domingo, marzo 14, 2004

La cultura 'rave' o
el hippismo del 2000

Desde hace mucho tiempo quería escribir sobre este tema. Conocí la música electrónica 'rave' hace seis años, debido a que mi hermano menor la escuchaba. Rápido identifiqué algunos puntos interesantes de lo que se puede denominar ya un género, pues está comprobado que no es una moda, como se pensó en un principio.
Sus sonidos, (que en ocasiones pueden llegar a rebasar 30 diferentes en una sola rola, con la única diferencia que algunos están en un volúmen muy bajo, otros medios y sólo dos o tres altos) suelen invitar al movimiento casi de forma subconsiente, mucho más que algún otro género de música.
Del 'rave' se desprenden varios tipos de música, entre las que destacan el 'Dark', 'House' ó 'Trance'. Y de ahí una infinidad de música experimental que está de moda en Europa desde hace diez años, particularmente en Inglaterra, Irlanda, Holanda, España y Alemania.
La primer parte en América a donde llegó ésta música no fue a Estados Unidos como se piensa, sino a Argentina, Uruguay, Chile.
En México el 'rave' es relativamente nuevo. Apenas unas cuantas ciudades conoce lo que podemos llamar 'la cultura rave'. Por ejemplo la ciudad de México, Tijuana, Guadalajara y Ciudad Juárez, donde por cierto, hoy se presenta Paul Oakenfold, uno de los pioneros en Inglaterra y el mundo entero.
La vestimenta (a diferencia de la extravancia de música bailable como el 'rap' o la música 'Disco') es ocasional. Un pantalón de mezclilla y camisetas o camisas alusivas a algún disco o concierto 'rave'.
Los lentes sí son un distintivo. Cáfés claros (de esos que uno puede entrar al cine y ver perfectamente una película) azules y amarillos de diferentes precios. Desde 10 hasta 150 ó 300 dólares.
La música 'rave' ha logrado penetrar lo que se podría llamar la 'alta sociedad' debido a que las entradas a los conciertos son caras. Desde 450 hasta 1000 pesos. Las llamadas clases bajas realmente no escuchan este tipo de música, aunque imagino, debe de haber algunas sorpresas por ahí...
Algo curioso de este movimiento mundial es que quienes hacen la música son artistas que les tocó vivir los ochentas en todo su apogeo y hay algunos, que les tocó experimentar la locura de finales de los setentas. Paradojicamente, al menos en nuestro País, la mayoría de quienes la escuchan no rebasan los 25 años.
Cuando a mi me empezó a gustar esta música fue al escuchar un concierto de Tij Verwest, mejor conocido como DJ Tisto. Un holandés nacido en 1969 que empezó a experimentar con los discos desde los ocho años.
Tiesto inició con su excelente 'trance' y llenó de vida una serie de secuencias que adquirieron vida propia que lo caracterizan como 'El Rey'.
La carrera de Tiësto comenzó en 1985 en los clubs de su Holanda natal y hasta 1993 debió permanecer en el 'undergound'.
Otros grandes de este arte espontáneo son Paul Oakenfold, Sasha, John Diweed, Paul Van Dyk, Armin Van Buuren y Carl Cox.
Van Dyk estuvo en México hace poco y musicalizó una película de éxito, de las llamadas del cine nuevo mexicano.
Los DJ que he tenido la oportunidad de ir a ver en vivo y a todo color, transmiten una efusividad tan contagiosa que después de 6 horas de música sin pausa alguna, los 'ravers' suelen pedir más al final de las fiestas electrónica.
Los DJ tienen mucho que ver dentro del juego 'rave'. En sus conciertos la espontaneidad de sus mezclas juega un papel determinante en la festividad.
El DJ mide constantemente el ánimo de los asistentes y juega con ellos. Los sube y los baja de intensidad. Los transporta al mundo de la emotividad.
Me agrada tanto esta música que los últimos 15 discos compactos que he comprado para mi colección, son de autores configurados dentro de este nuevo patrón musical.
Independientemente que en los conciertos se utilizan drogas no comerciales como las 'tachas' el 'LSD' o los hongos alucinógenos, no deja de ser un movimiento que las autoridades mexicanas quieren evitar.
La libertad que proporciona a los individuos 'ravers' ha ocasionado problemas en países como Inglaterra donde ha despertado conciencias. Muchos de ellos, por ejemplo, se convirtieron en activistas de Green Peace.
En México el movimiento crece cada día mientras en Europa el 'rave' desplazó ya al rock en cualquiera de sus géneros y a cualquier otro tipo de música. Tanto es así que grupos como U2 empezó a utilizar secuencias electrónicas (muy buenas) al igual que los Rolling Stones.
No falta mucho tiempo para que suceda lo mismo en todo el mundo. El mundo 'rave' nos invadió.

No hay comentarios.: