Barra de video

Loading...

viernes, marzo 26, 2004

C
El viaje a Juárez (parte I)
Por Antonio Flores Schroeder
El pasado fin de semana fue trágico. Después de casi dos meses sin ir a la ciudad del burrito y la violencia, le compré llantas nuevas a mi carro, frenos nuevos, todo esto después de que entrara a una cirugía en el tercer mundo donde le practicaron 'legrado de afinación total'
Todo estaba bien. El jetta parecía volar.
La historia comenzó el viernes por la noche. Una amiga que también vino a trabajar desde Ciudad Juárez a Nogales, enfiló a un lado mio carretera por el lado del país de las hamburguesas y las grandes mentiras.
Llegamos A Tucson, Arizona.
Ahí nos perdimos. En lugar de ir hacia El Paso, el volante giró hacia Phoenix, lo que nunca.
Después de manejar 20 minutos con ese rumbo me percaté de mi error y dimos marcha atrás.
El carro empezó a fallar del 'clotch'. Me lo dejaron mal los putos mecánicos.
La tragedia a 10 millas de Beson, Arizona, un pueblo estadounidense, de esos de película.
Manejé a no más de 20 millas por hora y llegamos a una gasolinera. Donde como en los filmes del Viejo Oeste, las familias en huelga de espinas se paseaban con el viento de un lugar a otro.
Era la una de la madrugada.
Ni modo. Había que esperar una grua, hasta el amanecer. El pueblo desierto no tenía nada de cierto. Quizá era un cuento, una leyenda puesta en la carretera.
Cuando nos estábamos quedando dormidos en el carro pasaron dos Apaches montados en sendos caballos. Uno brincó a lo largo del cofre, situación que casi me provocó un infarto.
Luego la modernidad. Dos drogadictos entraron a la gasolinera con ojos de tomates asesinos y llevaron cerveza. Se acercaron al carro. Lo empezaron a rayar con spray de pintura. Y emprendieron la carrera.
Después pasaron los días como una pesadilla. Era lunes y seguíamos ahí. La gente nos llevaba comida y habían hablado con nosotros para que nos bañáramos en una casa distinta del pueblo cada día.
Los turistas que pasaban por el lugar plasmaban sus firmas en el cofre, en las puertas. Nos habíamos convertido en una especie de personajes de esa extraña población. Sentía taquicardia.
Desperté.
Guadalupe no estaba. Cabrona.
Me trajo un café.
Era sábado y no lunes, afortunadamente.
La pesadilla había causado cierto malestar en mi estómago. La idea de que una grua cobrara por cada milla de arrastre me parecía aterradora. Y yo con 150 dólares en la bolsa. Tenía que buscar una situación rápida... (Continuará)
Pequeño paranoico
El sujeto estaba muy loco. Era un importante contador de la ciudad de Chihuahua. Además de su profesión por las tardes se dedicaba a la herrería. Los fines de semana trabajaba en el rastro. Oriana decía que llegaba con olor a sangre de vaca los lunes.
Era un tipo detestable
Oriana espía por la ventana, es una perla extraviada en el mar; Oriana está en todas partes, es el desierto de Chihuahua en el jardín de enfrente; es la última zeta en la sopa de letras.

miércoles, marzo 24, 2004

“Hay quienes quieren
que me ya me calle”

A 23 de marzo de 2004
(Diez años del Magnicidio)

Antonio Flores Schroeder
Magdalena de Kino.-La música de un cuarteto hermosillense enmarcó la tristeza en Magdalena justo minutos antes de que llegara la familia Colosio a la misa que se celebraría en el panteón municipal para recordar el décimo aniversario luctuoso de candidato presidencial.
Lentes oscuros, trajes solemnes, señoras que conocieron al priísta desde que éste no rebasaba los diez años, abarrotaban las afueras del Mausoleo donde se encuentran los cuerpos de Diana Laura Riojas y Luis Donaldo Colosio.
Eran las 17:00 horas, después de que se le recordara en diferentes ciudades como Nogales y la ciudad de México, cuando Luis Donaldo Colosio Riojas, vestido con un traje negro que disimulaba su pesar, se paró frente a más de cuatrocientas personas dispuestas a escuchar no sólo la Palabra de Dios, sino el discurso del senador don Luis Colosio:
“Vamos a iniciar con la colocación de ofrendas y una guardia de honor hasta el Mausoleo, posteriormente, mi abuelo, Luis Colosio Fernández ofrecerá un mensaje y una señal de agradecimiento y un reclamo de justicia, finalmente con mucho respeto los invitamos a escuchar la misa en recuerdo de mis queridos padres”.
La voz de quen tenía diez años cuando asesinaron a su padre, se notaba que por momentos se quebraba.
Luego de la guardia de honor en que más de cincuenta periodistas provenientes de diferentes partes del País, se encargaron de fotografiar veinte o treinta veces la misma imagen, se acercaba uno de los momentos más emotivos de ese día.
Una bella mujer acariciaba el violín y de el notas en do menor salían para nublar el cielo, para traer un poco de fresco a un día caluroso.
Bajo una carpa diferentes personalidades: el senador Enrique Jackson, parientes cercanos y lejanos a los Colosio, amigos, el Gobernador, los alcaldes de Nogales, Magdalena y Santa Ana, entre otras personalidades, esperaban que surguiera la voz de don Luis, quien subió con un bastón y se colocó frente al micrófono.
Había llegado la hora.
“Nosotros y el tiempo contra quien sea; se dijeron los asesinos y el olvido; y se sentaron a contemplar su obra”, las primeras palabras como un dardo en la imagen de un expresidente de México que la mayoría de los sonorenses, como el resto de los mexicanos, aborrecen: Carlos Salinas de Gortari.
Y continuó:
“A diez años de distancia, la respuesta del pueblo de México es contundente; de pie y con la frente en alto, reafirma su compromiso de preservar los ideales de Luis Donaldo Colosio. La sangre derramada por mi hijo fertiliza el árbol de la unidad y la esperanza por un México de libertades, por un México de progreso, por un México de paz y justicia. Por eso, mis amigas y amigos, muchas gracias por estar aquí; por eso agradezco con el corazón y a nombre de toda mi familia, su presencia”.
Las frases llegaban ondo a Luis Donaldo y Mariana, que estaban a sólo cinco metros de su abuelo. El primero se hacía el fuerte y se mantenía erguido, su hermana, parecía no entender lo que realmente ocurría.
“Muchas gracias porque en estos diez años, su presencia en este lugar en que descansan mis hijos Diana Laura y Luis Donaldo, había sido un bálsamo para nuestro dolor y ha hecho soportable la indignación, la frustración y el coraje. Muchas gracias a todos aquellos mexicanos, que en cualquier lugar del País, recuerdan con cariño a mis hijos”.
Luego el silencio y una brisia de Norte a Sur. Las voces entredientes de los centenares de mexicanos reunidos ahí.
“Una década ya, de dolor y ausencia para mi familia, diez años de condolencia social por el asesinato de mi hijo; una década ya, desde que muchos mexicanos sintieron perder a un miembro de su propia familia. Diez años hace, que muchas mujeres y hombres bien nacidos, morimos un poco”.
Entonces sí, las palabras de quien fuera padre de uno de los políticos más queridos en el País, no sólo de los priístas, sino panistas, perredistas, de todos, dolieron, los rostros se opacaron:
“Pero también; diez años para evidenciar que los hombres que vivieron entregados a causas legítimas y generosas, nunca mueren; una década en que la sociedad mexicana le ha dedicado pedazos de existencia individual; diez años en que su pueblo ha sabido cumplirse honrando su memoria; una década en que su familia, sus amigos y muchos mexicanos, no escatimamos en nuestro reclamo de justicia”.
Enrique Jackson se veía cansado; el gobernador Eduardo Bours seguía atento, atrás de ellos, varios amigos de Colosio derramaban coraje, mientras Don Luis exhalaba un poco de aire.
“A diez años de distancia, debemos reconocer que un elemento de la apuesta de los asesinos y el olvido, les ha dado resultados. Mucha gente, de todas las edades y en muchos lugares del País, piensa que ya debemos callar, que ya dejemos las cosas en paz, que es imposible saber la verdad, que es un caso más de injusticia”.
Don Luis se agotaba más. Era notorio su enojo, su tristeza y decidió seguir:
“Para algunos mi reclamo de justicia parece grotesco, hay quienes podrán pensar que soy un viejo necio en busca de lo imposible, que ya no tiene sentido señalar negligencias y omisiones; rechazar remedos de investigación, pantomimas y teorías ridículas; condenar intereses mezquinos, traiciones y deslealtades”.
Luego recordó a su hijo y miró hacia el cielo, como si Luis Donaldo lo estuviara viendo:
“Le preocupaba la enorme brecha que desde entonces, se abría entre ricos y pobres; por eso su insistencia en el desarrollo social, en la generación de empleos; ‘Sin desarrollo Social, sin una vida digna para los que menos tienen, no hay democracia que se consolide, no hay prosperidad económica que se justifique. Por eso su pasión por el desarrollo regional y un nuevo federalismo; una política federalista que dotara a las regiones de mayores recursos; que permitiera a los Estados mexicanos tener capacidad para responder a tiempo, con soluciones de fondo en donde se generan las demandas”.
Después habló sobre las causas que posiblemente le llevaron a morir en Tijuana:
“Por eso quería reformar el poder; quería llevar el Gobierno a las comunidades, quería nuevos métodos de administración para que cada ciudadano, obtuviera respuestas eficientes y oportunas cuando requiere servicios, cuando plantea problemas o cuando sueña con horizontes más cercanos a las manos de sus hijos. Donaldo pensaba que ser funcionario público, era una oportunidad para servir a la gente; creía en la calidad, en la mejora continua, en la honradez, repudiaba el abuso de las autoridades y la arrogancia de las oficinas gubernamentales”.
Algunos aplaudiern, pero don Luis todavía no terminaba:
“A Donaldo no le podemos revivir, pero si le podemos hacer justicia; ese es el medio que tenemos para evitar que actos como éste se repitan, pues en la medida que impere la impunidad, se alientan las conductas que nos lastiman como nación”.
Y finalizó antes de que la música de violines despejara el cielo:
“A Diez años de distancia, Donaldo espera justicia; es tiempo ya de respuestas, es tiempo ya de cerrar esta herida de la patria, es tiempo ya, de cumplirse a Luis Donaldo Colosio".

martes, marzo 23, 2004

Nuestros demonios
El ser humano suele cometer errores que lo marcan de alguna manera durante su vida. Uno a uno los demonios entran a las mentes de los hombres, las mujeres.
Con el tiempo despiertan. Recorren los pasillos bajo tormentas demenciales y el mundo deja de ser, tan solo por algunos segundos, un lugar inhabitable.
Agradezco a Mauricio Rodríguez (Zerk), un amigo entrañable con el que conviví durante una época inóspita, haberme vuelto a incluir en los links de su blog, después de haber permanecido ausente por algunos meses.
Después de todo fue mi culpa, por haber dejado a un demonio sin cadena en mi cabeza.
En ocasiones los demonios salen por la boca, por los ojos, por la escritura. A ellos, se les trata mal o se les trata bien. Ya sabemos los resultados.
Y salud porque no se vuelvan a soltar

miércoles, marzo 17, 2004

El árbol y la editora

Por Antonio Flores Schroeder
Cuantas veces dije que no iba a estar en el jardín de la vecina. Aún recuerdo viéndome a través de los ojos de su editora modificándole el noventa por ciento de sus palabras escritas en el árbol central.
Tras la tarde de lluvia Oriana salía con el paraguas amarrado a su espalda con un látigo viejo que utilizaba también para colgar su ropa por las mañanas, por los sábados.
Yo la observaba con curiosidad al principio. Después dejé de hacerlo de esa manera para pasar a ser un acto que me parecía normal, por usar una palabra parecida a la locura, que me aquejaba, que me hacía vivir.
Una vez, ella salió por la puerta trasera del jardín y con mucho cuidado sacó de entre su ropaje color amarillo con rojo, una navaja donde los rayos del sol no rebotaban más la ausencia de la familia.
Inició la travesía de escribir el primer libro en un árbol. Primero se dio a la tarea de marcar las páginas así como el número de cada una de ellas para no irse a confundir y estropiar la historia, por aquello de los malos entendidos entre escritores y lectores.
Todo comenzó y terminó bien. Tardó dos años. Oriana mandó a construir una sombra de concreto. Después puso una banca, luego una pintura de Remedios Varo.
El problema vino después. Al terminar habló con una editora.
Ésta, al darse cuenta que tenía que hacer cambios transcribió la historia en una hoja de papel. Y empezó.
Oriana se fue de vacaciones mientras la editora realizaba sus labores profesionales. Uno y dos cambios por hora. Tres y cinco minutos más tarde hasta que se dio cuenta que tenía que invertir líneas de algunosa párrafos.
Lijó la historia del árbol inicial y bajo su dirección, una alumna suya transcribió lo escrito en las hojas. Todo salió mal.
Le habían cambiado el contexto original con su trabajo de edición.
Pobre de Oriana.
Al llegar de vacaciones se dispuso a leer el trabajo realizado por la mujer. Desde ese día Oriana no escribe, se lamenta, recuerda.
Ahora que estoy en el jardín, nuestro jardín, escribo su historia sobre el mismo tronco. He jurado que no hablaré con la editora de la esquina. Antes era boxeadora. No sé quién le dijo que era editora.
Desgraciada.



martes, marzo 16, 2004

El asesino espía

Por Antonio Flores Schroeder
Esta madrugada no pude dormir. A pesar de mi cansancio la noche siguió su carrera hasta alcanzar la meta de verme (muy temprano) en la cárcel.
La historia comenzó a eso de las tres de la mañana. La ardilla de dos cabezas comenzó a raspar la parte media de la puerta principal con sus afilados dientes. No se cansó hasta que el ruido me era ya familiar, monótono, arrullante.
Una hora después cuando estaba a punto de esconder mi cabeza bajo el conchón de la conciencia, comenzaron a golpear la ventana de la cocina.
Uno, dos, tres golpes y luego silencio. La acción se repitía una y otra vez. Era la muerte o mi espíritu a punto de marcharse; los recuerdos de la travesía para salir a la luz al nacer.
-Hijo de puta quién sabe qué quiere, pero no le voy abrir. Pendejo-, dije en voz baja y con las manos colocadas como si estuviera rezando.
Para mi desfortuna los golpeteos seguían y yo bajo las sábanas del miedo, pensaba en cómo escapar: tal vez hacer un hoyo en la pared o en el suelo.
(Me delatarían por el ruido) imaginé.
-No puede ser, está cayendo un pinche tormentón y ese vato sigue ahí... qué loco-, mi voz apenas salía por entre los espacios de mis dientes apretados por el temor.
Cada vez era más fuertes. Daba la impresión que que estaban queriendo romper la ventana con un bastón.
Rápido fui al cajón de los calzones y saqué mi .38 súper. Nunca pensé los problemas en los que me podría meter.
Cuando los golpes empeoraban hice cinco disparos. El vidrio se rompió pero la cortina y el 'loco' seguían ahí.
Me regresé al cuarto. Me escondí en le clóset y volví a pensar muchas cosas.
Una de ellas que tenía que hablar por telefóno para avisar a la Policía, un pariente, alguna prostituta conocida.
(Pendejo, dejé el telefóno en la cocina. Tengo que hablar a la policía. Es un psicópata. Me va a matar. Tal vez es un narcotraficante que le di un jodazo en el periódico. Ya valió madre), las imágenes en la mente.
(No, pero puede ser un fantasma. Ya le di unos balazos y sigue de pie. Golpea la ventana) no dejaba de pensar en eso.
Seguí escondido en el clóset hasta las once de la mañana. La lluvia seguía y yo ya había convertido la estancia de tres metros por tres en una cama muy cómoda.
Los golpes en la ventana continuaban, pero ya habían bajado de intensidad.
-Ya se la peló. Se está cansando. Lo sabía-
Decidí correr con la pistola en la mano (así en calzones) y abrí la puerta de la cocina mientras gritaba:
-Ya te cargó la chingada-
Mi sorpresa no pudo ser mayúscula.
Quien tocó a la puerta durante las horas era la rama de un árbol. Para colmo, la policía tenía rodeado el departamento por las detonaciones que antes había perpetuado.
Me llevaron detenido. Tras las rejas. Pagué una multa y enfilé hacia mi cama. No pudo haber pasado nada peor. De verdad.

domingo, marzo 14, 2004

La cultura 'rave' o
el hippismo del 2000

Desde hace mucho tiempo quería escribir sobre este tema. Conocí la música electrónica 'rave' hace seis años, debido a que mi hermano menor la escuchaba. Rápido identifiqué algunos puntos interesantes de lo que se puede denominar ya un género, pues está comprobado que no es una moda, como se pensó en un principio.
Sus sonidos, (que en ocasiones pueden llegar a rebasar 30 diferentes en una sola rola, con la única diferencia que algunos están en un volúmen muy bajo, otros medios y sólo dos o tres altos) suelen invitar al movimiento casi de forma subconsiente, mucho más que algún otro género de música.
Del 'rave' se desprenden varios tipos de música, entre las que destacan el 'Dark', 'House' ó 'Trance'. Y de ahí una infinidad de música experimental que está de moda en Europa desde hace diez años, particularmente en Inglaterra, Irlanda, Holanda, España y Alemania.
La primer parte en América a donde llegó ésta música no fue a Estados Unidos como se piensa, sino a Argentina, Uruguay, Chile.
En México el 'rave' es relativamente nuevo. Apenas unas cuantas ciudades conoce lo que podemos llamar 'la cultura rave'. Por ejemplo la ciudad de México, Tijuana, Guadalajara y Ciudad Juárez, donde por cierto, hoy se presenta Paul Oakenfold, uno de los pioneros en Inglaterra y el mundo entero.
La vestimenta (a diferencia de la extravancia de música bailable como el 'rap' o la música 'Disco') es ocasional. Un pantalón de mezclilla y camisetas o camisas alusivas a algún disco o concierto 'rave'.
Los lentes sí son un distintivo. Cáfés claros (de esos que uno puede entrar al cine y ver perfectamente una película) azules y amarillos de diferentes precios. Desde 10 hasta 150 ó 300 dólares.
La música 'rave' ha logrado penetrar lo que se podría llamar la 'alta sociedad' debido a que las entradas a los conciertos son caras. Desde 450 hasta 1000 pesos. Las llamadas clases bajas realmente no escuchan este tipo de música, aunque imagino, debe de haber algunas sorpresas por ahí...
Algo curioso de este movimiento mundial es que quienes hacen la música son artistas que les tocó vivir los ochentas en todo su apogeo y hay algunos, que les tocó experimentar la locura de finales de los setentas. Paradojicamente, al menos en nuestro País, la mayoría de quienes la escuchan no rebasan los 25 años.
Cuando a mi me empezó a gustar esta música fue al escuchar un concierto de Tij Verwest, mejor conocido como DJ Tisto. Un holandés nacido en 1969 que empezó a experimentar con los discos desde los ocho años.
Tiesto inició con su excelente 'trance' y llenó de vida una serie de secuencias que adquirieron vida propia que lo caracterizan como 'El Rey'.
La carrera de Tiësto comenzó en 1985 en los clubs de su Holanda natal y hasta 1993 debió permanecer en el 'undergound'.
Otros grandes de este arte espontáneo son Paul Oakenfold, Sasha, John Diweed, Paul Van Dyk, Armin Van Buuren y Carl Cox.
Van Dyk estuvo en México hace poco y musicalizó una película de éxito, de las llamadas del cine nuevo mexicano.
Los DJ que he tenido la oportunidad de ir a ver en vivo y a todo color, transmiten una efusividad tan contagiosa que después de 6 horas de música sin pausa alguna, los 'ravers' suelen pedir más al final de las fiestas electrónica.
Los DJ tienen mucho que ver dentro del juego 'rave'. En sus conciertos la espontaneidad de sus mezclas juega un papel determinante en la festividad.
El DJ mide constantemente el ánimo de los asistentes y juega con ellos. Los sube y los baja de intensidad. Los transporta al mundo de la emotividad.
Me agrada tanto esta música que los últimos 15 discos compactos que he comprado para mi colección, son de autores configurados dentro de este nuevo patrón musical.
Independientemente que en los conciertos se utilizan drogas no comerciales como las 'tachas' el 'LSD' o los hongos alucinógenos, no deja de ser un movimiento que las autoridades mexicanas quieren evitar.
La libertad que proporciona a los individuos 'ravers' ha ocasionado problemas en países como Inglaterra donde ha despertado conciencias. Muchos de ellos, por ejemplo, se convirtieron en activistas de Green Peace.
En México el movimiento crece cada día mientras en Europa el 'rave' desplazó ya al rock en cualquiera de sus géneros y a cualquier otro tipo de música. Tanto es así que grupos como U2 empezó a utilizar secuencias electrónicas (muy buenas) al igual que los Rolling Stones.
No falta mucho tiempo para que suceda lo mismo en todo el mundo. El mundo 'rave' nos invadió.

miércoles, marzo 10, 2004

Huye Patricio de Chihuahua...
Que cobarde gobernador tenemos en Chihuahua. La licencia que pidió para separarse del cargo en forma temporal, bajo el increíble argumento de que viajaría a China para promoción económica del estado, es simplemente el miedo que ahora tiene porque sabe que está involucrado en el narcotráfico, al igual que el exprocurador, el cual por cierto, a mantenido muy de cerca durante los últimos años. El FBI lo sabe, pero guardan silencio. Lo saben bien...

"El Chito" Solís no tiene 'madre'.
Otra muerta en Juárez


Información del periódico El Mexicano
Ciudad Juárez.-A tan solo dos días de celebrarse en esta frontera y a nivel mundial el “Día Internacional de la Mujer”, y a poco más de un año en que se encontraron tres cuerpos, hoy por la mañana se encontró sin vida a una mujer a 500 metros del Cristo Negro, con señales de violencia y de que había sido arrastrada, lo que originó una gran movilización policiaca.
Fueron escenas dantescas las que se observaron en el lugar donde la mujer que fue encontrada esta mañana estaba todavía completa y su cuerpo no se había empezado a descomponer, lo que da claras evidencias de que el crimen fue cometido unas horas antes.
Fue el chofer de un camión materialista el que realizó el hallazgo y de inmediato fue a dar aviso a una gasolinera cercana, de donde se hizo la llamada a la policía, y en un lapso breve el lugar se vio cercado de agentes.
La edad aproximada de la joven es de 20 años, vestía conjunto deportivo verde, de los cuales se informó, tenía la sudadera levantada y la pantalonera abajo.
Sobre las características físicas de la mujer, se informó que es de tez morena y su identidad no ha sido dada a conocer por la Fiscalía de Homicidios de Mujeres, quien acordonó el área tras el hallazgo hecho alrededor de la 9:00 de la mañana de hoy.
Una gran movilización policiaca se dio en el lugar de los hechos a donde acudieron las diferentes instancias para recabar evidencias y resguardar la escena.
Ministerios públicos, fedatarios, peritos, Servicio Médico Forense y los fiscales especiales acudieron al lugar.
Los agentes de la Fiscalía Mixta, encabezados por Angela Talavera y Manuel Esparza trataron a toda costa de impedir el paso a los agentes de la AFI, en la iba al mando María López Urbina.

martes, marzo 09, 2004

"El Chito" y Norte de Ciudad Juárez:
el triunfo de la verdad...


Nació enfermo de poder. Desde joven le gustó tenerlo, sobre todo en la Universidad Autónoma de Chihuahua cuando buscaba los puestos de las sociedades estudiantiles.
No le importaba cómo hacerlo. "El Chito", como le empezaron a decir sus amigos se encargaba de golpear a sus contrincantes. Era una persona violenta.
Después como si su destino estuviera marcado por una patología se inició dentro de la Procuraduría de Chihuahua en donde empezó sus relaciones con el narcotráfico y de ahí fue subiendo gracias a sus 'padrinos'.
Cuando Patricio Martínez lo mandó a llamar para que ocupara el cargo se debió en parte, porque el Ejecutivo estatal, necesitaba un hombre frío que no tuviera problemas para hacer el trabajo sucio del Gobierno chihuahuense.
Dato curioso e increíble, "El Chito Solís' fue nombrador Procurador por el problema que tenían Patricio Martínez y el Director General del Periódico Norte de Ciudad Juárez, Oscar Cantú.
Para los que no conocen la historia, Cantú fue el único propietario de medios de comunicación en esa entidad que no le ha temido al Gobernador. Se han publicado reportajes en Norte que han llamado la atención no sólo nacional sino internacional.
Producto de lo anterior fueron demandados y perseguidos por el Ministerio Público del Fuero Común varios periodistas, entre lo que se encuentra quien escribe estas líneas.
Martínez García decidió llamar a "El Chito" para hacer 'la paz' con el Norte.
El propietario de este medio impreso conoce desde hace muchos años a Solís, al parecer por haber sido compañeros de escuela.
Patricio trató por todos los medios de que Cantú cayera en una trampa y mandó al Procurador a la oficina de Cantú para hacer un pacto, que no surtió efecto y por el conocido carácter del licenciado Cantú lo mandó 'a chingar a su madre'.
El pacto consistía en una cantidad muy alta que el Gobierno del Estado daría en publicidad mensualmente (Patricio retiró la publicidad de Norte arbitrariamente. Era el único medio en Chihuahua que no tenía difusión del gobierno estatal).
Después no sólo eran el Mandatario sino también el Procurador los que se encargaron de perseguir a Norte.
La renuncia de "El Chito" no es sólo un triunfo ciudadano, sino es de los periodistas que lo señalaron día tras día.
Ahora no sólo tendrá que ser investigado por sus negligencias y 'tapaderas' en los crímenes de mujeres en Ciudad Juárez, sino por narcotráfico.
Pero hay otros que deben de renunciar y están más arriba. Sobre todo uno que se encuentra en Palacio de Gobierno, allá en la tierra capital tarahumara.
La renuncia del narcoexprocurador de Chihuahua, Jesús 'El Chito' Solís, es el principio de un escándalo policiaco que alcanza al mismo gobernador Patricio Martínez García.
Les llegó la hora.

lunes, marzo 08, 2004

Día Internacional de la Mujer

Me resulta increíble que el Presidente de la República diga que su gobierno está investigando los crímenes de mujeres en Ciudad Juárez.
Si el empeño mayor de Fox, como dijo hoy, es 'castigar a los culpables' ya lo hubiera hecho.
Todos sabemos que en Chihuahua el gobernador, quien no tiene un ápice de razonamiento, ha caído en errores de procedimientos y negligencias, por mantener en puestos públicos a los que encubren a los asesinos y fabrican 'chivos expiatorios'.
Sólo cuando vienen tiempos electorales todo mundo se acuerda de las mujeres y las injusticias que se cometen contra ellas en todos los campos de la vida.