domingo, mayo 09, 2004

A 6 años...


Aunque trato de evitar escribir en el blog sobre asuntos personales, esta vez lo haré. El pasado 3 de mayo mi hijo Tony cumplió 6 años de vida. Estar junto a él y Maria Fernanda, mi hija de 4 años en su fiesta de cumpleaños fue simplemente formidable, maravilloso.
Desgraciadamente mis labores profesionales sólo me permiten verlos 1 vez por mes cuando bien me va, por eso, cuando estoy con ellos el mundo me vale madre y bien podrían matar a mi mejor amigo y yo seguiría con ellos en ese tiempo que les destino.
Sin embargo la comunicación con ellos, a pesar de que nos vemos poco, es muy buena. Les llamo por teléfono a diario, -por cierto eso ocasionó que el periódico me restringera las llamadas nacionales ya que el último recibo que llegó a manos del Director General sumó 6 mil pesos más de lo normal- y estoy al pendiente de ellos.
El amor que recibo de ellos me nutre mucho más que mi trabajo, mucho más que otra cosa en este mundo.
Trabajar tan lejos de casa después de 1 años y 2 meses lastima tanto que el daño es mucho más de lo que uno cree. Uno se vuelve más susceptible, meláncolico, explosivo. Por lo menos eso es lo que me ha sucedido.
Le compré una nueva bicicleta de la cual según me comenta mi exesposa, se ha enamorado de ella. En la escuela va bien y de igual manera, su hermanita, la maryfer.
Dicen que uno cuando escribe tiene que sacar sus demonios y así lo estoy haciendo ahora. Me duele tanto nos verlos diario.


AFS, en una tarde triste sin sus hijos

No hay comentarios.: