Barra de video

Loading...

sábado, mayo 31, 2003

Que hueva me da salír a las doce y media de la noche del periódico en un viernes. Es el peor castigo que puedo recibir por andar fumándome la cajetilla de cigarros del candidato a gobernador. Ni modo.

viernes, mayo 30, 2003

Tu cuerpo desnudo, una alfombra en la interperie, una sonrisa sobre mis brazos
Me estoy convirtiendo en un fantasma, en la muerte de mi propia muerte, en el cuchillo que hiere las entrañas de todo lo que me rodea.

jueves, mayo 29, 2003

Ana es el jardín de todos mis sueños. La obscuridad, la luz... en la ciudad de las montañas.

Antonio Flores S.

miércoles, mayo 28, 2003

Hasta siempre JUVENAL ARAGON


A B R E V A D E R O D E A M I S T A D
Tenía relativamente poco conociéndote personalmente. Cinco o seis años a lo mucho. La última vez que nos hablamos por teléfono, te dije que venía a Sonora -que aventura dijiste-. Platicamos de las elecciones, de esos pinches panistas. Me invitaste varias veces al Samborns pero nunca quise ir. Había muchos periodistas pasados de moda que le querían hacer al falso intelectual chilango apostadoS todo el puto día en una cafetería.
Varias veces cruzamos palabras de enojo, pero nada más allá de las divergencias políticas que ambos teníamos.
A Manda, tu señora esposa, tuve la fortuna de darle clases. Hay que reconocerlo Amanda fue la mejor estudiante en la prepa. Ahora estudia -me lo han dicho, con buenas calificaciones Derecho en la UACJ) A tu hija, la mayor, todavía le debo la película de "El Perro Andaluz", está allá en Juárez.
Muchas gracias por todo el desmadre que echamos, Servando Pineda me contó un chingo de cosas que hacían en la redacción de El Diario de Juárez. Eras un desmadre a tus (entonces) sesenta y quién sabe cuántos años.
Que chingón es morirse así. Lo digo con todo el sentimiento de un periodista. Morir y que todos se acuerden de ti, se ha de sentir muy chingón allá arriba. Habrá muchas cosas que escribir de ti. Ahora es tiempo de guardar silencio pero no de estar tristes, ¿Para qué?
¿Quieres un café?
Cabrón.

A la familia de Juvenal Aragón, todo el amor y mi pésame de corazón, desde Nogales, Sonora.

*Si alguien puede imprimir estas letras, favor de hacércelo llegar a Amanda. El teléfono no lo tengo, está en mi computadora en el Norte de Juárez. URGENTE>
Diálogo de locos. Arturo (A) habla con Patricia (P) en un lugar lejano de la Ciudad de México.


A.: Caminar a oscuras en tu habitación... una mujer, cocodrilo sobre la grietas de la alfombra.Sudor.
P.: Nada. Tu juego de palabras no me contenta.
A.: No es un juego de palabras. Es un recorrido por tu noche.
P.: Mi noche, (sonrie, baja la mirada) eso que dices no es mas un par de marionetas que cuelgan de tu boca.
A.: Estás completamente cerrada.
P.: Tu me enseñaste. Eres un hombre perdido, un invento de ti mismo. Ya no eres tu.
A.: Si no quieres contentarte puedes escapar por esa puerta, si es que puedes.
P.: Escapar. Siempre has preferido escapar.
A.: Quién lo dice. Por eso estamos aquí.
P.: Si tu esposa no se hubiera dado cuenta, ni siquiera lo hubiéramos intentado...no nos hubieran mandado a esta pinche isla.
A.: Tenías que recordarme a Oriana.

miércoles, mayo 14, 2003

Lo correcto es no estar cerca de ti. Así lo dijo la cortina abierta de par en par. Para qué perder el tiempo, una desvelada, un olvido, diez neuronas perdidas, una llave perdida. Cuánta cosa tan normal. Las cosas no deben ser así. Un día te lo dije (ahora lo recuerdas) que se iba a escapar. Yo no podía seguir amarrándolo en el cuarto del fondo, sus manos estaban marcadas por esas cadenas que me obligaste a ponerle. Sus gritos no me dejaban dormir. Creo que fui justo, sin embargo, (te lo dije desde la cárcel) nuca me imaginé que saldría corriendo hacia la avenida. Fue un terrible accidente. Acepto, por mi culpa la Policía se enteró, pero ahora si le rezo a Dios.
Conversaciones privadas
El intrépido señor Eme y nuestro borrachísimo licenciado Doble A están en el cuarto de lavado de un edificio abandonado en Beirut. Desde ese lugar, a través de un vidrio roto, una paloma gris, las nubes se aproximan, se pueden ver. Va a llover:


M.: -Mañana pondré un texto en mi blog de mi promotor cultural preferido-
AA.: -Hay cosas en las que vas para adelante y hay otras en las que te estás jodiendo-
M.: -¿Por qué lo dices?-
AA.: -Lo defiendes como si fuera tu hombre-
M.: -No mames-
AA.: -¿Por qué le haces tanto caso, pinche poeta maldito?-
M.: -Ya sabes, es que vende autos en la esquina y aparte me puedo dar una beca ( me la merezco) -
AA.: -Creía que te referías al Negro-
M.: -A propósito, hoy me va a traer una revista porno, la voy a vender en el mercado. Ya no tenemos nada que comer-
El siguiente texto fue escrito (sin pensar) por Dolores Dorantes y Antonio Flores Schroeder. Podría llamarse interercambio de agravios o ideas (acumuladas por el alcohol). Fue un buen trip.

D.D.: Somos el espectáculo. Ver cómo pienso. Todos quieren ver cómo pienso. Y no es que no pueda despojarme de mi ego para escribir esto, no es que sea yo en todo lo que giro. Todos quieren ver cómo pienso significa que cada persona que se para enfrente quiere saber qué tienes adentro de la cabeza.
A.F.: Somos un espectáculo, la puerta que está al fondo, la luz metiéndose a través de la piedra, la vela un silencio, luego el piano, el cuchillo ahí, las manos, un do, re sostenido, la verticalidad del techo, sin color, un niño a la orilla de un lago, la arena.
D.D. Y el amarillo, como sol (creo)
Pero brillante, verano (claro), bronce
esto es una tragedia. Las subidas, cañadas
La noche tiene las luces muy arriba
coronadas.
A.F.: Desconectados, así vivimos el círculo de ir y venir, de estar a la hora equivocada, el lugar exacto, una gota de agua que cae al abismo de la alfombra, tu seña oculta, bajo las sábanas una corriente de viento, la imagen, esa extraña forma de ver como esquiva la oruga el pantano, el lodo, una mancha de años, y ese bronce, un claro entre las letras, una cañada.
D.D.: Una maquinita
Un jueguito con el aroma dulce de los diminutivos
¿Grano es lo mismo que semilla?
Belleza
A.F.: Lo secundario es lo primero, todas las cosas que dejaste, ocultas, pintadas con apuro, detrás de esas ventanas, una calle de vidrio en primavera, una cortina que está ahí sin ninguna razón.
D.D.: El espectáculo sólo nos queda por la noche. Una página en blanco flota y brilla enfrente de nosotros en la noche.
La redacción. La lotería.
A.F.: Ese número con el que jugaste toda una vida, ese cuarto, ese libro, cada época dispersa sobre azul de una revista, una pluma en el desfiladero, toma sus alas, se arroja, piedra, alfiler hacia el río, ese canto que escuchaste en el vientre, una voz, El Diablo apostado en la orilla de la coma. Punto final.
D.D.: No se vale nombrar. Loida, Dinora. Los hombres no tienen nombre.
A.F.: Oriana no tiene nombre. Sílabas derrotadas por la fluctuación del peso frente al dólar, una noticia cualquiera en el cenicero de un periódico. Nada que escribir.
D.D.: Un amigo me dijo que lo llamaban los objetos. Entonces te vi. Con una parte blanca y amarilla. Una para roja. Tuve que llevarte.
(Lo decía por El Diablo)
2 telescopios, la historia continúa

martes, mayo 13, 2003

Lluvia de ideas

La culebra, el tomate, la cebolla, el elefante, la guayaba seca, Alejandría en Buenos Aires, un nopal en mi mano, un radio descompuesto, una computadora en medio de tus piernas, la cruz quemándose, un poema sin rima interna externa ideas sobre ataques suicidas, sólo un bombardeo solo en la escritura automática de tus textos amorfos, voces que nunca escuché, un regaño mientras sirven la cena, la mirada abajo, se distorciona, se apaga, un golpe certero en la cien, una bala surcando los montes. Abres los ojos. El techo está muy sucio.

domingo, mayo 11, 2003

A todos nos pasa, pero cinco o seis veces el problemita se vuelve un problemota. Digo (o dirás) que así es mi vida o que es una costumbre, un lugar común. Extraviarse en uno mismo no es un asunto cualquiera. Se requiere una buena dosis de melancolía y sueño, ganas de soñar, porque si uno carece de alguno de estos dos requerimientos andará siempre en la aburrida realidad, exasperante.
Yo veo el baile del árbol, los demás ven el movimiento; yo me conmuevo con la música, los demás la escuchan; yo estoy aquí y estoy en mil lugares a la vez, los demás están siempre en los lugares de siempre, abandonados.
Yo juego con las llaves a las escondidas, ellas me retan, adquieren vida; los demás pierden las llaves y ya nunca las encuentran, porque sus llaves están muertas.
Carta a Abygail

Cuantas cosas pasan en este lugar Abygail. Las mañanas me recuerdan Ciudad Juárez, El Salvador, La Habana (distante). Este sentimiento a la hora de no estar en mis lugares, hace que la sangre que corre por este cuerpo ardiente, se detenga, se inmovilice. Luego las imágenes de tu cuerpo a través de la cortina blanca, desapareces, eres una paloma, una hoja de papel. Ha cambiado todo y no ha cambiado nada. El crucifijo que me regalaste la noche en que subí al camión lo tengo aún en la maleta, mis recuerdos del invernadero de esperanzas los perdí en el trayecto. "Debieron haberse caído en un desfiladero" me dijo el conductor del autobús.
Ahora, a treinta y tres años de distancia, te percibo en la entrada de un motel, con un paraguas mientras la lluvia te arrastra, te lleva. Hoy en el vidrio de la veladora pude alcanzar a ver lo que hicimos el Sábado de Gloria, la sangre que emanó de la regadera, la señora que apareció tocando la puerta (y que en realidad no era una señora) esas voces que cantaban desentonadas, a gritos, no las puedo olvidar.
Por eso te escribo, por eso escapé de una frontera para llegar a otra, porque me persiguen, porque dudan de la verdad como yo dudo de los gobiernos, de la sociedad. No dudes que antes de tres rosarios pudiera regresar a la otra vida, no a la otra vida que vos haz de querer, sino nuestro pasado, aquellos parques bajo la luna llena, los caminos de terracería y entre el campo de trigo dos niños jugando a la pelota,. He de volver.
Hasta que por fin te dignaste Oriana. Pensé (creo) que un día cualquiera te iba a encontrar muerta en esta escalera. Te entrego las llaves, sé valiente, lo necesitarás. Al fondo está la puerta.
-Permanece todavía sobre la cama, se ha quedado dormida-
-Le entregaste la llave-
-No-
-A ver si no estropea el escusado-
-No... ya lo hizo una vez, no volverá a caer en las redes que tendió El Diablo-
-De acuerdo, sal por la puerta de atrás, trata de no hacer ruido para que no se vaya a despertar-
-No, te digo que ya no se despierta, anoche tomó cuatro pastillas-
-Pinche loca, a ver si no se nos va-
-Está acostumbrada-
-Está bien, es hora de que te vayas-
-En la noche vuelvo, si despierta no dudes en hacer lo que te dije, la resortera está en el congelador-
-Te encargo que compres una vela, llevamos quince días en la obscuridad-
-Si todo sale bien hoy, podremos conectar la luz, sólo pídele a Dios que todo salga bien-
-Buena suerte, ten cuidado-
Te entrego las llaves, tu sabes lo que harás con ellas.

sábado, mayo 10, 2003

Alrededor de las llaves...

Hay cosas que joden a uno mucho. Por ejemplo no encontrar las llaves de tu carro a las cuatro de la mañana cuando tienes que salir de emergencia, olvidarlas en cualquier parte: en una cantina, en el baño de un restaurante, en el congelador del refrigerador, en la casa de la vecina, en el horno de la estufa, en el micro; no saber en que pantalón las dejaste o tener que hablarle a un cerrajero cuando las llaves están realmente colgadas en su lugar.
Creo recordar a grandes rasgos algunos sueños de la infancia relacionados con las llaves. Una de esas noches chihuahuenses con el calor a cuestas, apareció en mi sueño una mujer con la cara de llave. Me decía que estaba condenado a tener problemas con las llaves, que estaba predestinado por el dios de las llaves y que al final de mi vida, las llaves interrumpirían hasta mis relaciones sexuales.
Lo cabrón vino con los años. Esos sueños se tornaron en realidad. Una vez en pleno faje tocaron a la puerta:
-Señor Flores, ¿tiene usted las llaves de la oficina?, es que se quedaron sobre el escritorio las llaves de la señora Equis con las que abre el cuarto donde están las llaves de la oficina de doña Martha, que no encuentra las llaves de la oficina para abrir la oficina B del jefe, ahí tenemos una llave para abrir el cajón donde están las llaves de la caja fuerte-
"Hija de su pinche madre" recuerdo haber dicho en voz baja.
Dos días después las llaves cambiaron el curso de mi vida. Encontré un llavero con ocho llaves sobre el asfalto de la Avenida Insurgentes. Cual sería mi sorpresa, que las lllaves eran de un carro que había participado en un robo a un banco, por lo que fui investigado durante trece años. Resulté inocente.
El día de mi boda perdí las llaves del cuarto del hotel y tuvimos que ir a pasar 'luna de miel' a un parque. Ahí me sorprendió la policía en plena faena. Nos esposaron para llevarnos a la cárcel. Después de explicarle lo sucedido nos dejaron libre pero al sargento se le perdieron las llavecitas de las esposas. Chingada madre, me tuve que ir a casa así.
Y así mi vida gira alrededor de las llaves. Que si traigo las de la oficina, las de la puerta del periódico , las del carro, las de la casa de Nogales, las de la casa de Juárez, las copias de las llaves de todos los carros del periódico 'por si se pierden'. Debí haber sido amo de llaves en otra vida.

viernes, mayo 09, 2003

Cinco preguntas que todos los niños han hecho alguna vez a Dios

¿Estás cansado de estar ahí?

¿Por qué no me contestas, por qué no me ves a los ojos?

¿Por qué te empeñas en tener emisarios tan perversos en la Tierra?

¿Por qué no salvas a mi perrito?

¿Por qué eres Dios?
Pequeño regaño a don Satán

Un día te revelaste (te dije que iba a pasar), le dijiste al Señor que te ibas a convertir en El Diablo y así como así dejaste de cooperar para el mandado. Luego fuiste a comprar al rastro un traje de marrano con botones de color rosa bastante ridículos (hasta doña Blanca se burló de ti), unos cuernos de vaca y creo que compraste una pata de chivo. Después las cosas te salieron mal. Iniciaste tu vida de prostíbulo en prostíbulo olvidando tus quehaceres en las iglesias que estaban bajo tu responsabilidad. Pobre de ti, tan equivocado estabas que en una noche de borrachera embarazaste a una mujer y engañaste a medio mundo haciéndoles creer que era un ser humano. Ahora tu producto es muy poderoso, navega en sus sueños de grandeza, está en busca de tu sucesión, ya es presidente de Estados Unidos.

Por Chafatlán Polítik

jueves, mayo 08, 2003

El héroe o la cruz

La noche siempre me ha llevado a pensar en la paz después del desastre (la misericordia). El silencio suele ayudarme en mis noches de muerte amena (cargar una cruz). Sólo su voz interrumpe el deseo de tomar una pluma y descansar frente al escritorio donde el fantasma se sienta a observarnos (una virgen yace en el cuarto de juegos). Hace algunas semanas que no he estado en calma para leer o escribir versos más malos que antes (mala resurección). Hoy será una oscuridad estrellada, saldré de madrugada y limpiaré las rosas secas que están en el patio de atrás y después lloraré con lo que escriba, claro, siempre (o como ayer solamente) sobre su piel una Navidad en mayo.

Antonio Flores Schroeder

martes, mayo 06, 2003

"Es EU auténtica amenaza para el mundo": Saramago

Agencias
Buenos Aires.-El escritor portugués José Saramago, premio Nobel de Literatura en 1998, dijo en Buenos Aires que la "auténtica amenaza" del mundo es Estados Unidos, que intenta imponer un nuevo régimen para transformar a todos en sus subalternos.
"Parece que la auténtica amenaza del mundo está encarnada en un país, que es Estados Unidos. Cuando se habla de eliminar al distinto, no siempre se trata de eliminarlo sino de reducir su existencia", dijo Saramago en el prestigioso Teatro Colón de Buenos Aires ante un auditorio abarrotado de gente que lo aplaudió de pie.
"No es tanto para eliminar al otro sino para imponer un nuevo orden para transformar a todos en subalternos (...) Integrarse entre seres humanos debería significar llevar lo que es propio", dijo el premio Nobel de Liberatura 1998, de 80 años, en la presentación de su último libro "El hombre duplicado", editado por la editorial española Alfaguara.
Saramago también criticó la postura del gobierno de los Estados Unidos de luchar contra lo que llama el "Eje del Mal" porque considera que "el Bien y el Mal son cosas que están en nosotros".
"Deberíamos tener mucho cuidado cuando usamos conceptos como Bien, Mal, Dios, Diablo porque los usamos como términos ajenos a nosotros", opinó.
El escritor destacó la importancia de rescatar las voces individuales dentro de una voz colectiva, que a veces puede tornarse peligrosa porque anula los pensamientos personales.
"Creo en la voz colectiva como un conjunto de voces individuales, que no necesariamente piensan lo mismo. Pero la voz colectiva a veces disfraza las diferencias. Hay que respetar al individuo", señaló el escritor.
En su presentación, el autor de "El Evangelio según Jesucristo", "Memorial del convento" y "Todos los nombres", entre otros, volvió a pronunciarse en contra de las recientes ejecuciones en Cuba, que motivaron que escribiera una enérgica carta de repudio que fue publicada por el diario español "El País".
"La muerte de esos hombres me parece absolutamente rechazable. Cuba no ha resuelto nada con esas tres muertes, no ha ganado ninguna heroica batalla con esas muertes. Mi solidaridad con el pueblo cubano permanece intacta, pero eso no quiere decir que tenga que decir que sí a todo", expresó.
Saramago también dijo que llegó el tiempo de una "nueva resistencia" y que habría que preguntarse para qué sirve el Estado.
"Hay tres preguntas fundamentales en la vida: por qué, para qué y para quién, preguntas que son instrumentos de la resistencia. Pero si no nos movemos juntos entonces nos ocurrirá lo peor que pueda ocurrirle a alguien, que es convertirse en cómplice de quien lo transformó en víctima", señaló el escritor portugués.
"Llegará el día en que nosotros nos haremos una pregunta, y ojalá sea mañana: ¿para qué sirve el Estado? Absolutamente para nada (...) Estamos hartos de promesas no cumplidas", añadió.
Al ser consultado por su novela "El hombre duplicado", Saramago contó que en ella aparece el tema de la identidad con una pregunta: "qué soy yo".
"No aparece tanto la pregunta 'quién es usted y quién soy yo'. Esas tienen una respuesta relativamente fácil. Pero hay otra pregunta que tiene que ver con el 'qué'. Si yo me pregunto a mí mismo qué soy yo, no tengo ninguna respuesta", destacó y contó que su última novela tiene un final abierto.
El escritor luso también dijo que al escribir un libro siempre encuentra primero el título, al que luego le busca una historia, y adelantó que ya tiene el de su próxima novela.
"Generalmente se me presentan los títulos y luego tengo que encontrar una historia para ese título (...) El de mi próxima novela será "Ensayo sobre la lucidez", contó y dijo que espera que su nueva obra esté editada hacia de 2003.