla y a Ruiz le fue cortada la lengua, con
una navaja fina y con un solo filo, según me relató.
Los locos, víctimas de su imaginación, dejaron de
andar sueltos por la vida y porefirieron abandonar las
armas antes que volver a sufrir tales ataques por
parte de las fuerzas imperialistas.
Te comento que aún tenemos la base-refugio bajo el
banco de la calle principal, se quedó tal y como la
dejamos antes de partir tú a las tierras del oeste y
yo, al auxilio del ejército de la India.
Es a mi regreso en el barco Alice, cuando por fin pude
concertar la cita con aquel ciurioso gusano de
apellido Morphine, no sé si lo recuerdes, el tipo
aquel que nos quizo vender hachis en Estambul a precio
de diamantes.
Fue por tal razón, luego de algunos contratiempos
entre los que podemos incluir la desaparicion de las
hormigas, fue nos vimos obligados a pasar la noche en
Winchester, tras una escandalosa salida en el
aeropuerto.
Es precisamente de este tipo de lugar, en alguna parte
del país, de donde te escribo antes de abordar un
nuevo vuelo, a mi llegada a Kenia te enviaré noticias
recientes, sólo quería reencontrarte en este contacto,
para que sepas que todavía guardo la bala y el licor
ese que quedó pendiente en la última velada, antes de
que partieras al pueblo donde actualmente preparas
para la guerra.
Estaremos en permanente seguimiento. No olivdes leer
los diarios del lunes, busca en el apartado
internacional, encontrarás noticias del movimiento.

Ambla Sa Sambla

domingo, mayo 09, 2004

Mañana será la primer vez que no felicitaré personalmente a mi madre. Lo tendré que hacer por teléfono, desde esta ciudad gris llena de arroyos pavimentados como dice 'El Flaco' Sobarzo.
A 6 años...


Aunque trato de evitar escribir en el blog sobre asuntos personales, esta vez lo haré. El pasado 3 de mayo mi hijo Tony cumplió 6 años de vida. Estar junto a él y Maria Fernanda, mi hija de 4 años en su fiesta de cumpleaños fue simplemente formidable, maravilloso.
Desgraciadamente mis labores profesionales sólo me permiten verlos 1 vez por mes cuando bien me va, por eso, cuando estoy con ellos el mundo me vale madre y bien podrían matar a mi mejor amigo y yo seguiría con ellos en ese tiempo que les destino.
Sin embargo la comunicación con ellos, a pesar de que nos vemos poco, es muy buena. Les llamo por teléfono a diario, -por cierto eso ocasionó que el periódico me restringera las llamadas nacionales ya que el último recibo que llegó a manos del Director General sumó 6 mil pesos más de lo normal- y estoy al pendiente de ellos.
El amor que recibo de ellos me nutre mucho más que mi trabajo, mucho más que otra cosa en este mundo.
Trabajar tan lejos de casa después de 1 años y 2 meses lastima tanto que el daño es mucho más de lo que uno cree. Uno se vuelve más susceptible, meláncolico, explosivo. Por lo menos eso es lo que me ha sucedido.
Le compré una nueva bicicleta de la cual según me comenta mi exesposa, se ha enamorado de ella. En la escuela va bien y de igual manera, su hermanita, la maryfer.
Dicen que uno cuando escribe tiene que sacar sus demonios y así lo estoy haciendo ahora. Me duele tanto nos verlos diario.


AFS, en una tarde triste sin sus hijos

jueves, mayo 06, 2004

Los días que nunca fueron


Por Antonio Flores Schroeder
Qué días aquellos. Aún puedo recordar las manchas que atardecían la nostalgia de nuestros encuentros, sobre todo cuando sentados en el techo de la casa con alberca techada, veíamos la ciudad un paraíso en medio del infierno que éramos.
Puedo oler el peligro, decías cada vez que subíamos al tren cargados con dinamita de risas, burlas hacia los que nos veían como dos ilusos con algunos libros en mano, por ejemplo el de Rayuela que arrojaste por la ventana mientras el ferrocaril callaba a París, a La Maga y a su hijo todavía sin perder el conocimiento, todavía con una fiebre que evaporaba las letras del edificio inconcluso donde dormían la noche.
Ahora, casi a 40 años de volar las sierras de este país que quizá sea la pesadilla de un gigante que nunca despertará, te recuerdo quieta, a través de los cristales del salón por donde veías mi cuerpo sangrado. Lloraste como loca, hasta que me viste entrar por la puerta y sentarme junto a ti, tocar tu mano y pasar entre tus piernas un poema del 'Ché' Guevara para luego creer en el poder superior de la guerra.
Tal vez si no hubieras destapado la caja o si no hubiese fallado el circuito, o si tal vez tantas cosas que me vienen a la mente, como que no hubieras nacido, nunca hubiera pasado lo de tu adiós. Espero que me esperes sincera, callada, aunque con las mismas ocurrencias de ayer.