miércoles, junio 16, 2004

Juárez desde lejos


Por Antonio Flores Schroeder

Cuerpos en cruz lloran al Cristo del cerro
mientras sueño tus calles mis sombras,
ahora el vidrio tinto de tu vagina
se mezcla entre segmentos de arena,
y no soy mas el sémen,
recorro laberintos, muslos,
-de vez en cuando un bar, una puta-
pieles vueltas amaneceres
y pensar en París o Beirut en llamas.
Navegar por la 16 a la hora de no estar,
sacerdotes y demonios juntos
(la Catedral rodeada de mariguana).
Asesinos fantasmas como el Tin-Tán,
sentados
ausentes miradas.
El ir y venir de cielos nublados
parques sin existencia,
una cobra muerta por un balón de futból
y yo aquí,
perdido en la ciudad de las montañas.




No hay comentarios.: