jueves, noviembre 20, 2003

Sobre las puterías del supuesto rey del pop

Así de facilito, como diría el camarada Arnaud Schustter, el tipo paga 3 millones de dólares y obtiene su libertad condicional, después de enfrentar cargos por abuso sexual en contra de un menor de edad. Que bonito ejemplo os ha dado el país de las barras y las estrellas (y los hot-dogs). En pocas palabras la justicia para los gabachos tiene un precio. Ay de aquellos que la pobreza sólo les ha de alcanzar para disminuir dos horas de su condena. Alabado sea Estados Unidos.

No hay comentarios.: