domingo, septiembre 05, 2004

Asesinatos contra periodistas: uno más a la cuenta


Antonio Flores Schroeder
Aunque no fue tan publicitado como el crimen del editor de la revista tijuanense Zeta, a mediados de la semana se llevó a cabo el sexto asesinato contra un periodista en lo que va de este sexenio y el tercero tan sólo en este año.
Ahora fue en Tamaulipas en contra de Francisco Arratia Saldiern, en la que por cierto, el gobierno de ese territorio ha recibido un cúmulo de cartas de protesta por el hecho violento ya que las tierras tamaulipecas se convirtieron en uno de los lares más peligrosos para el ejercicio periodístico que critica la colusión entre el narcotráfico y el poder político.
El crimen parece ser, como se deron los hechos una venganza por su trabajo.
Lo torturaron, le quemaron las manos, le destrozaron el cuerpo y el dedo medio de la mano izquierda no aparece.
Ahora, como suelen decir las autoridades después de los asesinatos de periodistas, se dará a conocer que obedeció a motivos personales y no a su desempeño periodístico.
Villamil, un columnista nacional, dijo ayer que 'Tamaulipas tiene ahora el récord de crímenes en las ciudades fronterizas y específicamente de agresiones contra periodistas: en tan sólo lo que va de 2004 se han cometido 128 homicidios, 47 de los cuales están relacionados con el narcotráfico'.
Aunque quizá se equivocó, ya que en Ciudad Juárez, posiblemente las muertes relacionadas con el narco, ya superaron ese número, tomando en cuenta las narcofosas.

No hay comentarios.: