jueves, diciembre 04, 2003

Historias del narcotráfico en Sonora
Hace unos días me enteré de una historia increíble acerca del narcotráfico en el estado de Sonora. Resulta que en Obregón, ciudad donde nació el gobernador Eduardo Bours, hace dos años ejecutaron al narco más 'pesado' de esa población.
El tipo tenía discoteques, ranchos, edificios, inmobiliarias y un sin fin de propiedades, apenas superadas por El Vaticano. Un día, por cuestiones de un cargamento valuado en varias decenas de millones de dólares que les decomisó la Procuraduría General de la República, además de que ya debía como 15 vidas de algunos capos, fue ejecutado en las afueras de una discoteque.
El velorio fue peliculezco. Limousines, Suburbans del año, autos deportivos norteamericanos del año y con placas nacionales del Edo. de México (por cierto prohíbida su importación por la SCHP) y todo un desfile de riqueza deambularon por las principales calles de esa ciudad rumbo a su sepulcro.
Pues resulta que quien lo mandaría a matar pidió la cabeza, en el sentido estricto de la palabra. Un día después del entierro varios sicarios fueron a sacarlo de la tumba, se lo llevaron a una casa de seguridad en donde lograron cumplirle los deseos 'al jefe' y el resto del cuerpo lo quemaron en el patio.
Supuestamente la decapitación fue para asegurarse de lo que ya parece parte de la mitificación del narcotráfico en México: que los narcos con dinero hasta para tirar para arriba, se cambian los rostros, como en una película norteamericana (Face Off, creo que así se llama).
En Ciudad Juárez aún recuerdo, tres médicos cirujanos del Hospital Guernika fueron asesinados y sus cuerpos dejados en dos tambos de 200 litros. dicen los que dicen saber, que ellos participaron en la operación del Amado Carrillo "El Señor de los Cielos" donde lograron cambiarle el rostro a ese capo tan querido por la exPJF.

No hay comentarios.: