viernes, marzo 26, 2004

Pequeño paranoico
El sujeto estaba muy loco. Era un importante contador de la ciudad de Chihuahua. Además de su profesión por las tardes se dedicaba a la herrería. Los fines de semana trabajaba en el rastro. Oriana decía que llegaba con olor a sangre de vaca los lunes.
Era un tipo detestable

No hay comentarios.: