lunes, mayo 24, 2004

A partir de hoy de lunes a viernes aparecerá en este blog la columna Cuentario que escribía un servidor desde 1997 en el periódico de mayor circulación en Chihuahua, en El Diario de Juárez y posteriormente en el rotativo Norte de Ciudad Juárez.


Cuentario


La eterna pelea


Por Antonio Flores Schroeder
-¿Ya te diste cuenta de las pendejadas que hace el Gobierno para desacreditar a la izquierda?- cuestionó el abogado Alvaro Calles a su amigo mientras leían el periódico a la hora del café.
La mañana traía consigo la nostalgia atada a las nubes. Olía a tierra húmeda. La lluvia se aproximaba.
-¿No será que Fox hace hasta lo imposible para desenmascarar a López Obrador sobre sus actos de corrupción?- respondió Enrique De La Madrid con otra pregunta antes de enceder un cigarro con el último cerillo que le quedaba.
-Lo que sucede es que la CIA le tiene miedo al perredista. Los intereses de Estados Unidos son muy poderosos, la verdad el pinche Fox está vendiendo al país, date cuenta güey-
-Mira, los izquierdistas siempre le echan la culpa a los gabachos de su notoria devaluación como opción política. No es posible que se le tenga miedo a un país que nos quiere ayudar-
Rápido el especialista jurídico buscó la sección nacional del periódico y se la mostró extendiendo el papel frente al rostro de su amigo, le pegó dos palmadas a la portada y dijo:
-Esta es la prueba, mira el descontento de los mexicanos, ya hay otra guerrilla en México, esto se va a poner bueno mientras se acerquen las elecciones federales-
-¿Se va a poner bueno? -Debatió De La Madrid y continuó:
-Las maquiladoras se van a ir, los empresarios no van a dar empleos a los mexicanos y entonces si va a valer madre todo. Y todo por algunos líderes marxistas que siguen empeñados en sueños útopicos que no llevan a nada mas que a pesadillas-
El derechista se encontraba exaltado, respiraba agitado, tomaba aire y la piel de su rostro adquiría nuevos colores pardos. La gente que estaba sentada en las mesas cerca de donde estaban Alvaro y Enrique giraban la mirada de vez en vez para regañarlos con sus ojos.
-De verdad que estás jodido, disculpame que te lo diga. Que los pinches gabachos se vayan mucho a chingar a su madre, pa' que los queremos, que no ves como nos roban, por mi que chingen a su madre-, respondió enojado el izquierdista.
Enseguida un silencio y el noticiero de fondo en las bocinas rotas del restaurante:

"Adelantamos para el noticiero matutino de Radiorama que tres bombas de penetración estallaron la madrugada de ayer en las sucursales de tres bancos ubicadas en la Ciudad Industrial del Valle de Cuernavaca. Las explosiones provocaron destrozos y afectaron además a por lo menos a seis empresas adyacentes a los bancos. Por otra parte organizaciones no gubernamentales exigirán este lunes por la tarde al gobernador de Chihuahua que la Procuraduría no esconda información sobre las 'Muertas de Juárez'..."

-Y luego los medios de información cómo le dan tanta importancia a una bombitas-
-¿Bombitas? No puedo creer que seas así y te nieges a reconocer los problemas, el riesgo del país de seguir Fox con esa loca manera de gobernar- apuntó Alvaro, un poco más tranquilo.
A través de los cristales de las ventanas del restaurante se podía ver la lluvia arreciar sobre el asfalto del desierto. Ciudad Juárez era en blanco y negro, con intermitentes azules y rojas de sirenas de unidades policiacas y ambulancias.
-No las minimizo, las repruebo. Entiendo que existe gente descontenta con el Gobierno pero las cosas no se pueden resolver con violencia, y tu lo sabes muy bien. Es como si tu y yo nos agarrábamos a chingazos frente a la gente por estar en desacuerdo-
Antes de que surgiera el contra-ataque del simpatizante de la izquierda, llegó la mesera con los dos platos servidos con fruta y huevos para desayunar.
-Ni modo, la izquierda se quedará sin contestar una vez más, esta vez fue por el desayuno, espero no me contestas con una bomba en la oficina-
Ambos rieron y comenzaron a almorzar. Se hacía tarde para seguir un día más en sus vidas.




No hay comentarios.: