domingo, mayo 23, 2004

Cartas de Baboriny y Ambla Sa Sambla (Los planes de Eschborn)


Qué buenas noticias he recibido hoy, estimado Ambla Sa Sambla, aunque déjame mencionar a través de las coléricas cortinas donde oculto mi cadáver que no lograste detonar una de las bombas. Creo que Richard no te supo enseñar los mensajes ocultos del párrafo bíblico del que te hablé.
Sin embargo, gracias a la estrategia que tuviste bien en elaborar en Eschborn (antes de que los alemanes nos confundieran con terroristas de la ETA) hemos acertado el dardo en el centro del corazón del gigante que pisotea no solo el mundo de las hormigas, sino el de los osos hormigueros.
La Risa y El Punto han recibido varias invitaciones del mundo islámico, pero después de consultarlo con la Virgen María, decidieron no ser parte del vocablo de la muerte. Acuérdate, como decía la enfermera que murió en Jerusalem: "No todo es destrucción en la lucha, también debe de existir el mensaje para aquellos que crean ser dueños de la perfección en la palabra".
Hoy por la madrugada imagino que la mansión que ocupas fue albergue para la fiesta y algarabía. Lo mereces, después de todo, ingresar a un banco por los poros de la pared y preparar el ataque de Morelos no es una empresa cualquiera. El mandatario debe de sentir pasos en la azotea y en sus tiendas donde expide todo tipo de narcóticos, los enmascarados deben haber huído con rumbo desconocido -como siempre dicen-.
Pero un día tendrás que detener el jolgorio para preparar el golpe final, no sé si pienses en Chihuahua como un buen lugar para realizar el sueño, aunque ahora no deberás usar a una enferma mental y que tenga tan mala puntería con la pistola de chorro a propulsión del honorable cuerpo de bomberos
Extraño de verdad el cielo de ciudad fúrica; los atardeceres por el lago de las Américas o los amaneceres con noticias de ejecuciones. Tu más que nadie sabe que cuando llegue a la ciudad, ambos iremos con nuestras mujeres a disfrutar de las charlas de las paloma de la Iglesia que está junto al Infierno de Palabras al Norte del País, esa que te pagaba sólo 6 centavos por semana a cambio de tu arsenal, esos versos e investigaciones sobre el desierto de la esquina.
Por ahora puedo sólo felicitarte amigo y brindar por ti desde el otro lado del mundo (dicen que los poetas ya murieron).
Saludos guerreros desde la continuidad del Viejo Oeste y hasta el final contra nuestro gobernantes.

Se acerca la nueva revolución del 2010

A 23 de mayo de 2004

Baboriny

No hay comentarios.: