Barra de video

Loading...

lunes, diciembre 06, 2004

Entre bardas te verás


Antonio Flores Schroeder
Varias veces pasé la hora de la tarde sentado en esa barda. Entonces el sol con sus trazos un delfín en el cielo de invierno. Y eran palabras la vida inagotable de los grillos que me veían desde el abismo de sus escondites. El reloj de cuerda de mi cuarto una eternidad no dejaba de sonar su tictac-tictac-tictac y se escuchaba muy lejos el tren y soñaba con ser grande. A veces se asomaban perros y venían amigos a escribir las bardas sus poemas invisibles. Cuando menos lo pensaba el guardia del parque corría detrás de nuestras sombras. Y bajaba de un brinco hasta caer en la tierra y retumbar el mundo de los grillos que veían la escena en silencio. Emprendía la huída hasta determe el cansancio de la maquiladora y las oscuridades que rodeaban la casa. Entraba hasta el cuarto y abría algún libro para olvidar que no éramos libres, como ahora.

No hay comentarios.: