domingo, diciembre 07, 2003

El modus cotidiano
Varias cosas pasaron durante mi estancia en la tienda de abarrotes: Un niño gritó después de que una hormiga picara su pierna; su madre se asustó; el propietario del lugar se molestó por el grito; el aire acondicionado derrumbó un edificio de bolsas de papas fritas; una señora que estaba a mi lado se agachó y se lastimó la espalda; un perro se asomó por la puerta e hizo de sus necesidades fisiológicas; dos moscas intentaban reproducirse sobre le jamón y alguien robó mi cartera cuando me distraía con el grito del infante.

No hay comentarios.: