viernes, septiembre 03, 2004

Feminicidios en Juárez, la historia oculta

¿Quiénes son los asesinos? ¿Coincidencias o la pura verdad?


Por Antonio Flores Schroeder
Probablemente el mundo nunca se entere de lo que ha pasado hasta este momento con los feminicidios en Ciudad Juárez.
Sin embargo, la relación existente entre el hallazgo de las llamadas narcofosas en el residencial "Las Asequias y los cadáveres de ocho mujeres encontrados en un campo algodonero, tiene lazos de unión muy fuertes, al menos en apariencia, que si la autoridad no quiere ligar e investigar, tendremos una idea de lo que si puede ser la verdad.
Me refiero a un informe de la Procuraduría General de la República, basado en otro documento similar elaborado por los peritos y el forense de la institución federal.
En ese texto, al que los medios de comunicación no se han tenido mucho acceso, se habla de que varios de los cuerpos de los cadáveres, aniquilados por elementos de la Policía Judicial del Estado de Chihuahua y el Cártel de Juárez, fueron congelados antes de ser bañados con cal líquida para evitar 'los malos olores'.
Estos quiere decir, que por las horas del día en que los mataban, los tenían que congelar para enterrarlos horas o quizá días después, con el fin de evitar que los vecinos se dieran cuenta de los crímenes.

Lo curioso...
Según notas publicadas en Norte en el 2002, el abogado Mario César Escobedo Anaya, de 29 años, fue asesinado por Ricardo Alejandro Valles, primer comandante de PJE en Juárez y seis agentes de la siniestra corporación.
Era el defensor de uno de los supuestos asesinos de 8 mujeres encontradas en los campos algodoneros.
En una ocasión le comentó a un amigo reportero, durante una plática informal, que los cuerpos presentaban heridas por 'quemaduras de hielo' y que él suponía que los cadáveres podían haber sido congelados.
Escobedo fue el primero que lo dijo y tenía una hipótesis que estaba a punto de comprobar. Dos semanas después murió acribillado supuestamente porque 'lo confundieron' con un criminal y meses después el caso de 'los congeladores' fue manejado por los medios nacionales.
Si la Procuraduría General de la República acusa a los elementos de la PJE de ser los sicarios del cártel, ¿A caso no hay coincidencia o 'gato encerrado' con el congelamiento de cadáveres?
El periodista José Pérez Espino, Director General de Almargen, mencionó hace poco en un artículo 'las coincidencias' que había entre la cercanía -sólo 2 kilómetros- entre 'Las Asequias' y los campos algodoneros.
Entonces son dos concordancias bárbaras.

No hay comentarios.: