lunes, febrero 16, 2004

Dios y Satanás en México

Cuando Dios se cansó al final del Séptimo Día se sentó en la orilla de un barranco en el estado de Guanajuato, México.
Sacó de entre su ropaje una botella de vino y le dio un gran sorbo. El sabor de la bebida embriagante le gustó tanto que dio uno y otros tragos hasta terminar con el resto del líquido que había en la botella.
Intoxicado dijo: "Háganse los políticos".
Inmediatamente aparecieron en todos los continentes de la Tierra, políticos que como fueron creados durante la 'fiesta' de Dios, salieron mal y fueron los renglones torcidos de Dios. En nuestro país salieron tanto y tan malos que se hicieron llamar Presidentes; esos seres crearon instituciones de gobierno reinadas por Satanás.
Entonces los políticos le declararon su odio al Creador y éste triste, por la acción de sus engendrados por cansancio, se perdió entre las nubes. En el nombre del gobierno se mató a muchas personas, a niños, a mucha gente...
Después crearon a sus esposas y las quisieron convertir en presidentas. Pero eso es parte del Apocalipsis.

No hay comentarios.: