viernes, octubre 01, 2004

A 36 años de aquel 2 de octubre

Antonio Flores Schroeder
El ser humano ha cometido muchos actos bestiales en la historia reciente del mundo. Una de esas barbaridades la realizó el gobierno mexicano: la matanza de estudiantes del 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco.
Los mexicanos no pueden recordar el hecho con los gritos y lugares comunes que acostumbran hacerlo.
Tampoco se puede pretender, de manera estúpida, dejar los asesinatos en el olvido para que queden impunes como lo ha hecho el presidente Fox.
El culpable anda libre y se llama Echeverría. Así de sencillo.
Me pregunto por qué se cambió la ley en este mismo año (creo en mayo), para que las personas mayores de setenta años cumplieran sus castigos en lugar de la cárcel, en las residencias.
En el fondo las autoridades son las mismas, aunque cambien de color, de amarillo, azul y del color del trapo; se solpan asesinatos y robos los unos a los otros. Amén.


No hay comentarios.: